&#34Nos oponemos a la regularización&#3

-

Desde que entró en vigor el decreto que permite la importación de pick ups con 10 años o más de antigüedad, diversos representantes de la industria del automóvil se han manifestado en contra. Habla Jesús Romo de Alba, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

-

¿Qué piden a la autoridad?
Condiciones similares a las de nuestros socios. Para eso habría que adelantar también para la AMDA y las armadoras las condiciones para competir en igualdad. Me refiero a la total eliminación del Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (ISAN), que va de 5 a 10%, homologar el IVA al que cobran nuestros socios de América del Norte y olvidarnos de la tenencia, que fue creada para recaudar fondos en las Olimpiadas de 1968.

-

¿Ya se importan las pick up?
Sí, ya hay agentes aduanales que están haciendo los trámites y entidades que reportan volúmenes considerables de venta desde la entrada en vigor del decreto.

-

¿Qué opinión le merece la iniciativa del ejecutivo?
La pudimos detener antes, porque los tiempos en el país así nos lo han permitido, no por la intervención de los diputados. Sin embargo, ahora nos encontramos con el viento en nuestra contra por el año electoral.

-

¿Hay amenaza de retirar inversiones por esta situación?
No hemos escuchado, pero sí afecta los intereses de los productores. Si en México no les damos condiciones para que puedan seguir disponiendo de un mercado doméstico interesante, pueden buscar otros mercados. Es una industria importante: contribuye con 2.8% del PIB y emplea a más de 2.4 millones de personas, mientras que la distribución genera 780,000 empleos y la conforman 1,114 agremiados a la AMDA, que pagan sus impuestos y se oponen al contrabando. Son empresarios a los que se les hace denigrante que la autoridad apruebe lo ilegal, y que con un plumazo se sobrepase el estado de derecho.

-

¿Por qué cree que el problema no se ha resuelto?
Porque la autoridad no ha decidido cerrarlas fronteras drásticamente. Este es un juego muy delicado con el que nosotros no estamos dispuestos a continuar, y nos seguiremos oponiendo

Ahora ve
No te pierdas