A mejorar la asignación de recursos

-

Uno de los argumentos más utilizados para legitimar las políticas de apertura y desregulación de las actividades económicas, se centra en la capacidad del mercado para asegurar una eficiente asignación de los recursos y factores productivos de acuerdo con el potencial de negocios de cada sector o agente económico.

- Sin embargo, la realidad mexicana no parece cumplir con esta máxima económica y uno de los ejemplos más claros de esta desviación se encuentra, precisamente, en la asignación del crédito, uno de los recursos más importantes para el desenvolvimiento de las actividades económicas.

- Según el Banco de México, el crédito total asignado por la banca comercial y de desarrollo a los diferentes agentes económicos ascendió, en los primeros 10 meses de 1994, -a casi N$ 720,000 millones de nuevos pesos, 23.3% más que el volumen de créditos asignados durante todo 1993.

- Por sectores, 73.5% del total (N$629,000 millones de nuevos pesos) fue asignado por la banca comercial y 26.5% (N$190,000 millones de nuevos pesos) por la banca de desarrollo.

- Por tipo de usuario del crédito, 87.4% (N$629,000 millones de nuevos pesos) correspondió al sector privado y el resto a los gobiernos federal y estatales. En el caso particular de la banca de desarrollo, los créditos al gobierno absorbieron 40% (N$76,000 millones de nuevos pesos).

- Por sector de actividad económica, el sector servicios recibió 47% de los créditos asignados; la industria de la transformación, 13.1 %; la construcción, 6.2%; el sector energético, 2%; y las actividades agropecuarias, 6.8%.

- A pesar de que, en general, las actividades económicas recibieron un aporte crediticio más o menos equivalente a su participación en el PIB, en el caso de la industria de la transformación no ocurrió esto: mientras esta actividad aporta 22% del PIB nacional, sólo recibió 13.1% del crédito total. Lo más inquietante fue que el sector manufacturero sólo captó 5% de los créditos otorgados por la banca de desarrollo, en momentos en los que era muy importante apoyar esta actividad. Así, uno de los imperativos de la política económica será, sin duda, mejorar los mecanismos de asignación de los escasos recursos financieros a las actividades económicas. Deben determinarse criterios que permitan a las actividades fundamentales acceder a los recursos necesarios para su expansión y desarrollo.

- -

-

-

- -
-

CONSTRUCCIÓN, VÍCTIMA DE LA CRISIS
-
- Esta rama cerró 1994 con un crecimiento de alrededor de 8%. El avance se - apoyó en La terminación de importantes obras, acaparadas por las grandes - constructoras: ICA, Tribasa, GMD y Bufete Industrial.
-
- Para 1995, fa crisis económica provocará que algunas obras, que se - tenía contemplado iniciar a principios de este año, tengan que - posponerse hasta que no se redefinan las nuevas condiciones de inflación - y financiamiento.
-
- Por lo pronto, entre los primeros efectos negativos destaca una reducción - sustancial en el número de proyectos de construcción con participación - estatal. Por ejemplo, los objetivos del Programa Nacional de Autopistas se - ajustaron a sólo 50%.
-
- Respecto del sector privado, los incrementos de 20% en el cemento y de - más de 40% en productos siderúrgicos, obligó a la mayoría de las - empresas a posponer sus proyectos de inversión.
-
- Así las cosas, se prevé que en 1995 la construcción registre una caída - de, al menos, 1.5%.
-
- Como puede apreciarse, pues, la crisis dejará un saldo extremadamente - difícil de revertir a corto plazo, ya que la construcción es el - termómetro de la economía.

-

Ahora ve
Los hechos económicos que marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×