&#34IBM, más flexible y menos arrogante

-

Latinoamérica es una de las áreas en el mundo de mayor crecimiento para la industria de cómputo, situación que no pasa desapercibida para IBM. Dentro de sus cuantiosas inversiones realizadas en México en los últimos años, destaca la construcción de un nuevo centro corporativo, valuado en $25 millones de dólares.

-

Elio Catania es el gerente general de IBM en esta región y encabeza un equipo que supera las 8,000 personas. La siguiente es una síntesis de la charla que el directivo sostuvo con Expansión.

-

¿Cómo podría resumir lo que IBM está haciendo ahora en Latinoamérica, con vistas al futuro?
Es simple: satisfacer a nuestros clientes y hacer negocios mediante su transformación utilizando el concepto de Network Computing (computación en red). Es la misma estrategia implantada en Alemania, Estado Unidos o Japón.

-

Si IBM equivoca la estrategia, el efecto podría no reflejarse sino hasta dentro de cinco años, ¿cómo enfrentar ese riesgo?
Si alguien quiere manejar una compañía en un momento de transformación debe estar listo para enfrentar los riesgos; de otra manera nunca podría ser líder. Esto no sólo aplica en tecnología, sino en cualquier otra industria. Hay que apostar decididamente. Network Computing e Internet son hoy la realidad, y para nosotros sólo existe una forma de comprobar si lo que hacemos es correcto: probándolo en el mercado, con los clientes. A diario nos piden ayuda para introducir Internet en sus compañías con el fin de hacer negocios vía electrónica, integrar clientes y proveedores. Esto no es el futuro, es la realidad. Estamos invirtiendo lo necesario en tecnología: consultores de hardware, software, aplicaciones, soluciones y servicios.

-

¿Qué pasa con la competencia, en especial Microsoft y su Windows NT?
El mercado es el mejor juez para cualquier producto o estrategia, incluyendo Microsoft y NT. Y nosotros no tratamos de imponer al mercado nuestro juicio. El mundo de Network Computing no es simple, pues no es fácil proporcionar soluciones a cientos o miles de usuarios de forma electrónica. Es muy complejo manejar cientos de miles de nodos de red y sus conexiones, porque para ello se necesita un sistema poderoso, y a eso ahora nos abocamos en IBM. Los nuevos productos de software que estamos colocando en el mercado son abiertos, estándar, multiplataforma. Podemos integrar tanto tecnología IBM como de otra marca, incluyendo Windows NT. Queremos que la red sea accesible a todos los usuarios y responda a las necesidades del mercado.

-

¿No sería más fácil una alianza entre dos poderosas firmas para tratar de responder de una sola forma al mercado?
No lo creo en este momento. No tenemos esa capacidad ahora. Recordemos que la competencia es saludable en cualquier industria, es la condición del progreso.

-

Desde que Lou Gerstner llegó a la dirección general de -IBM (hace cuatro años) la empresa ha evolucionado en muchos aspectos. ¿Seguirá esa transformación?
Estoy de acuerdo en que hoy tenemos una IBM diferente, una más sincronizada con el mercado, los clientes y las tendencias tecnológicas; para lograrlo debimos pasar por un proceso de transformación en el último lustro. Esto algunas veces tiene que sucederle a empresas con una fuerte y arraigada cultura, misma que en ocasiones puede ser su punto fuerte o su principal enfermedad y obstáculo para progresar. Esto sucede cuando la compañía es grande y opera en gran cantidad de países alrededor del mundo. Actualmente vemos una IBM más flexible, competitiva y menos arrogante, más abierta para escuchar, reconocer errores, aunque con la misma ambición y creencia en la industria.

-

Usted está en la empresa desde 1970, ¿en cuál IBM se siente mejor?
En la de mañana. Creo en la transformación positiva desde los años 70, cuando vendíamos sistema tecnológicos a los clientes, pasando por los 80 cuando incursionamos en el mundo de las PC, hasta llegar a la década de los 90, con toda la confusión de la tecnología cliente-servidor. Ahora creemos que es el momento de Network Computing, de la evolución de Internet. No sabemos lo que vendrá, pero estamos seguros que será más fascinante y nos dará aún más satisfacciones y diversión.

