Ahorrar... ¿Que era eso?

En todo el mundo rico, la gente está ahorrando menos. ¿Vale la pena comenzar a guardar? Los analis

Puede que el ahorro sea una virtud, pero en gran parte del mundo rico ya no está de moda. El porcentaje de ahorro del grupo familiar en muchos países de la OCDE disminuyó considerablemente en los últimos años. Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Australia y Nueva Zelanda tienen los índices más bajos de ahorro por grupo familiar.

-

En promedio, los estadounidenses ahorran menos de 1% de sus ingresos (después de pagar impuestos) en comparación con 7% de ahorro que tenían a principios de los 90. En Australia y Nueva Zelanda las tasas de ahorro personal son negativas, y la gente pide préstamos para consumir más.

-

Hay otros países con poblaciones que envejecen rápidamente, como Japón e Italia, que también vieron desplomarse sus tasas de ahorro, aunque desde un nivel más alto. Los japoneses ahorran ahora 5% del ingreso del grupo familiar en contraste con 15% de los 90.

-

Hay países ricos, especialmente Francia y Alemania, que revierten esta tendencia. Los alemanes guardaron alrededor de 11% de sus ingresos en 2004, levemente arriba de lo que ahorraban a mediados de los 80.

-

 ¿Se está ahorrando muy poco? ¿Cuáles son las consecuencias de las bajas en el ahorro? ¿Los gobiernos deberían intentar fomentar un mayor ahorro por parte de la gente y cómo?

-

La corriente de pensamiento liderada por Ben Bernanke, prominente  banquero de EU, sugiere que el mundo padece de excesos de ahorros más que de falta del mismo.

-

Bernanke, que fue designado en abril titular del Consejo de Asesores Económicos de George Bush, afirma que las tasas de interés a largo plazo son bajas en todo el mundo. Él atribuye esto al alto nivel de ahorro de las economías asiáticas. Si este argumento sobre el “exceso de economía” es correcto, entonces no habría necesidad de preocuparse por la caída del ahorro en el mundo rico.

-

Otros argumentan que la baja del ahorro es una muestra de vigor económico. Gracias a los altos rendimientos de las acciones y de los precios de las viviendas, la gente puede alcanzar sus metas financieras con menos ahorro discrecional. La sofisticación de los mercados financieros en las economías anglosajonas permite que la gente alcance niveles de riqueza más fácilmente, a través, por ejemplo, del refinanciamiento de sus hipotecas. Para los países que viven en sistemas dominados por las operaciones bancarias, como Alemania, esto es mucho más difícil.

-

Volver al cochinito
Por el contrario, los pesimistas se preocupan porque consideran que la caída del ahorro es peligroso. El perfil demográfico de Japón o Italia puede explicar los descensos en sus niveles de ahorro, pero otros países ricos, como Estados Unidos, deberían haber ahorrado más a medida que la generación de los baby boomers (los nacidos entre 1946 y 1964) ingresaban en sus años de mayores ganancias. En cambio, la gente está apartando muy poco dinero para pagar su retiro, confiando en promesas imposibles de cumplir de los planes de jubilación de los gobiernos y las suposiciones absurdamente atractivas de los incrementos del capital de sus acciones y viviendas. Esta miopía reduce los recursos de capital disponibles para la inversión y también empeora los desequilibrios existentes en la economía global.

-

La verdad es más complicada. En primer lugar, tanto la decisión correcta de ahorrar como la tasa de ahorro dependen si se trata de individuos o de las economías. Desde una perspectiva macroeconómica, la medida correcta es la tasa de ahorro nacional: la suma del ahorro privado (el ahorro de los grupos familiares y el ahorro corporativo, o las ganancias detentadas por las compañías) y  el ahorro público (el excedente del  presupuesto).

-

En una economía no importa quién guarda dinero. Lo que importa es la cantidad acumulada que se aparta para financiar las inversiones que apoyan el desarrollo económico.

