¿Quieres éxito?, olvida las excusas

Camilo Cruz, un gurú motivacional, dice que la clave es definir acciones concretas y emplearlas no te conformes con poco, explota la innovación y dale vida a las ideas que tengas para mejorar
Camilo Cruz, motivador hispano, asegura que un paso para cum
Alexandra Jardine Wall

Camilo Cruz comenzó a escribir libros motivacionales animado por un periodista. Cuando llegó a Estados Unidos, en los años 80, Cruz no hablaba inglés y tenía poco dinero, pero en sólo nueve años logró un doctorado en Química. El periodista, sorprendido, le preguntó al colombiano por qué no escribía un libro. Veinte libros y dos décadas después, Cruz habla con Expansión acerca de qué hace que los emprendedores sean diferentes, y qué determina que unas personas tengan éxito (y otras no).

¿Hay algo común a Carlos Slim y los latinos prósperos de EU que les hiciera triunfar?
Tienen una ‘mentalidad de la abundancia’. Mientras que una persona común diría: “no hay para todos”, y está instalada en una mentalidad de la escasez, los emprendedores exitosos creen que hay mucho, y que si no existe, lo podemos crear. (El filántropo) J. Paul Getty dijo que si tomáramos ese 80% de la riqueza que tiene 20% de la población y la repartiéramos entre todos los habitantes, en unos cinco años más toda esa riqueza estaría, otra vez, en manos del mismo 20%. Esto es así simplemente porque esta gente atrae, crea y aprovecha oportunidades; el resto se conforma con sobrevivir.

¿Cómo puede esta mentalidad llevar al éxito?
La mayoría sabe que hay principios clave para el éxito –como no gastar más de lo que ganas–. La diferencia entre un emprendedor y una persona común es que ésta desobedecerá estos principios, aun cuando los conozca. Los emprendedores saben que si sus acciones van a contrapelo de los principios del éxito, no van a triunfar.

Los emprendedores ¿nacen o se hacen?
No sólo no nacen, no siempre se hacen en la primera mitad de sus vidas. Ahí está Ray Kroc, que fundó McDonald’s a los 57 años. Era diabético, le habían quitado la vejiga, y estaba a tres años del retiro. Imagínelo anunciando que quería abrir una cadena de restaurantes. Puedo ver a sus amigos diciéndole: “¡Estás loco, si con suerte estás vivo!”. Puedes explotar tu poder de innovación en cualquier momento de la vida.

¿Y qué hace que algunos no actúen y usen este poder?
En el libro La Vaca hablo del verdadero enemigo del éxito: conformarse con menos. Las personas se convencen a sí mismas de que lo que tienen les basta, aun cuando podrían mejorar. Ellos mismos se alejan del éxito dando pretextos –a los que llamo ‘Vacas’–. Las ‘Vacas’ son expresiones en las que no crees, pero que parecen aceptables, como “odio mi trabajo, pero al menos me da para mis gastos”.

¿No es parte de la naturaleza humana buscar ese confort?
También podríamos decir, entonces, que como un bebé no nace sabiendo caminar, lo natural sería que estuviera siempre acostado. Y que si su naturaleza fuera andar, habría nacido andando. ¿Está en la naturaleza del hombre caminar? Sí, pero el que la mediocridad esté dentro de su zona de confort no quiere decir que sea parte de su naturaleza.

¿Qué debe hacer una persona para superar sus ‘Vacas’?
Unos tienen la idea de que si ignoran un problema va a desaparecer. Otros no actúan porque creen que basta admitir la falla. Dicen “no falta que me lo digas, soy el primero en reconocerlo”, pero se paran en seco ahí. Es como si admitir su culpa los liberara de actuar. ¡Esto es mucho peor!

¿Sus sugerencias aplican también a emprendedores en América Latina?
En mi libro La ley de la atracción cito datos de EU. En un año hubo 800,000 nuevos millonarios y 2.1 millones de personas que se declararon en quiebra. Y todo esto en la misma economía. En América Latina llevan décadas esperando que los gobiernos hagan cambios. Decir que uno quiere tener éxito, pero que el gobierno no pone de su parte, es otra ‘Vaca’. En ninguna Constitución dice “el gobierno garantizará el éxito de las empresas”. Al final, el éxito es un resultado personal.

Ahora ve
No te pierdas