-

Las tendencias de la tecnología son claras: mayor capacidad en red, incremento de soluciones para diferentes plataformas, herramientas espectaculares y perfectas... Vestiremos una computadora tal y como lo hacemos con una corbata, camisa o reloj. Será fascinante e IBM estará ahí como siempre lo ha estado, jugando un papel importante en esa transformación.

-

IBM se asocia con lo monumental: ¿es una empresa sólo para los grandes corporativos?
No todos nuestros clientes están inmersos en la tecnología. Sin embargo, han escuchado de ello y saben que les puede ayudar a transformar sus negocios, independientemente del tamaño de la empresa. Todos quieren soluciones para volverse más competitivos y generar ganancias. Somos una organización mundial que sí se interesa en las empresas pequeñas. La mayoría de nuestra publicidad a escala mundial está dirigida a ellas y a consumidores finales, porque consideramos que la industria se está moviendo hacia la computación individual, la cual busca dos cosas: soluciones y servicio. Por ello la tecnología es muy importante, y tenemos que ofrecer soluciones sencillas, funcionales y aplicaciones para negocios. Ofrecemos servicios y asesoría sobre cómo aprovechar esa tecnología, las aplicaciones y educación general sobre su uso.

-

En Latinoamérica, ¿cuánto aportan a las ventas de IBM las pequeñas empresas?
El porcentaje de negocio que proviene de la pequeña empresa y usuarios finales es cercano a 40%. El crecimiento de este segmento es mayor que el de las grandes compañías, por ello enfocamos nuestras inversiones en él.

-

Se habla mucho de las grandes exportaciones de la planta de Guadalajara y de las inversiones que han realizado en ella, así como del nuevo edificio corporativo en la capital. ¿IBM observa a México como un mercado de compradores o sólo como un país maquilador?
México es considerado un mercado. A eso se debe la inversión en oficinas y tecnología, para incrementar nuestra presencia en él. Estamos invirtiendo en gente, en nuestros clientes, en nuestros socios de negocio y en nuestras plantas de manufactura. Guadalajara es una de las mejores plantas que tenemos en el mundo. Es un ejemplo de lo que los mexicanos educados y entrenados adecuadamente pueden hacer en el segmento tecnológico.

-

Hemos invertido $1,700 millones de dólares en ellos. Esto es lo que México significa para nosotros. La inversión en el edificio es importante, pero es más lo que hay detrás: la confianza en el mercado y en el personal mexicano, que es muy trabajador y productivo. Estamos aquí desde hace más de 70 años, por lo tanto existe una tradición de diálogo y entendimiento; el edificio es un buen ejemplo de lo anterior, puesto que está orientado al cliente y a todo aquél que esté relacionado con el mercado.

-

¿Cómo enfrenta IBM las crisis económicas cíclicas en Latinoamérica, como la de México, y problemas como la corrupción? (La empresa se vio envuelta recientemente en un escándalo de este tipo en Argentina).
Primero, el mercado y sus reglas cambian. IBM debe acoplarse y tratar de crear una condición de libre comercio y de negocios, y creemos que la integración económica es la única forma de trabajar y progresar. IBM es una empresa exitosa y su gente sabe que la mejor forma de hacer negocios no tiene nada que ver con la corrupción. Desafortunadamente es difícil controlar a todos los empleados y algunas veces nos llegamos a topar con un caso de corrupción. Lo importante en estos casos es actuar con energía y claridad, tal y como lo hicimos en Argentina.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

¿Cuáles son los riesgos que enfrenta hoy IBM ? ¿Qué es lo que no hace muy bien?
No tenemos todavía todas las soluciones para nuestros clientes. Estamos investigando e invirtiendo, la transformación se lleva tiempo y el mundo se mueve muy rápido. De ello estamos conscientes y queremos crecer a la par. Este es el momento de cambiarle la sangre –que es la tecnología– a la empresa. Necesitamos una transfusión pero eso toma tiempo, y aunque sabemos que no tenemos mucho, nuestras fortalezas actuales son las enfermedades de nuestros competidores: conocimiento de la tecnología, servicios, personal, presencia mundial, capacidad de integración, etcétera.

Ahora ve
¿Donald Trump estaba dispuesto a mandar a la cárcel a periodistas?
No te pierdas
×