Adiós al cabildero

Agustín Carstens, el primer mexicano entre los FMI boys.
–GV

A diferencia de otros funcionarios públicos que son removidos de sus cargos por cuestiones políticas, Agustín Carstens deja la Subsecretaría de Hacienda con un balance por demás positivo.

-

En poco más de dos años de gestión logró la aprobación de una decena de leyes en materia financiera. Este hombre de 44 años es considerado por los legisladores de todos los partidos como el que hizo posible el diálogo entre la Secretaría de Hacienda y el Congreso.

-

Para muchos fue el mejor cabildero en los momentos difíciles que dejó la miscelánea fiscal. Es uno de los hijos predilectos de la Universidad de Chicago y de los más sobresalientes de la camada mexicana que se hace llamar los Chicago boys.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Su conocimiento al dedillo de los recovecos de la marcha de la economía es resultado de los 22 años de experiencia que acumuló a su paso por el Banco de México, donde ocupó diversos cargos. El reconocimiento internacional que tiene Carstens se hace patente en la invitación del Fondo Monetario Internacional (FMI) para incorporarse a dicha institución como subdirector gerente por cinco años. A diferencia de 1999 –cuando fue miembro del directorio ejecutivo del organismo, representando a ocho países– ahora será el número tres en el organigrama, sustituyendo al chileno Eduardo Aninat, quien renunció en marzo pasado y se retirará en junio.

Ahora ve
La multa a Apple por violar una patente aumentó a 506 millones de dólares
No te pierdas
×