Ajonjolí de todos los moles

Sesajal es el principal proveedor de esta semilla a Burger King, McDonald&#39s, Bimbo y Herdez. En t
Guadalupe Rico / Guadalajara

En la industria ya los llaman los reyes del ajonjolí. Con su empresa Sesajal, la familia González Covarrubias se ha convertido en el “ábrete sésamo” del sector alimenticio y va que vuela para repuntar en los sectores farmacéutico y de cosméticos. No figura en el Top Ten pero es un jugador indispensable para el desempeño de los grandes.

- A 15 años de su fundación en Guadalajara, Jalisco, Sesajal se ha convertido en el proveedor estratégico de semilla de ajonjolí para Herdez y Grupo Bimbo. La firma del osito y productora de todo el pan de hamburguesa que se consume en la cadena McDonald’s y Burger King resolvió con la tapatía sus problemas de abasto de la minúscula semilla y sobre todo cuando México es deficitario en la producción de esta oleaginosa.

- Actualmente Grupo Bimbo le compra a Sesajal 80% de sus requerimientos de ajonjolí para ocho de sus plantas de México y para sus filiales de Centro y Sudamérica, con excepción de las de Venezuela y Brasil. “(Sesajal) son nuestros ojos en un mercado de tantos altibajos, siempre se adelantan para que cualquier movimiento nos beneficie o evitan que nos afecte”, señala Héctor Ibancovichi, gerente de Adquisiciones de Grupo Bimbo.

- Del mismo modo, Herdez, dueño de 82.5% del mercado de moles, ha hecho una fuerte mancuerna con la firma tapatía y desde hace 13 años es uno de sus principales proveedores. “Tenemos una relación sólida y una continuidad en los procesos de mejora”, dice Carlos Velásquez, director de Operaciones de Herdez.

- Una amenaza constante en esta industria es el déficit en la producción del ajonjolí. Según la Secretaría de Agricultura, el cultivo en México del también llamado sésamo es de 31,000 toneladas al año, mientras que el consumo es de 40,000 toneladas. Los cupos faltantes se importan de la India, Venezuela, Guatemala y El Salvador.

- ¡Ábrete sésamo!
Se saben los líderes del mercado, pero son discretos. “Nos gusta pensar en grande, pero no nos gusta sentirnos grandes”, dice Íñigo González, de 28 años de edad, quien hace tres años tomó las riendas de esta empresa que emplea a 160 personas. Sin embargo las cifras son contundentes: estima que sus ventas cerrarán este año en $34.1 millones de dólares, 67% más que en 2003 y 245% arriba de lo facturado en 2001. La industria panificadora ubica a la tapatía como la número uno a escala nacional en la venta de semilla descortezada, por encima de la guanajuatense Dipasa, su más cercano competidor.

- El despegue en el último trienio es resultado de la estrategia de diversificación emprendida en 1997 hacia los aceites vegetales (alimentos, cosméticos y productos farmacéuticos) y los subproductos para consumo animal.

- De su producción total en semilla y aceite ( 9,600 y 7,200 toneladas por año respectivamente) casi la mitad se exporta. Su mejor mercado es Estados Unidos, al que surten con un tiempo de entrega cuatro veces más rápido que los competidores orientales, asegura Íñigo González. Su cartera de clientes está compuesta por más de 130 cuentas en el vecino del norte y en Europa.

- Al igual que otras empresas medianas nacionales en plena expansión no está exenta del vía crucis para obtener financiamiento. “Es más fácil que los bancos extranjeros nos presten en vez de los nacionales”, resume Íñigo González. Mientras que el análisis crediticio del First National Bank se basa en su cartera de clientes, en cómo ejecuta la cobranza y la generación de recursos en dólares, las instituciones nacionales están a la defensiva. “¿Qué me vas a dar de garantía?, ¿quiénes son tus accionistas?, ¿estás en el Buró de Crédito?, ¿cómo me vas a pagar?”, cuenta el joven empresario, cuya empresa hasta hace siete años se financiaba con recursos propios.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Otro factor que ha impulsó el crecimiento es la adopción de estándares de calidad orgánica. Para tal efecto en 2001 obtuvo la certificación Organic Crop Improvement Association para sus productos de ajonjolí. Desde entonces, las exportaciones de sus semillas y aceites orgánicos se incrementaron de 0.5 a 5.5%.

- Las baterías de Sesajal en los próximos meses se concentrarán en la construcción de una planta para la producción de alimento para peces, camarón y mascotas. Para cimentar su desarrollo, la contraseña secreta de Sesajal ha sido adoptar una estrategia discreta y la diversificación. ¡Ábrete sésamo!

Ahora ve
Cuatro guatemaltecos murieron en el río Bravo, en su intento por llegar a EU
No te pierdas
×