Adiós a los cuadernos

Los maestros afirman que la computadora motiva a los niños a aprender, e incluso les ayuda a aprend
Silvia Ansorena Coyne

El uso de las computadoras como herramienta escolar da un giro a la enseñanza tradicional. Los primeros resultados comparativos entre niños que han estudiado las mismas materias con y sin computadora se inclinan a un mejor aprendizaje por parte de los primeros.

-

El salón de quinto de primaria del Colegio Irlandés, en el Distrito Federal, no parece distinto a cualquier otro, salvo por las computadoras que tienen ahí. Los pequeños, impacientes porque es viernes, y ajetreados por la clase de deporte, se levantan, gritan, arman alboroto. Entonces la maestra alza la voz y les ordena que enciendan sus computadoras.

-

Sobre las portátiles PowerBook G3, de Apple, se posan las pequeñas manos de los alumnos y se van encendiendo las pantallas mientras se hace el silencio. Uno de ellos grita de pronto que su mouse no funciona, la maestra pide que conecten uno externo. Uno de los principales problemas de los trackpad (el rectángulo donde el dedo mueve el puntero) en las portátiles es que los dedos sudorosos dificultan el desplazamiento del cursor por la pantalla.

-

El Centro de Investigación en Computación Educativa (CICE) de la Universidad Anáhuac, junto con Microsoft, comenzó en septiembre de 1999 un proyecto de enseñanza a través de computadoras. El objetivo es que las máquinas se convirtieran en herramientas didácticas. Se pretende que este proyecto piloto, en marcha desde hace dos años en Estados Unidos y en Australia, inicie en México para adaptarlo a las necesidades hispanas y expandirse luego por Centro y Sudamérica.

-

La primera etapa se inició en el sector privado, concretamente con varios grupos de niños de quinto y sexto de primaria del Colegio Irlandés. Una segunda etapa, que ya está en preparación, cubrirá las necesidades de la educación pública, según informes de Teresa Rojano, asesora de la subsecretaría de Educación Básica de la SEP para asuntos de informática educativa, quien afirma que el programa no está ligado a ninguna propuesta de campaña por la Presidencia de la República.

Preparación universitaria -

Desde otoño del año pasado, todos los días de clase los pequeños trabajan sus materias frente a la computadora de 8:00 de la mañana a 2:00 de la tarde. La misión es demostrar que los escolares pueden aprender computación sin clases específicas para ello y sin que sus resultados académicos disminuyan.

-

Claudia Limón, directora del CICE, habla de niños que terminan la primaria con el mismo nivel de computación que actualmente poseen los que entran a estudios universitarios. “Se trata de darle sentido a la tecnología y utilizarla adecuadamente. Con este sistema, el niño aprende a utilizar la lógica y a aplicar la herramienta tecnológica que más se ajusta a sus necesidades en cada momento”, explica. Cómo organizar una fiesta infantil y distribuir correctamente dulces entre todos los asistentes, por ejemplo, puede perfectamente solucionarse con una tabla de Excel.

-

La clase del viernes la lleva la maestra Clara Ordiales. Una vez solucionado el incidente del mouse, los niños deben presentar en grupo el trabajo realizado. Comienza el movimiento de mesas, sillas, acomodo de grupos y jaloneo de cables. Los niños tienen 10 años y se desenvuelven mejor con la computadora que acomodando mesas en grupos de cuatro.

-

La maestra les ayuda y pone orden para que comience la presentación. El trabajo versa sobre la visión de cada grupo sobre el año 2000 y las expectativas para el milenio. Durante semanas, los niños han investigado y han hecho intensas búsquedas en internet para encontrar información e imágenes con qué ilustrar su trabajo final. Uno de los grupos se ha dividido en dos, la mitad ha hecho la tarea en Power Point y la otra en un programa distinto.

-

De pronto, todos los alumnos se han calmado y teclean en sus portátiles, experimentan con tipos de letra y pegan imágenes. La maestra comenta: “Les gusta mucho más trabajar con su computadora, encuentran más rápido el sentido de las cosas. Incluso algunos días suena el timbre que finaliza la clase y los niños quieren seguir tecleando, algo inaudito en escolares de 10 años”, dice la educadora.

Aumento de la motivación -

No sólo el trabajo sobre el nuevo milenio ha conseguido captar la atención de los pequeños. En clase de geografía, por ejemplo, los niños pasaban horas y horas en la red de redes buscando fotos de desiertos lejanos, mapas de países e ilustraciones de volcanes.

-

Mientras los alumnos de quinto terminan su presentación, en el aula de sexto de primaria otro grupo tiene clase de matemáticas. La maestra, Adriana Adasinni, reparte a cada niño una hoja con la tarea del día. El tema, futbol. ¿Cómo ordenar dentro de una lista de jugadores, goles y diferentes equipos cuántos jugadores brasileños metieron más de dos goles en la última temporada? Un niño interrogado contesta: “Con Excel”.

-

Limón refiere que el proyecto piloto hasta la fecha ha sido completamente exitoso. La paquetería que los niños han aprendido a usar en seis meses incluye Word, Power Point, Excel y búsquedas en internet.

-

El CICE ha desarrollado un programa de trabajo que unifica las materias que estudian los niños de quinto y sexto de primaria, con la resolución de las mismas mediante herramientas tecnológicas.

