A río revuelto...

La crisis del modelo de gestión pública de la salud abre espacios nuevos al sector privado. Grupo

El sector privado hospitalario gestiona casi $12,000 millones de dólares, 55% del gasto total mexicano en salud. Es un sistema oneroso para las empresas (que duplican pagos al IMSS y a seguros médicos) y los consumidores. La mayor parte de la población, la de menos recursos, carece de cobertura y paga los precios más caros por el servicio.

- México se dirige a un sistema de mayor componente privado, ante la crisis presupuestaria a la que el IMSS está condenado si mantiene su régimen laboral. Más aún si no llegan las reformas necesarias para aumentar los ingresos públicos. En este contexto, los grupos hospitalarios, las aseguradoras y las autoridades están restableciendo sus prioridades y estrategias, en busca de un modelo más eficiente y rentable para unos, más inclusivo y financiable para otros.

- Ya se distinguen quiénes serán los grandes protagonistas. Grupo Empresarial Ángeles supo ver las oportunidades en los años 80, y ya se ha convertido en el líder del sector. Hoy percibe 6% del gasto en atención hospitalaria, a gran distancia de sus competidores ABC y Grupo Humana. Recientemente inició la apertura de centros para atender a familias de ingresos medios descontentas con el servicio público y prevé clonar esta estrategia –por el servicio de lujo hacia la clase media– en su grupo hotelero.

- ¿Qué hay de real en esta masificación del servicio? Es de esperar que el aumento en volumen de negocio generado por la consolidación de los hospitales privados y la creciente competencia entre grupos permitirá bajar precios.

- Las aseguradoras tienen aquí un gran papel. Su reto para ampliar su base de clientes será encontrar fórmulas aceptables para que las familias afronten el costo de una enfermedad sin que esto quiebre sus finanzas mensuales.

- Pero la salud en un país como México es un problema social y de fomento de desarrollo. Hay que celebrar el seguro social lanzado por el actual gobierno, que permitirá atender a muchas familias del sector informal. La duda es si el IMSS, ante una situación económica difícil, deberá transitar hacia un modelo mixto público-privado como el vigente en otros países.

- López Obrador y el centro
Andrés Manuel López Obrador, el precandidato presidencial mejor situado en las encuestas electorales de 2006, ha iniciado una campaña entre las empresas para convencer a los sectores económico y empresarial de que su propuesta es centrista. Si de verdad quiere lograrlo deberá, como el resto de candidatos, abandonar la retórica en favor de la claridad.

- Su propuesta alternativa de nación es un catálogo de buenas intenciones. No presenta soluciones concretas a los problemas de nuestra economía: cómo aumentar los ingresos fiscales sin causar una fuga de capitales (la lucha contra la evasión y la corrupción no se pueden medir en pesos y centavos), cómo fortalecer las instituciones y el Estado de Derecho (cuya ignorancia le cuestionan sus críticos), cómo abaratar el costo de la energía y generar un marco jurídico favorable para la inversión nacional y extranjera, cómo crecer en el largo plazo... Sus propuestas eluden responder a estos problemas que, como demostró la encuesta publicada en nuestro número de enero, son las que realmente preocupan a nuestros empresarios. Él y sus prerivales deberán responder estas preguntas en sus programas, si es que quieren ganarse el voto de calidad empresarial.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Surrealismo cibernético
Las lagunas del Derecho mexicano son fuente inagotable de hechos grotescos. La Policía Cibernética (PC) mexicana tiene en sus manos centenares de denuncias de consumidores defraudados y ninguna se ha resuelto.

- La PC tiene registrados a los sospechosos, la tecnología para atraparlos y cuenta con la preparación necesaria. El obstáculo para que su labor sea efectiva (las entidades financieras y las empresas ya están protegidas) es que las transacciones privadas por internet no existen para la ley, y una factura electrónica no puede ser presentada como prueba judicial. De la solución de este problema depende el desarrollo del comercio electrónico, una razón suficiente para que los legisladores le dediquen un tiempo a este tema, si no es demasiada molestia.

Ahora ve
Esta es la única versión de ‘Despacito’ que nos faltaba: la de Donald Trump
No te pierdas
×