Al otro lado

Desde que dejó la política Pedro Aspe se ha convertido en asesor financiero, casabolsero y adminis
María Elena Medina y Alberto Bello

Recién salido de la agitada vida en el gobierno, Pedro Aspe se aburría en -las tardes libres de profesor universitario. Rentó una casa, reclutó a sus -hijos para que le ayudaran a pintarla de blanco y colgó en las paredes las -acciones y bonos que coleccionó durante años, algunos de siglo y medio de -antigüedad. Contrató a dos de sus estudiantes en el ITAM y con un capital de -50,000 pesos, el mínimo que permite la legislación, arrancó lo que 10 años -después algunos consideran el mejor banco de inversión de México. Sus -competidores piensan que no es para tanto, pero lo cierto es que en ocho años -Protego asesoró 120 operaciones, mucho más de lo que pueden presumir muchas -‘boutiques’. Además, la compañía administra uno de los pocos fondos de -capital privado mexicanos, Discovery Americas I, tiene un pujante negocio de -estructuración de proyectos de infraestructura y energía, y una casa de bolsa. -Y, contra lo que pueden pensar los suspicaces, este mundo está muy lejos del de -corredores de bonos y grandes empresarios que contactó Aspe en su vida de -gobierno. Hoy la revista especializada Latin Finance lo considera el -mejor banco de inversión de México.

- “Le sirve a uno la humildad, ¿no es cierto?”, comenta quien después de -más de 20 años en el sector público, hasta convertirse secretario de -Programación y Presupuesto, y después de Hacienda, empezó en el sector -privado dando clases de Macroeconomía y Finanzas. Ocupaba un cubículo docente -de 2.40 por 1.80 metros, ‘el más grande’ al que podían aspirar los -profesores de Economía del ITAM.

- La idea de montar su despacho de asesoría financiera llegó con algunas -revistas estadounidenses. En 1995 poco se sabía de los fondos de capital -privado, los que compran una participación minoritaria en una empresas con alto -potencial de crecimiento y salen cinco años después con rendimientos muy -superiores a los de mercado. Las compañías que entran a este esquema -establecen políticas de transparencia y gobierno corporativo que hacen mucho -más eficientes. “Justo lo que necesitaban las empresas mexicanas: un socio -minoritario, capital de no deuda y disciplina de gobierno”, explica Aspe.

- Él no conocía a las empresas medianas que necesitaban capital, pero sí a -quienes podrían ofrecerlo en Londres y Nueva York. “El chiste era cómo -encontraba empresas que quisieran entrar al fondo de capital como vía de -financiamiento. Entonces empecé a leer lo que nadie lee”. Encontró que FOVI, -la hipotecaria federal, daba premios a los cuatro mejores desarrolladores de -vivienda de interés social. Bancomext daba los premios de exportación. -También estaban las calificaciones ISO. “Yo decía: si algo trae un premio de -profesionalización, suena a que puede ser un cliente”.

- Acudía con ellos y les ofrecía conseguirles un socio que, si bien sería -minoritario, necesitaba garantías de derechos y otros. “Es como empecé, en -esa casa con dos gentes, y el fondo de capital, como asesor. Hoy somos los más -grandes en América Latina”.

- Aspe reconoce que dos de las empresas que ha asesorado para obtener capital, -tienen problemas, pero representan menos de 15%, un porcentaje con el que aún -se podría decir que a una empresa le ha ido muy bien. “La mayoría va como -tiro”, asegura. “Es que el capital privado es un instrumento muy bueno”.

- Señala que todas las empresas eran chiquitas: el promedio de la inversión -era de 20 millones de dólares cuando la empresa valía 60. “Ahora valen una -fortuna. Tengo una que ya pasó de los 1,000 millones de dólares de ventas”, -comenta Aspe. Se refiere a Famsa, de Humberto Garza, que mediante Protego obtuvo -un fondo en el que participó el fondo de pensiones de General Electric.

- Este sector tiene futuro. Entre 1993 y 2004 se hicieron cerca de 200 -transacciones en México, en las que se invirtieron 3,500 millones de dólares, -según Roberto Charvel, profesor de un curso de capital privado en el ITAM. “Se -espera que estos números se incrementen significativamente por la ola de -ofertas publicas en la Bolsa Mexicana de Valores y dado el ambiente propicio -para las inversiones en México (riesgo país bajo, estabilidad macroeconómica, -aumento en el consumo per cápita entre otras)”, explica Charvel.

- Inicia la expansión
-
A quienes consiguió capital les empezó a ir tan bien que le preguntaron si -sabía de fusiones y adquisiciones. “Sí”, fue la respuesta. “¿Podemos -vernos?”, le preguntaron. Volvió a responder afirmativamente, pero programó -la cita 15 días después, durante los cuales él y su equipo tomaron un curso -acelerado.

- Desde entonces, Protego ha amarrado una serie de transacciones entre las que -se cuentan las ventas de 100% de las acciones de Home Mart México a Home Depot, -de Grupo Convermex a Tableware Holding Internacional (una subsidiaria de JP -Morgan Partners), y la de ICAVE (una terminal de contenedores en Veracruz) a -Hutchinson Whampoa.

