Mexicanos llevan la ‘vitamina T’ a China

Tacos, tamales, tortillas y otras comidas mexicanas se sirven en ya en Shanghai, vía Óscar Bedolla; su empresa, de capital 100% mexicano, ofrece desde productos congelados hasta servicio de catering.
oscar_bedolla_tierramex  (Foto: Especial)
Regina Reyes Heroles C.

El mercado chino le hace ‘ojitos' a los mexicanos, pero pocos se lanzan a conquistarlo.

Óscar Bedolla (27 años) ya está instalado en Shanghai con su empresa TierraMex, un grupo que inició operaciones en septiembre de 2009 y conjunta un restaurante mexicano de 1,600 metros cuadrados; la venta de comida congelada a domicilio (desde tamales hasta arroz con leche) y servicio de catering para eventos privados.

Su exposición se disparará en los siguientes meses, ya que Mi Tierra, su restaurante, despacha en el pabellón mexicano de la gigante Expo Shanghai 2010.

"La Expo es una magnífica plataforma de promoción. Nos visitan muchos extranjeros, pero 80% de nuestros clientes son chinos", explica. Su stand sirve 500 órdenes diarias.

Óscar Bedolla (de Guanajuato) está consciente de que para hacer negocios en China es indispensable el conocimiento ‘exhaustivo' del país y de su población.

Por eso, no sólo ha estudiado el idioma, sino la cultura, "la interacción con la gente es una de las partes que más disfruto de este negocio".

Él conoció China en 2005 durante un intercambio universitario en Pekín, además, su familia hace negocios con materias primas en la nación asiática.

"Estudié relaciones internacionales y las quería poner en práctica y demostrar la riqueza de nuestro país en Oriente", comenta. La empresa la completan dos socios: su hermano Leonel y la chef Gabriela Fernández.

Mi Tierra es el único restaurante con un concepto 100% mexicano en Shanghai.

"Por eso tenemos plena confianza en el proyecto, además nuestras instalaciones se encuentran en una mansión mexicana, lo cual te hace sentir como en casa", agrega Bedolla.

La inversión "de varios millones de yuanes" es 100% mexicana y esperan recuperarla en 15 meses, para mayo de 2011.

El reto más complejo, acepta el empresario, ha sido entender las reglas de esta cultura tan diferente y convencer a los clientes de probar sabores mexicanos.

"Les encantan los tacos, los tamales, el chicharrón, todo lo que lleva puerco y camarones. Y lo más interesante es que no debemos tropicalizar, sino que el paladar chino acepta los sabores tal y como son", explica.

El plan de negocios de Bedolla es expandirse a otras ciudades chinas. "El extranjero viene y va, pero ellos aquí se quedan", dice.

Ahora ve
Trump admite que no tiene grabaciones de sus conversaciones con James Comey
No te pierdas
ç
×