Nacen los libros electrónicos en México

Los e-books se convierten en la nueva herramienta para que las editoriales hagan negocio; la disponibilidad de títulos es su principal problema para a atraer a los internautas mexicanos.
Kindle  (Foto: Archivo AP)
Aura López

Hasta ahora en México la lectura de e-books o libros electrónicos es incipiente: Grupo Editorial Norma vendió apenas 123 e-books en 2009, pero tanto Norma como Gandhi le apuestan a la venta de títulos en línea. El tema será relevante en los próximos años cuando la gente conozca su uso, la herramienta se aproveche en el área educativa y las empresas del sector descubran un interesante modelo de negocio.

En EU, la Asociación de Editoriales Americanas confirmó que los ingresos totales de e-books en ese país, de enero a septiembre de 2009, alcanzaron los 109 MDD (sin contar los ingresos por tiendas, librerías ni áreas educativas). Para Forrester, empresa analista de mercados, la proyección económica del mercado de e-books llegará a 500 MDD en Estados Unidos este año.

El mercado en México, “es un segmento de nicho”, dice César Jiménez, analista senior de la consultora Pyramid Research para América Latina, “las razones se deben al poder adquisitivo de la población para obtener este tipo de dispositivos, a los patrones de consumo y a los niveles de lectura en un país como México (donde se leen menos de tres libros per cápita al año, según Conaculta); aspectos limitantes para masificar los servicios y los productos”.

Sin embargo, hay quienes creen que los e-books tienen potencial en el área educativa ante el crecimiento de la lectura en línea. Según la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), 22%, unos seis millones (de los casi 28 millones de personas conectadas en México), usa la red para leer periódicos en línea. Un universo listo para formar parte de este mercado emergente.

Ricardo Hoyos, gerente de Librería Norma.com, asegura que “llegará un momento en el futuro en que los libros en papel serán obras para coleccionistas, como lo son hoy los discos de vinilo. Una razón es porque las nuevas generaciones, nacidas en este siglo, serán 100% digitales”.

Hacia la evangelización
Para Alberto Achar, director de Mercadotecnia de Gandhi, “(el mercado de e-books) es algo muy nuevo y se encuentra en etapa de aprendizaje. Se necesita hacer una especie de evangelización del tema donde el usuario entienda cómo se usa la plataforma”.

Achar ejemplifica que en su sitio aproximadamente 13% de las descargas de e-books son pagadas (sólo se compran 40 de cada 300 descargas al mes). “El resto se descarga de manera gratuita como prueba del servicio”, dice.

Además de educar al usuario, otro tema importante es la disponibilidad de contenidos. En el caso de la cadena Gandhi, de los 16,000 títulos electrónicos que ofrece, sólo 4,800 títulos (30%)  son atractivos, pues las editoriales aún sienten desidia por este mercado. Según Achar, esto se debe a la falta de oferta, pues “los e-books en su mayoría cuestan 25 o 30% menos que un libro físico y las editoriales no quieren abaratar el costo para no perder el canal de venta”. (Sonetos, de William Shakespeare, cuesta 410 pesos en su versión impresa, la electrónica está en 271 pesos.)

El paraestatal Fondo de Cultura Económica también apuesta por este mercado y pondrá en línea este año 300 de sus 9,000 títulos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Grupo Editorial Norma y Gandhi son el ejemplo piloto del rumbo que tomará el mercado de e-books en México. En el caso de Gandhi, buscará  integrarse a los modelos establecidos, como lanzar una aplicación de su tienda para iPhone y aprovechar la llegada de aparatos como Kindle y iPad.

“No existe un modelo definido para el pago de regalías, la fijación de precios y la obtención de derechos por parte de los autores para la venta de libros en versión digital”, afirma Ricardo Hoyos, de Librería Norma.com. Y éste será indispensable para el progreso del mercado.

Ahora ve
EU pide a Latinoamérica romper contacto comercial y diplomático con Pyongyang
No te pierdas
×