6 razones para capacitar al personal

¿Conviene invertir recursos (tiempo, energía y dinero) en el desarrollo intelectual de sus colabor
Carlos Ruiz González

¿Cuáles serán las empresas que tendrán éxito en el nuevo milenio? Si hacemos caso a los especialistas, y sabiendo que nos encontramos en la época de las compañías inteligentes, sólo triunfarán aquellas que aprovechen las habilidades intelectuales (la inteligencia en todas sus facetas: lógica, volitiva  y emocional) de sus directivos y empleados.

-

Estas capacidades se verán reflejadas en dos aspectos: en la facultad para aprender rápido, orientándose a perfeccionar resultados, y a través de ese aprendizaje, en el talento para innovar constantemente. En tiempos de crisis como los actuales, las firmas que mejor salen libradas son aquellas que asimilan velozmente los caminos a seguir y las estrategias que deben cambiar para salir de dificultades, pues la creatividad les permite tener acceso a nuevos productos y servicios con mejores márgenes.

-

De hecho, hace algunos días Patrick Devlyn –en su apellido lleva la fama– me pidió que le diera razones para demostrar que los directores que capacitan intensamente a sus colaboradores tienen más posibilidades de éxito. Me pareció un reto interesante. Así, una vez que analicé el tema lo más objetivamente posible, y haciendo referencia a ideas y autores conocidos en el ámbito de los negocios, le ofrecí seis motivos:

-

1. Porque lo hacen las organizaciones triunfadoras. Las compañías de éxito –en los términos más socorridos en cuanto a su medición: utilidades, rotación, dividendos, crecimiento y lealtad, entre otros– invierten enormes recursos en el adiestramiento. Bien lo constataron Peters y Waterman en el libro En busca de la excelencia. También lo hizo la revista Expansión con la variedad de ejemplos que presentó en la investigación de Las mejores empresas para trabajar en México (mayo 1 de 2002, edición 839).

-

2. Porque ayuda a transmitir la visión y la misión. La mejor manera de comunicar el futuro deseado y la razón de ser de la empresa es la capacitación. Ésta permite que se adquieran las habilidades necesarias para lograr ambos ideales. De hecho, es un vehículo para lograr que una y otra sean compartidas y “vividas”. No hay que olvidar que los seres humanos tendemos a hacer, precisamente, aquello que nos enseñan.

-

3. Porque es un elemento que explica el éxito en las mejores asociaciones de profesionales. David H. Maister, quien fuera profesor en Harvard Business School y es actualmente director de su propia casa consultora, hizo a principios de los 90 un estudio sobre las corporaciones donde el servicio es proporcionado por personal altamente calificado. El académico desarrolló un modelo basado en la gestión de los recursos humanos, cuyos aspectos fundamentales eran la selección del personal y la intensa capacitación que se les proporcionaba a lo largo de toda su vida en la organización. Las firmas estudiadas fueron reportadas como las mejores en su ramo: McKinsey (consultoría), Hay (recursos humanos) y Harvard Business School (enseñanza propia), entre otras.

-

4. Porque es un elemento fundamental de compañías que aprenden. No olvidemos que aprendizaje es capacitación: “El significado tradicional de esta palabra es mucho más profundo que simplemente adquirir conocimientos o recolectar información. Tiene que ver con cambiar a los individuos para que produzcan los resultados que quieran y logren lo que para ellos es importante”, afirma Peter Senge, autor de La quinta disciplina.

Según él, adiestrarse en equipo es esencial para construir una empresa que aprende. El método conlleva dos prácticas: dialogar y discutir. La primera permite explorar y aprender. La segunda, elegir las mejores alternativas en la toma de decisiones. Ambas son complementarias, pero los beneficios de combinarlas sólo se alcanzan si primero se separan. Y es que la mayoría de los equipos carece de la habilidad para distinguir entre las dos y se mueven inconscientemente entre una y otra.

-

5. Porque es la mejor manera de enfrentar los cambios. Se dice hasta el cansancio que la época que vivimos es de grandes transformaciones. Los tiempos actuales (como casi ninguna otra época de la historia) se caracterizan por el número y la intensidad de las variaciones. Todo esto plantea cuestiones importantes: ¿cómo adaptarse?, ¿cómo anticipar e incluso provocar la mudanza que queremos? La mejor manera de hacerse cargo del cambio es a través del aprendizaje, de asimilar cómo está el entorno, qué capacidades tenemos y cuáles es preciso adquirir.

-

6. Porque la capacitación ayuda mucho a mejorar habilidades. Si éstas se practican continuamente, con un buen entrenamiento, entonces se vuelven hábitos de respuesta rápida, casi “movimientos reflejos”. Con esto se adquiere una verdadera joya, difícil de identificar o evaluar al principio, que consiste en desarrollar la capacidad de aprender: quienes perfeccionan sus talentos aprenden a aprender. Cuando las personas adquieren conocimientos, incorporando técnicas y afinando destrezas, dominan hasta cierto punto este difícil proceso. Aprovechar la capacitación es muy útil, pues abre horizontes inmensos de conocimiento, perfeccionamiento y desarrollo para uno mismo y para la empresa.

-

–El autor es profesor del IPADE y director del programa Master en dirección de empresas para ejecutivos con experiencia.

Newsletter
Ahora ve
El auto perfecto para evitar el tráfico
No te pierdas