Ideas en tiempos de crisis

Planifique como si la crisis fuera a ser peor de lo que espera, proponen Jack y Suzy Welch; el ex CEO de GE y la ex editora de Harvard Business Review sugieren revisar plan de compensaciones.
Ideas  (Foto: Archivo)
Jack y Suzy Welch

PREGUNTA: ¿Cuál es el estado de la economía en EU? ¿Cómo deben actuar los dueños de una empresa?
Anónimo, Nueva York.

RESPUESTA: Hasta hace poco tiempo, sabíamos que los precios de los alimentos y de la energía causaban fuertes presiones a la baja en la economía. Pero creíamos que el sistema podía sortear el temporal. Sin embargo, la complejidad de la crisis crediticia a nivel mundial ha cambiado nuestra manera de pensar. Nosotros pronosticamos un cuarto trimestre muy duro en 2008, y tal vez una situación más difícil en la primera mitad de 2009.

Acerca de su segunda pregunta, que es la que cuenta ahora, los directivos de todo el mundo tendrán que seguir levantándose cada mañana, ir al trabajo y allanar el camino hacia un futuro mejor. ¿Cómo? En épocas difíciles, son esenciales estas cuatro estrategias de liderazgo.

1. Planifique como si la recesión fuera a ser más prolongada y difícil de lo que cree. Es natural que usted desee causar el menor daño a su organización, y prefiera hacer ajustes graduales para conservar empleos y proyectos mientras viene una mejoría, pero si adopta un enfoque más agresivo ante los costos, casi no tendrá problemas. Si la economía realmente se hunde, la suya será una de las pocas empresas preparadas. Si anda mejor de lo previsto, estará en mejor posición que sus rivales para obtener ganancias. Por lo tanto, haga un recorte de gastos mayor al que desearía, elimine todos los excesos operativos y concéntrese en el dinero en efectivo como prioridad.

2. No pare de hablar. Las crisis exigen una comunicación constante, franca. Con frecuencia, los jefes reaccionan ante las malas noticias encerrándose en sus oficinas, apanicados. Eso mata la moral. Sus empleados están aterrados, y piensan cosas sombrías. Usted necesita aliviar su temor y la incertidumbre con afirmaciones concretas. Infórmeles en qué plantas u oficinas habrá despidos y cuáles serán cerradas. Describa con detalle qué está haciendo la competencia ante la crisis. También dígales qué les espera si trabajan con un objetivo común. Y repita eso una y otra vez. Nunca será suficiente.

3. Inyecte energía con un plan de bonificaciones. En cualquier empresa que da incentivos financieros a quienes consiguen más ganancias, una súbita crisis traerá a tierra los ánimos. En cuanto los empleados descubran que no podrán concretar sus metas, muchos arrojarán la toalla o buscarán otro empleo.

Es comprensible, pero muy dañino para una empresa, por eso debe diseñar y anunciar un programa revisado de compensaciones para esta segunda mitad del año. El compromiso de esos empleados es muy importante en estos momentos; demuéstreles también el suyo.

4. Finalmente, haga todo lo posible por vencer a la competencia. Si usted reduce los costos de manera agresiva y mantiene a sus empleados comprometidos mediante una constante comunicación y bonificaciones, podrá sacar ventaja de una caída en la actividad económica con medidas audaces con relación a la competencia. Analice los mercados y busque compras a precios reducidos, o aumente sus mercados con facilidades de pago a sus clientes. También puede atraer a los mejores talentos de sus debilitados competidores.

En épocas de crisis, los gerentes suelen irse a la defensiva. Pero usted necesita pasar a la ofensiva. Tal vez la baja en la actividad económica recién comenzó, pero en algún momento cesará. Usted no sólo debe sobrevivir, sino aprovechar las oportunidades.

The New York Times Syndicate

 

Ahora ve
Estatuas de la Confederación, los símbolos de la discordia
No te pierdas
×