-

A mediados de los 90, gracias a la mejora en las finanzas públicas, las tasas de ahorro nacional crecieron en muchas economías a pesar de la caída en el ahorro doméstico. Pero en EU, el cambio dramático del exceso de presupuesto al déficit desde 2001, ha amplificado el efecto del bajo ahorro doméstico. No sólo el ahorro doméstico está cerca de su récord más bajo, sino que también el ahorro nacional (2% del PIB) está en su nivel más bajo desde la Gran Depresión.

-

¿Es esto importante? La relación entre el ahorro y el desarrollo económico es complicada. Los altos índices de ahorro no garantizan un desarrollo económico rápido (Alemania, por ejemplo).

-

Los países pueden pedir préstamos a precios bajos en el extranjero y operar el déficit a través de cuentas corriente. La mayoría las economías anglosajonas de bajo ahorro hacen eso: el déficit de cuenta corriente de EU  alcanza 6.3% del PIB. Las tasas de interés bajas a largo plazo implican que, ahora, los ahorros globales son más relativos con respecto a las oportunidades de inversión

-

Cuidado con la brecha
Un estudio de la OCDE y del Banco Central Europeo demuestra que una vez que se hicieron los ajustes, según las diversas estructuras de pensiones e impuestos, la brecha de ahorro entre EU y Europa se amplía aún más. Martin Barnes de Bank Credit Analyst, una consultora de Montreal, calcula que la tasa de ahorro personal de EU era estable hasta 2001. Sin embargo, desde entonces ha caído estrepitosamente. Pero, ¿menos ahorro significa muy poco ahorro? A mediados de los 90,  muchas publicaciones mostraban su preocupación ante tasas de ahorros inadecuadas.

-

Un estudio reciente (y optimista), publicado por la Universidad de Wisconsin y la consultora ERS Group, sostiene que 80% de los grupos familiares estadounidenses tiene más riqueza acumulada de la que necesitan. Pero estos estudios hacen una serie de suposiciones optimistas, como incluir las acciones de los individuos en sus viviendas como parte de sus activos financieros. Esto puede ser un error  porque los precios en alza de las viviendas podría ser una burbuja y porque estos estudios presuponen que los futuros beneficios de las pensiones estatales se pagarán como se prometió

-

¿La vuelta al ahorro?
Todos estos análisis dependen mucho de las conjeturas sobre la tasa de rentabilidad del ahorro.

-

En los últimos años, la diferencia más grande entre los países de la OCDE ha sido la rentabilidad de sus activos. Como señala un reporte de McKinsey, entre 1975 y 2003 la cotización de los activos fue la causa del incremento de casi 30% en el valor de los activos financieros de los grupos familiares, mientras que en Japón las tasas de ahorro altas compensaron el rendimiento negativo de los activos. Pero McKinsey señala que más ahorro es una receta inútil para países que ya ahorran mucho, como Alemania. La solución allí es aumentar la rentabilidad del ahorro, vía una reestructuración financiera y corporativa y mayor competencia.

-

Pero, ¿cómo puede el gobierno fomentar el ahorro?

-

La política monetaria es una herramienta, aunque extrema. En los últimos años, las tasas de interés tan bajas han impulsado los pedidos de préstamos y han ocasionado burbujas de activos, especialmente en las economías anglosajonas. Si bien este consumo sostuvo la economía global a corto plazo, aceleró el descenso en el ahorro. La vuelta a niveles de tasas de interés más normales debería estimular el ahorro.

-

Otra manera es forzar a la gente a ahorrar más, por ejemplo a través de la introducción de contribuciones obligatorias para nuevas cuentas de jubilación, que fue la receta que aplicaron Australia y Suiza.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Desde la perspectiva de maximizar el incentivo al ahorro, la mejor manera sería un cambio hacia un sistema de impuestos basado en el consumo. Pero ningún país de la OCDE lo ha hecho, a pesar de que muchos recaudan rentas a partir del consumo.

Ahora ve
Imágenes del terremoto que mató a dos personas en la isla griega de Kos
No te pierdas
×