El reto de Francisco Zinser: liderazgo

El director mundial de operaciones de Hoteles NH se volvió un líder compatible con varias culturas; este texto fue publicado originalmente en el Especial Liderazgo 2008 de la revista Expansión.
Francisco Zinser  (Foto: Especial)
Tania Lara

El reto: Ser aceptado en un equipo de ejecutivos europeos.
La solución: Entender y respetar las diferencias culturales.

En 2005, Francisco Zinser tomó un cargo inesperado: director mundial de Operaciones de NH, una cadena española que abarca 350 hoteles en 22 países. Y su primer reto fue demostrar por qué habían elegido a un mexicano en lugar de otro directivo del corporativo en Madrid.

"Sentí que la gente a mi cargo quería saber por qué yo", confiesa. La palabra ‘jefe' le estorbaba, "es una barrera en la comunicación porque debes ser reconocido como líder sin tener que decirlo ni mostrar el lugar en el organigrama".

Su estrategia se basó en cuatro principios: ser coherente, demostrar su capacidad de detectar y resolver los problemas, ser humilde para aprender de los demás y entender y respetar las diferentes culturas de su equipo.

El reto no fue fácil, al mismo tiempo que buscaba ser aceptado, debía aprender a manejar 350 hoteles. Esto implicó un cambio en su manera de trabajo: tuvo que aprender a priorizar.

Aprendió a dedicar más tiempo a los problemas de los hoteles con mayor impacto en la cuenta de resultados de la empresa. Aunque hay hoteles más pequeños que no debe perder de vista porque la ciudad donde están ubicados tiene un valor estratégico para el crecimiento futuro.

"En Madrid hay 40 hoteles de NH. Lo mismo queremos lograr en Amsterdam, Berlín, Munich, Londres, Milán y Roma", dice. Los hoteles ya establecidos en estas plazas son la semilla con que la cadena busca extenderse.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Durante sus tres años al frente del cargo, también logró un cambio en la organización de los equipos. "He logrado tener menos personas que hagan una sola cosa y más gente que pueda hacer varias funciones", señala. Por ejemplo, alguien que en la mañana está en la recepción, en la tarde puede trabajar en ventas o en mercadotecnia. Su estrategia logró aceptación. "Los europeos son sumamente competitivos y te cuestionan todo, pero si los convences, trabajan con entusiasmo y fuerza", reconoce.

Texto publicado originalmente en el especial Liderazgo 2008 de la revista Expansión.

Ahora ve
Gracias a la inteligencia artificial, la NASA descubre sistema de ocho planetas
No te pierdas
×