Obama da tranquilidad nuclear a EU

Barack dijo en campaña que duplicaría el presupuesto de la IAEA para acciones de desarme nuclea Bush había roto relaciones con el organismo y se espera que esta Admon. restablezca la cooperac
Obama dijo que tendría conversaciones directas con Teherán p  (Foto: )
VIENA (CNN) -

La causa de la no proliferación nuclear contará con menos resistencia y más cooperación por parte de Estados Unidos para enfrentar amenazas tras la victoria de Barack Obama en las elecciones presidenciales de EU.

Su elección fue recibida con alivio en la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés) tras años de tensión entre su director y el Gobierno de Bush, debido a los esfuerzos de Washington por conseguir que temas de seguridad como Irak e Irán se resolvieran a su modo.

Los ánimos han mejorado con la disposición de Obama de entablar conversaciones con Irán sin precondiciones y los compromisos durante su campaña de duplicar el presupuesto de la IAEA para ayudarla a detectar temprano casos de proliferación, así como defender las obligaciones de desarme nuclear.

"Hubo mucha alegría, lágrimas de felicidad, celebraciones espontáneas de gente de todas las naciones en esta casa con la elección de Obama", dijo un funcionario de alto rango en la agencia de control nuclear de las Naciones Unidas.

La comunicación entre el Gobierno de Bush y el director de la IAEA, Mohamed ElBaradei, se hundió dramáticamente cuando éste dijo que no había evidencia para apoyar un señalamiento de la inteligencia estadounidense a un programa de una bomba atómica iraquí que fue usado para justificar la guerra del 2003 que derrocó a Saddam Hussein.

El reporte de inteligencia resultó estar equivocado y distorsionado.

Surgieron disputas sobre cómo manejar el programa de enriquecimiento de uranio de Irán, que según la república islámica sólo apunta a generar electricidad, pero que las potencias occidentales creen está destinado a desarrollar bombas atómicas.

ElBaradei irritó a sectores del Gobierno estadounidense con tajantes críticas a la política de Estados Unidos para acorralar a Irán con sanciones y enviar indirectas de una posible guerra si éstas no funcionaban, en lugar de hablar directamente con Teherán para convencerlo de aceptar un acuerdo más amplio que trate preocupaciones mutuas de seguridad.

Asesores de línea dura de Bush sugirieron que ElBaradei estaba encubriendo reportes para proteger a Irán, una acusación inmediatamente rechazada.

Las relaciones tocaron fondo en el 2005 cuando funcionarios de Estados Unidos intentaron, sin éxito, bloquear su reelección como director de la IAEA.

Más adelante, ElBaradei criticó a Washington por ocultar datos de inteligencia a la IAEA sobre un sitio nuclear encubierto en Siria hasta mucho después de que aviones de guerra israelíes lo destruyeron en el 2007, dificultando a la IAEA verificar lo que había estado ahí.

En septiembre, ElBaradei rechazó llamados de Estados Unidos a realizar un reporte puntual y completo sobre Siria, diciendo que la IAEA se tomaría su tiempo para revisar los hechos y no se precipitaría por ninguna agenda política.

"El regreso de los demócratas a la Casa Blanca significa un regreso al nivel de cooperación cercana con la IAEA, confianza en su misión, y confianza en su competencia que prevalecía antes de que Bush llegara al poder", dijo Mark Fitzpatrick del International Institute for Strategic Studies en Londres y un ex formulador de políticas de no proliferación bajo Bill Clinton.

Escuchar, no dar sermones

Pero aunque Obama, como Bush, quiere que las Naciones Unidas impongan sanciones más duras a Irán si sigue desafiando los llamados a suspender el enriquecimiento de uranio, también dijo que el diálogo con enemigos sin precondiciones era igualmente importante.

En una respuesta a preguntas del grupo de expertos Arms Control Association en septiembre, Obama expuso una serie de pasos para ayudar a restaurar el respeto por el Tratado de No Proliferación mundial.

"Me prepararé y entablaré conversaciones directas con Teherán para evaluar sus intenciones", dijo al grupo de no proliferación.

"Es tiempo de dejar de dar a países como Irán y Corea del Norte una excusa. Necesitamos a un presidente que hable con todas las naciones, amigos o enemigos", señaló previamente en un discurso durante su campaña.

Ahora ve
No te pierdas