Fiat calienta motores rumbo a México

La automotriz italiana podría producir vehículos en el país si prospera su alianza con Chrysler; las crisis le impidieron hacer un joint venture con Dina en 1994 y una planta propia en 2007.
Roberto Morales

Esta vez, podría ser la tercera y la vencida, en los intentos de la empresa automotriz italiana Fiat de producir vehículos en México, sobre todo si prospera su alianza con Chrysler. En enero pasado, las dos firmas signaron un acuerdo preliminar que permitiría a Fiat tener 35% del capital de la estadounidense. De concretarse, México sería uno de los grandes ganadores con esta alianza.

En 1994, Fiat buscó un joint venture con la empresa mexicana de camiones Dina para producir autos en Ciudad Sahagún, Hidalgo, pero se atravesó la llamada crisis del tequila. Luego, a finales de 2007, contactó al gobierno mexicano para explorar la posibilidad de poner en territorio nacional una planta propia, sin embargo, los planes se frustraron por la debacle global de la industria automotriz.

Para Armando Soto, presidente de Kaso Consultores, socio de Global Insight, habría una buena oportunidad para que Fiat fabrique sus vehículos utilizando la plataforma productiva de Chrysler en México. “Sobre todo porque se tiene programado que la producción del Chrysler PT Crusier ya no se haga en Toluca en 2010”, precisa el consultor.

La alianza le permitiría vender vehículos Fiat y otras de sus marcas en Estados Unidos unos años después de concretada la alianza, mientras el fabricante italiano invertiría entre 3,000 y 4,000 MDD en varias tecnologías para las operaciones de Chrysler, que busca producir vehículos más pequeños y adquirir motores con bajo consumo de combustible.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Según Lourdes Rocha, analista de Banamex, México se vuelve atractivo para Fiat, porque está especializado en fabricar vehículos compactos de alto valor agregado. Además, “desde aquí podría exportar sus unidades a todo el continente americano”, señala.

Otra ventaja es que Chrysler produce sólo en ocho países (EU, Canadá, México, Venezuela, Austria, Egipto, China y Taiwán), entre los cuales la plataforma productiva mexicana tiene a su favor la cercanía con EU y la paridad cambiaria. El grupo italiano aún no participa en el mercado más grande del mundo. Y en México, sólo tiene una participación de 0.3% en las ventas locales. A finales de 2008, el canciller italiano, Franco Frattini, dijo que veía “posible” que Fiat instalara una planta en México. De amarrarse la alianza con Chrysler esto se podría hacer realidad. La tercera es la vencida.

Ahora ve
México podría ir a la semifinal de la Copa Confederaciones sin ‘Chicharito’
No te pierdas
ç
×