Gas Natural quiere generar energía verde

La empresa 98 de Las 500 de Expansión explora fuentes renovables para atender clientes particulares; en el negocio de gas depende de la autorización del GDF para expandir la red de distribución.
Angel Larraga  (Foto: Carlos Aranda / Mondaphoto)
Roberto Jiménez

Apenas tomó las riendas de la filial de la firma española en México, este zaragozano de 56 años ha pasado por dos procesos de integración. Ángel Larraga, ingeniero industrial, llegó a México en junio del año pasado, apenas seis meses después de que la empresa adquiriera los activos de Électricité de France (EDF) y poco antes de un proceso de fusión con Unión Fenosa.

Con estas operaciones, la compañía, 98 en el ranking de Las 500 empresas más importantes de México de la revista Expansión, y que ya tiene más de 50% del negocio de distribución de gas natural en el país, arrancó en el negocio de la generación de electricidad y se convirtió en el segundo generador privado en México, cerca de Iberdrola.

En diciembre de 2007, Gas Natural compró cinco centrales de ciclo combinado y un gasoducto a EDF (en una operación tasada en 1,448 MDD), lo que significó hacerse de una capacidad para generar 2,233 megawatts de electricidad. En octubre de 2008 el grupo se hizo de tres ciclos combinados de Unión Fenosa, con lo que se agregaron 1,491 megawatts de generación.

“A nivel internacional, hay que decir que el salto en generación eléctrica de todo el grupo se dio en México, porque antes de Fenosa no se había hecho ninguna operación global para adquirir más de 2,100 megawatts de potencia instalada”, comenta este ejecutivo con 22 años en la compañía.

¿Qué desafíos supuso este cambio? “En Gas Natural ya venimos muy acostumbrados a este hábito de integrar diferentes culturas, porque el propio grupo se constituyó a través de diferentes fusiones”, relata Larraga, que antes era responsable de distribución de gas en Madrid y Cataluña. “El grupo vio que el escenario de manejo sólo de gas natural no tiene un futuro de supervivencia en el contexto global de la energía”, explica. “Entonces se decidió estratégicamente, y muy bien, por cierto, avanzar en la línea de tener activos eléctricos”.

Gas Natural México es una empresa con números sólidos, que triplicó sus ventas en 2008 (alcanzó 18,183 MDP) y casi duplicó sus ganancias (de unos 316 MDP, respecto de 2007), según cifras preliminares. En junio del año pasado, Carlos Slim Helú, a través de Sinca Inbursa, adquirió 15% de las acciones del negocio de gas de la compañía, en una transacción por cerca de 760.8 MDP.

quote-gas.gif

Mantiene inversiones
En el contexto de crisis económica global, Ángel Larraga asegura que no modificará proyectos y mantiene la meta de invertir alrededor de 1,000 MDP en 2009, monto similar al que inyectó en 2008. “Las épocas de bonanza pasan, pero las de crisis también”, dice, “nos afecta la crisis porque el consumo de gas natural y de electricidad han caído, pero en el momento en que haya una recuperación económica, ahí está lista nuestra infraestructura”.

En el negocio de gas dependen sobre todo de la autorización del gobierno del Distrito Federal para expandir la red de distribución, comenta. Entre la región norte y el Valle de México tienen poco más de 1.2 millones de clientes, que representan casi 10% del total global del grupo. “Nosotros estamos dispuestos a realizar la inversión, pero nos falta que las autoridades entiendan nuestros planes y los vean como un objetivo común, de generación de empleos”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Una apuesta verde
En el negocio eléctrico Gas Natural estará explorando generación de energía por fuentes renovables, como la eólica, así como la cogeneración, las hidroeléctricas y la generación distribuida, afirma Larraga. “En todo el tema de las energías limpias podemos profundizar mucho más, estudiar proyectos eólicos a través de la estructura que ya tenemos en Fenosa. Eso nos permite ampliar la visión no sólo a proyectos directamente relacionados con la Comisión Federal de Electricidad, sino a proyectos que al final puedan prestar servicio de producción y generación eléctrica a clientes particulares, es decir, empresas”, plantea.

Uno de los retos del grupo es la atención al cliente. Es raro ver filas tan largas como las suyas en las sucursales de una empresa. Esta compañía recibió tres quejas por día entre enero y abril de 2009 ante la Procuraduría Federal del Consumidor –una tercera parte del total que recibió Telmex, con 17 veces más usuarios–. Larraga asegura que buena parte de los reclamos se debe a la falta de claridad en los precios del gas. “Al cliente a veces no le trasladamos muy bien el concepto de que el gas lo suministra Pemex, y con ese mismo precio se lo facturamos. Ahí tenemos un reto de información”. Las quejas “nos han llevado a implementar un nuevo servicio de contadores prepago, que estamos desarrollando”.

Ahora ve
Elefantes adultos salvan a bebé elefante que cayó al agua
No te pierdas
ç
×