Afores. Siempre sí a los Bancos

El gobierno finalmente se desdijo y aceptó la participación de los grupos financieros en la consti

La lucha por el mercado de fondos de retiro no será nada sencilla. Se trata de una base inicial de recursos de $60,000 millones de pesos que crecerá a razón de $30,000 millones anuales, un nada despreciable 1.5% del Producto Interno Bruto (PIB) cada 365 días.

-

Así, para el año 2000, la masa de inversiones equivaldría a cuando menos 50% del PIB, lo suficiente para financiar proyectos, hoy desatendidos, que llevarían a la economía mexicana a crecer a tasas anuales superiores a 7%.

-

Sin embargo, una pregunta no ha quedado suficientemente resuelta por las autoridades: ¿Los fondos de los -trabajadores serán administrados por quienes deben hacerlo, asegurando que dicho dinero responda a las necesidades futuras de los ahorradores?

-

El gobierno fue muy ambiguo hasta el 20 de marzo, cuando dio a conocer la iniciativa de Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro (SAR). Sólo hablaba de que serían instituciones calificadas para esta función y dejó entrever, incluso, que el sistema financiero tradicional quedaría fuera de la tarea.

-

Apenas en diciembre de 1995, Fernando Solís Soberón, presidente de la Comisión Nacional del SAR, organismo que habrá de autorizar y supervisar a las Afores, aseguró: “Serán entidades totalmente independientes a lo que conocemos hoy dentro del sistema financiero formal. Serán entidades nuevas, con giro específico y patrimonio propio y el gobierno garantizará que los fondos no sean manejados ni por casas de bolsa, ni por bancos, ni por -aseguradoras”.

-

Sin embargo, esta intención se quedó en el camino. Podrán participar todas esas instituciones.

-

Más vale viejo por conocido...
-
Los argumentos han sido abundantes y diversos, y la posición de las autoridades —Secretaría de Hacienda y Comisión Nacional del SAR— bien podría sintetizarse en: “Más vale malo por conocido, que...”

-

José Sidaoui, subsecretario de Hacienda, comentó que la constitución de las Afores garantizará que México no vuelva a vivir una crisis de balanza de pagos y afirmó que los grupos financieros actuales siguen siendo la instancia más calificada para dar soporte a este proyecto. Asegura que el gobierno ya “aprendió la lección con los bancos” y que esta vez sí habrá mucha cautela al autorizar las Afores (es decir, que esta vez sí evaluarán con cuidado la calidad moral de los administradores, a diferencia de lo que ocurrió con la privatización de los bancos).

-

Los grupos financieros, aunque cuestionados por su debilidad, su incapacidad para responder eficientemente a las necesidades de su clientela y la mala reputación de algunos de sus administradores, no estaban dispuestos a ceder “su porción de pastel”. Era ingenuo suponer que Bancomer, Banamex-Accival o cualquier otro grupo que hubiera realizado inversiones multimillonarias para dotarse del equipo para administrar los fondos del SAR, ahora se cruzarían de brazos dejando que otros administrasen los recursos que pelearon hace cuatro años.

-

Menos aún cuando han recibido el respaldo del gobierno, para quien los bancos son los únicos con capacidad financiera y conocimientos para administrar los fondos de retiro. “En un país no se puede inventar gente o instituciones, no se puede estar improvisando”, aseguró Sidaoui.

-

Otro punto a discutir es la Afore del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Mucho se ha cuestionado que el gobierno autorice al IMSS la creación de una administradora, pues esto, se dice, politizaría la administración de los fondos y pondría en desventaja al resto de los participantes del mercado.

-

El nuevo régimen de pensiones previsto en la Ley del Seguro Social establece que las Afores se constituirán para la individualización y manejo de las cuentas de los trabajadores, canalizando esos recursos a través de las sociedades de inversión de fondos de ahorro para el retiro (Siefores), para que cada trabajador obtenga el máximo rendimiento.

-

Ninguna persona física o moral podrá adquirir directa o indirectamente más de 10% del capital social de una Afore. Para proteger a los ahorradores, uno de los requisitos para cualquier interesado en constituir una Afore es la presentación de un proyecto de autorregulación como parte de la solicitud. El gobierno calificará este esquema.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Finalmente, habrá un esquema de multas que garantice el cumplimiento de lo ofrecido. Y para prevenir a las Afores que quieran cometer excesos a partir del 1o de enero de 1997, los castigos irán de 10 salarios mínimos diarios ($226 pesos) a 20,000 ($452,000 pesos).

Ahora ve
El Himno Nacional Mexicano se hace presente en las labores de rescate
No te pierdas
×