15. Una tarde libre para leer un libro d

-

¿Nunca ha sentido la imperiosa necesidad de escribirle al autor de una novela, sólo para poder continuar la conversación que empezó cuando puso los ojos en las primeras palabras del texto? ¿Tiene una historia favorita a la que regresa una y otra vez, y de la que se sabe incluso de memoria algunos párrafos? Bienvenido al mundo de los lectores, donde para poner un alto a todo el ajetreo cotidiano sólo basta con abrir un libro. Para una tarde a solas, nada mejor que buscar un rincón especial donde leer a propósito de un amante que busca a su amada por los rincones inexplorados de la ciudad. Lo invitamos a encontrar sus propios jardines secretos, como este, en la Casa de la Bola.

Ahora ve
Desde el espacio, así se ve el huracán María mientras se agita por el Caribe
No te pierdas
×