&#34No nos llevamos gratis la salvaguard

La industria avícola es protagonista de la primera salvaguarda que México impone a Estados Unidos

¿Qué piensan hacer una vez que el arancel de 98.8% deje de aplicarse?
La salvaguarda en pierna y muslo de pollo es una forma de ganar tiempo. El reto ahora es automatizar las granjas, aumentar los mataderos y desarrollar más productos con valor agregado. Son varias cadenas de nuevas inversiones que se estiman en $200 millones de dólares anuales, cerca de 10% de la producción total de pollo en México.

-

¿Cómo ganaron estas vencidas?
Primero, nos separamos de la discusión espinosa sobre el TLC agropecuario. En cambio, comprobamos que las propias herramientas  previstas en el tratado pueden protegernos. Fue un trabajo  entre empresarios de ambos países,  luego de privados con los gobiernos de cada quien, y finalmente entre estos últimos. Hasta tuvimos que negociar con sectores mexicanos que no querían la salvaguarda.

-

¿Ya está ganada?
No, el arancel es provisional, por seis meses. Por eso estamos bombardeando a la Secretaría de Economía, que investiga la salvaguarda definitiva, con estudios que sustenten la prolongación de la medida hasta 2008. El argumento que sostenemos es el siguiente: el maíz es nuestro insumo principal y junto a otros tres productos es el único que hoy está gravado [se desgravará  en 2008].

-

¿Peligra el mercado interno?
Estamos muy consolidados. México es el sexto productor mundial de pollo, el cuarto de huevo y el primer consumidor de huevo fresco [330 blanquillos per cápita anuales]. Ahora debemos convertirnos en potencia exportadora para que la industria continúe creciendo 4% al año. Por otra parte, en pollo consumimos la mitad que Estados Unidos, lo que muestra el potencial que hay en productos diferenciados, que si no los generamos, quedarán en manos de las importaciones [hoy 4% de la producción nacional].

Ahora ve
No te pierdas