A merced del petróleo

-
LPM

Los ejecutivos de Tamsa sabían que 1999 sería un annus horribilis. El efecto retrasado de la caída de los precios del petróleo sobre la actividad de perforación era un hecho esperado. Desde que comenzaron a declinar los precios a finales de 1997 esta compañía –única en México que produce tubos sin costura– se fue preparando para lo peor.

-

El año pasado realizó paros técnicos para reducir sus inventarios y evitar una caída de los precios. Durante el primer semestre de 1999 sus ventas netas cayeron 41% y para todo el año se espera que la contracción sea de 38%. En particular, la empresa se vio afectada por una menor demanda externa. A finales de 1998 sus exportaciones representaban 70% de sus ingresos y ahora están cerca de 55%. Al cierre de junio las pérdidas de esta compañía habían superado los $10 millones de dólares. Ivonne Delgadillo, analista de Operadora de Bolsa Serfin adelanta que la caída de proyectos de inversión de empresas petroleras seguirá impactando a Tamsa el próximo año. Sin embargo, el precio de su acción ya comienza a reflejar una expectativa más favorable. Conforme sube el precio del petróleo, sus títulos han registrado un crecimiento mayor al del promedio de la bolsa. Tamsa  tardará un poco en recuperar su nivel de ventas de 1998, pero lo logrará. ¿Por cuánto tiempo? Todo depende del caprichoso mercado petrolero.

Ahora ve
No te pierdas