Cuidado con los ejecutivos espías

Altos mandos están involucrados en la mayoría de los casos de espionaje corporativo, según Deloitte; sus herramientas: celulares que son micrófonos y sofisticados softwares para husmear datos...
Espionaje  (Foto: Especial)

Teléfonos celulares que funcionan como micrófonos, técnicas como el dumpster diving (en el cibercrimen, husmear datos personales del usuario), sofisticados softwares, como el Troyano, hasta sobornos o chantajes. Éstas son algunas prácticas de espionaje corporativo que en esta época de crisis se acentúan más.

Datos de la consultora Ernst & Young (E&Y) señalan que las empresas mexicanas tienen 20% de rezago en comparación con el resto del mundo en políticas de manejo de datos, herramientas de encripción (convertir información a un formato seguro), monitoreo de contenido y manejo de información sensible. Estos huecos y la falta de programas preventivos hacen más vulnerable a la empresa. "En 80% de los casos que nosotros investigamos, nos encontramos con algún incidente de espionaje", dice Jorge García Villalobos, socio de Investigaciones Forenses de Deloitte.

Villalobos señala que la mayoría de los casos de espionaje son perpetrados por altos mandos. Cuenta el caso de un director de una importante firma de materiales de construcción que modificaba archivos, robaba información estratégica y hasta fórmulas de productos, mientras montaba su propia empresa en la competencia. Una encuesta levantada en marzo pasado entre ejecutivos senior de grandes compañías en el mundo, E&Y encontró que 24% de las empresas han sido víctimas de fraude.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Otro experto en investigaciones forenses relata la historia de una reconocida empresa nacional del sector inmobiliario que fue contactada hace tres años por una transnacional con el fin de adquirirla. Durante las negociaciones, a los ejecutivos de la nacional les llamó la atención que los de la trasnacional supieran cosas que no podía saber nadie de afuera. Días después, uno de los accionistas de la inmobiliaria visitó las oficinas de la firma internacional y, en uno de los pasillos, se encontró con una ex directiva de su firma. Las investigaciones arrojaron que la ex colaboradora había sido contactada por la extranjera y había estado un año espiando para ésta dentro de la inmobiliaria mexicana. Lo que, a la hora de negociar, dejaba a la empresa nacional en desventaja.

¿Y cómo se están protegiendo las empresas? Mauricio Galindo, socio de E&Y indica que las compañías desconocen cuáles son las leyes y regulaciones para la privacidad y protección de datos personales, así como las disposiciones contractuales para resguardar la información de las personas.

Ahora ve
Este país identifica a cada ciudadano en las calles en apenas segundos
No te pierdas
×