A cada cual su feria

Igual que la moral, la comida o las fiestas nacionales, las preferencias del usuario por cierto tipo
Antonio Puertas

Asistir a las exposiciones y ferias de tecnología más célebres del mundo -es algo apasionante para los amantes de la tecnología, porque también ofrecen -experiencias educativas sobre lo que es (y lo que no es) relevante en diversas -zonas del orbe. Mientras que en la europea CEBIT se subraya cada primavera la -importancia de las telecomunicaciones y de los dispositivos asociados a esa -modalidad, la nipona CEATEC destaca los avances en un área que desde hace -décadas dominan los asiáticos: la electrónica de consumo. En cambio, el -estadounidense Consumer Electronics Show (CES) ofrece una singular mezcla de -ambas, y agrega la pasión de ese país por el negocio del espectáculo.

- Cada enero, el año se inaugura en Estados Unidos con dos ferias -tecnológicas que captan la atención de los fanáticos: MacWorld, la expo en -San Francisco donde se dan cita los defensores de todo lo que hace (o deshace) -Apple Computer, y CES, la feria de electrónicos de consumo que se celebra en la -capital universal del kitsch: Las Vegas. Comparada con CEATEC, su -contraparte nipona, CES es mucho más ruidosa: desfilan desde los artistas del -cine y del pop que son invitados a participar en las conferencias, para -apoyar el lanzamiento de nuevos productos y servicios, hasta las “luminarias” -de la industria porno de entretenimiento, que exponen sus novedades durante la -misma semana en recintos “alternos” al CES oficial.

- Sin embargo, CES no se dirige al público en general, sino a los jugadores de -la industria, analistas y periodistas. CEATEC, en cambio, es un acontecimiento -general en Tokio y sus alrededores, que registra asistencias de más de un -millón de personas durante los cinco días de octubre en que sucede.

- La emoción que provocan los electrónicos de consumo entre los nipones se -parece a la que en México causa la visita de un Papa. Pequeños y tenaces se -arremolinan en los stands de los distintos expositores; preguntan, -examinan, prueban, y con acendrado orgullo nacional le dan general preferencia a -los fabricantes de su país. La electrónica exige todas las ventajas que -caracterizan al trabajador japonés: gusto por la miniaturización, atención al -detalle, paciencia, mejora continua y la búsqueda de la perfección. Para -ellos, un televisor o un radio de transistores puede ser una obra de arte.

- En cambio, la segunda pregunta que siempre hace un estadounidense aficionado -a la tecnología (la primera es: ¿cuánto cuesta?) será: ¿para qué sirve? La -tercera: ¿por qué debo comprarlo? Pragmatismo, valor por dinero, o “maximización” -de la inversión; en Estados Unidos son los pesos y centavos lo que cuenta. Y no -porque en Japón el dinero no importe, sino que con frecuencia puede pasar a -segundo término.

- Pero, a pesar de las diferencias de interés, actualmente hay dos -dispositivos con igual magia a ambos lados del Pacífico. Uno es el televisor, -especialmente los nuevos equipos digitales de alta definición: con 85% de la -población suscrita a algún servicio de TV por cable y 15% de usuarios de TV -satelital, Estados Unidos será el primer país donde la señal abierta de -televisión desaparezca; el espectro de frecuencia será utilizado para otras -cosas. En Japón, las nuevas TV digitales, más inteligentes, comienzan a -sustituir a la computadora personal en la gran mayoría de los hogares.

- El otro dispositivo que fascina por igual son los celulares. Con 20 años en -el mercado, su evolución ha sido sorprendente y los nuevos modelos multimedia -que los fabricantes lanzan en estos días –con cámaras de más de un -megapixel de resolución, tarjetas de memoria, y capacidades integradas para -capturar y reproducir video en pantallas de alta resolución– nos convertirán -a muchos en ese personaje japonés de las películas: todo lo captura en foto o -en video, cada rincón por el que pasa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- El elemento común para ambos dispositivos es la imagen digital y su -popularidad es una confirmación de su creciente influencia. Más poderosa que -las idiosincrasias nacionales o que las ferias de tecnología, la imagen es -global.

- El autor es periodista independiente, especializado en temas de tecnologías -de información. Comentarios: apuertas@expansion.com.mx

Ahora ve
Los humanos no son los únicos que luchan contra el cáncer de mama
No te pierdas
×