&#34Dejar México en 1989 fue un craso e

Luis Pariente, director de Osborne México, platica los planes a corto plazo y logros hasta el momen

¿Cómo resume el crecimiento de Osborne en el mundo?
En los años 80 se expandió desde España a Inglaterra, Alemania, los países nórdicos, los del Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo), y fue cuando se decidió por México, en donde se quedó por unos 15 años. Su salida en 89 fue, en mi opinión, un craso error.

-

En esta nueva etapa, ¿qué es lo que podemos esperar de la firma?
Osborne quiere desarrollar su parte internacional y de ahí la asociación con Tequila Herradura [su distribuidor en México], del cual compró 25%.

-

¿Qué productos manejan en México?
Magno, Conde de Osborne, Anís del Mono y los vinos de Rioja.

-

¿A cuánto ascienden sus ventas?
Están por arriba de los $300 millones de dólares en más de 50 países.

-

¿Cuánto corresponde a México?
Si juntamos la parte de Herradura y la de nosotros, pues casi un tercio, algo así como 20 o 25%.

-

¿Cuáles son sus planes de mercadotecnia?
Vamos a estar en el noticiero Hechos y en el de López Dóriga; además, en 30 diferentes plazas de cine, internet, carteles y programas de mano en corridas de toros.

-

¿Van a instalar más toros espectaculares?
De los que Osborne había instalado hace muchos años todavía quedaba el de Hojuelos (San Luis Potosí), que rescatamos.

-

Entre 1999 y 2000 metimos siete más; el año pasado 21 y en el presente vamos por 32. En 2003 queremos colocar 40 para llegar a 101 toros.

Ahora ve
No te pierdas