-

En un principio se pensaba que los niños tendrían un conocimiento más profundo de la computadora, ya que prácticamente la totalidad de ellos poseen una en casa. Resultó que, aparte de juegos, ninguno sabía realmente cómo utilizar la máquina para otra función. “Se trataba de que entendieran para qué tienen computadora, qué pueden y qué no pueden hacer con ella”, dice Limón.

-

Antes de comenzar el proyecto se realizó un examen de habilidades técnicas en computación a los niños. Las calificaciones fueron bajas en manejo de los distintos programas de Microsoft. Cuando se repitió el examen, después del primer semestre trabajando con las computadoras, todos los alumnos del grupo experimental subieron sus calificaciones. Niños que habían reprobado con 30 puntos sobre 100, obtuvieron 90 o más sin problemas, todo ello sin haber tenido clases específicas de cómputo.

-

Tras seis meses de trabajo, los grupos piloto pasaron exitosamente todas las materias regulares de estudio. No hubo retraso en las asignaturas con respecto a los grupos que las estudiaron con el método convencional. Sin embargo, Ordiales afirma notar diferencia entre su grupo piloto y los grupos que han seguido trabajando de una forma convencional.

-

“La computadora despierta las habilidades de análisis, búsqueda, investigación y selección en los pequeños”, refuerza Ricardo Shahin, director general de Apple Computer México. Y añade: “Los niños que trabajan con una computadora todo el día muestran mayor entusiasmo por aprender, también se incrementa la atención de los pequeños en materias habitualmente difíciles como matemáticas y español. Se debe a la interactividad y ludismo que puede ofrecer un máquina con el software adecuado”.

-

En la evaluación que se envió a los niños, vía correo electrónico, uno de ellos expone: “He aprendido cómo se usa la computadora, cómo insertar ilustraciones en Word, Excel, PowerPoint, cómo navegar en internet, y también aprendí matemáticas, español y ciencias.” Otra respuesta fue: “Hola, maestra, me gusta mucho trabajar con las computadoras…, aprendo mucho”.

Enseñanza pública -

Microsoft y el centro de investigación de la Universidad Anáhuac quieren llevar el proyecto del ámbito privado al sector público. Considerando las diferencias que existen entre ambos sectores, sus distintos métodos de enseñanza y la diferencia de recursos, están buscando apoyo de empresas de cómputo que puedan donar equipos a las escuelas para mejorar la infraestructura existente. Se está trabajando para ello en el estado de Nuevo León, donde varias docenas de maestros son capacitados para impartir este tipo de enseñanza.

-

“Estamos conscientes de que las escuelas públicas no tienen una computadora para cada niño, pero el objetivo es que al menos cada dos niños puedan trabajar con una y tener tres o cuatro horas semanales en las que aprendan a utilizar la máquina”, explica Limón.

-

La doctora Teresa Rojano, asesora de la subsecretaría de Educación Básica de la SEP para asuntos de informática educativa, y directora del departamento de Matemática Educativa en el Instituto Politécnico Nacional, explica que las iniciativas de educación no sólo se basan en el uso de las computadoras.

-

Convencida también de la necesidad de formar a los docentes en ese renglón, Rojano reconoce las limitaciones que existen en la penetración masiva de computadoras en las escuelas públicas y destaca la poca penetración de líneas telefónicas en muchas zonas de la república, algo que inhabilita la potencialidad de internet.

-

Según datos del INEGI, las adquisiciones de material de cómputo por parte del gobierno federal se incrementaron. Sin embargo, la misma institución indica que sólo la mitad de las escuelas públicas del país tienen algún tipo de equipo de cómputo, y el promedio de computadoras personales por escuela pública se calcula en poco más de ocho. (Ver recuadro: Disponibilidad de equipo

Red escolar -

En 1997, la subsecretaría de Educación Básica arrancó un proyecto en 15 estados del país. Se eligieron dos escuelas por estado y dos materias (física y matemáticas). A cada aula se le dotó de 15 computadoras, en las que trabajaban 30 alumnos, de tal forma que había una PC por cada dos alumnos. A principios del año 2000, el promedio de alumnos por computadora era de 45.

-

Los estudiantes acuden al aula de física o de matemáticas no menos de tres horas por semana; durante este tiempo trabajan con software especialmente diseñado por investigadores de todo el mundo, sobre todo de Canadá. “Se trata de un software de contenido, con el cual demostramos que el uso adecuado de las herramientas de cómputo tiene un impacto positivo en el nivel cognitivo”, explica la funcionaria.

-

El estudiante en estas aulas manipula directamente objetos que de otra forma no tendría a su alcance. Según la doctora Rojano, este sistema promueve el pensamiento abstracto, permite al estudiante acercarse al lenguaje algebraico y aprender a investigar. Sin embargo, acota: “Me preocupa la diseminación de la tecnología con uso superficial, como sucede con algunos programas comerciales que no potencian el pensamiento.”

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Los primeros resultados que arroja el uso de computadoras en la enseñanza son altamente positivos, coinciden investigadores. Los niños que ya tienen acceso a dicha herramienta son los primeros en explicarlo con palabras. Un pequeño de 11 años contestaba así a la pregunta de para qué sirve la tecnología: “Pues para todo, ¿cómo escriben sus reportajes y cómo los envían a la revista?”

Ahora ve
Dos personas murieron tras enfrentamientos por el paro cívico en Venezuela
No te pierdas
×