La medicina del futuro viene del mar

La industria farmacéutica será impulsada por bacterias de lodo extraído del lecho marino; 10 biólogos mexicanos trabajan en los primeros medicamentos estarán en el mercado en cinco años
Los microorganismos del mar son buen negocio. (ESPECIAL)
Alma López

En las zonas tropicales del planeta, 10 científicos biólogos mexicanos recolectan el lodo de los lechos oceánicos, en busca de microorganismos marinos que puedan ser utilizados como base para diversos medicamentos que dentro de cinco años estarán ya en el mercado.

Ese grupo de investigadores pertenece al equipo de William Fenical, experto mundial en propiedades curativas de las algas marinas, y su misión es desarrollar anticancerígenos, antiinflamatorios y antibióticos de origen marino, en el Centro de Biotecnología Marina y Biomedicina, de la Universidad de California.

El potencial comercial de estos fármacos llevó a Fenical a fundar, hace seis años, la compañía Nereus Pharmaceutical, en sociedad con Novartis, Roche y otras 17 firmas farmacéuticas de Taiwán, Bélgica, Dinamarca, Francia, Hong Kong y Estados Unidos.

La compañía trabaja en seis moléculas que se encuentran en diversas fases de investigación básica y clínica.

Por ejemplo, a partir de la bacteria Salinispora tropica se desarrolla un producto para tratar el cáncer de médula ósea y de pulmón.

A diferencia de las drogas convencionales, que requieren hasta 12 años de investigación e inversiones de hasta 1,300 MDD, las de lodo marino pueden estar listas en menos de 10 años con menor inversión.

“El mar es una gran sopa de microorganismos que lo mantienen sano”, señala Alejandra Prieto-Davo, una de las científicas mexicanas del proyecto.

Explica que el principal problema es extraer el lodo que se forma entre los 1,500 y 6,000 metros de profundidad. Para lograrlo utilizan un ‘misil’ diseñado por Fenical, que toma muestras hasta 25 cm de profundidad, para luego regresar a la superficie.

Hace una década se empezaron a extraer muestras en el Mar Rojo, Bahamas, Kuwait, México y la costa oeste de Estados Unidos; el centro ha recolectado 10,000 microorganismos marinos que podrían convertirse en nuevas medicinas.

Ahora ve
No te pierdas