- El 80% de las empresas a las que Protego ha asesorado en esta materia, -señala Aspe, tuvieron antes un fondo de capital que entró gestionado por -Protego. El crecimiento orgánico hacía sentido.

- La empresa siguió ampliando su estrategia y en 1998 –año en el que se -fusionó con Vector Casa de Bolsa– incursionó en el área de energía y de -financiamiento de proyectos. De los cinco grandes proyectos de autogeneración y -cogeneración que se han hecho en México desde que en 1992 la ley permitió la -participación del sector privado, ha estado involucrada en cuatro: las -Termoeléctricas del Golfo I y II para proveer a Peñoles y Cemex, y otro -proyecto de autogeneración para Alfa/Pegi (Grupo Monterrey). En esta materia, -las operaciones promedio son de 300 millones de dólares, mientras que en la -asesoría están alrededor de 60.

- Tres años más tarde, en 2001, Protego arrancó con finanzas públicas -locales, para trabajar con estados y municipios en reestructuraciones de deuda, -nuevos proyectos de información, plantas de tratamiento de aguas, agua potable, -carreteras y otros. “Por ejemplo, hicimos la bursatilización de la carretera -Puebla-Atlixco”, menciona.

- En 2004, la empresa asesoró al gobierno del Estado de México en la -reestructuración de su deuda, de 2,500 millones de dólares. También -estructuró una emisión de bonos por casi 96 mdp para el municipio de -Tlalnepantla y su organismo de agua potable, recursos que se utilizaron en la -construcción de una planta de tratamiento. Fue la primera vez que el Banco -Mundial apoyó directamente una emisión de bonos local.

- El fondo de inversión
-
Hasta hace algunos años los fondos de capital privado que invertían en -México eran extranjeros, en su mayoría estadounidenses. Esto es atípico para -la región, pues en Brasil y Argentina, fondos locales lideran la industria (JP -Investimentos y Exxel, respectivamente), explica Charvel.

- Protego también desarrolló una fórmula para el financiamiento de proyectos -específicos que luego derivaron en la creación de un fondo de capital privado, -llamado Discovery Americas I (DAI). “Vamos a buscar unos socios, que son estos -de Discovery, que son unas fieras, y vamos a decir: nosotros vamos a poner 10% y -el otro 90% vamos a ir a pedir dinero al mundo a ver si confían en nosotros”. -Aspe buscaba reunir 100 millones de dólares, pero sólo consiguió 70. El fondo -se cerró en octubre del año pasado. “No saben el trabajal que me costó. Y -es con todas las de la ley. Está registrado en Canadá”, asegura, no sin -señalar que la aprobación del proyecto de Ley de Mercado de Valores -corregiría la necesidad de registrar los fondos en el extranjero.

- El fondo opera en sectores distintos a los de asesoría: transporte y -vivienda de interés social. Se invierte en proyectos específicos sin asociarse -con el desarrollador, a quien conviene la fórmula para no endeudarse. La única -condición es que los inversionistas del fondo son los primeros en salir cuando -las propiedades empiezan a venderse.

- La casa de bolsa
-
En 2005 Protego obtuvo licencia para operar como casa de bolsa. “Lo -planeé dos años, dos años, ¿eh? ¿Sabes cuánta gente tengo entre Monterrey -y acá, desde el director general hasta el chofer? 23... Somos la casa más -chiquita. Y tenemos costos verdaderamente bajos”, presume Aspe. “Vamos muy -bien”.

- El objetivo es manejar pocas cuentas, pero muy grandes, institucionales y de -personas físicas, sobre todo para el manejo de fondos de ahorro y de pensiones. -51% de las acciones son de Protego, 30% está en manos de inversionistas -invitados al mismo precio de la mayoritaria, y 19% está en un fideicomiso. Si -el equipo de administración cumple con los proyectos del tercer y cuarto año, -se lleva el porcentaje.

- Por el momento maneja tres fondos con sólo papel de deuda pública. “Esto -es lo que estamos dando”, dice al mostrar rendimientos anualizados de entre 9 -y 12%.

- También tiene alas
-
Inevitable preguntar a Pedro Aspe sobre la incursión de Discovery Americas -I en la aerolínea de bajo costo Vuela, que planea operar en abril de 2006 y, -según el ex funcionario, está muy bien hecha y capitalizada, con aviones -nuevos y buen servicio a precios populares.

- “Trabajamos dos años con los socios de El Salvador, Taca, que tiene el -mismo número de aviones que Mexicana. En México todo mundo quiere ver nomás -para el norte, nadie ve para el sur, es una empresa de primera, con nueve -fusiones divinamente bien manejadas, creciendo”. Además de Taca, en el -proyecto entró Inbursa, la parte minoritaria de Carso. También está Televisa. -“Unos saben más de publicidad, de operación, de mecanismos de financiamiento -y pagos”, agrega Aspe.

- A pesar de los retos, como el precio del combustible y los muchos problemas -que enfrentan las aerolíneas de bajo costo, Aspe señala que es este momento en -el que se necesita eficiencia. “Lo que tenemos que tener es una enorme -disciplina, todos los aviones igualitos, costos bajísimos, buen servicio al -cliente, no estar papaloteando con otras cosas. Si nosotros tenemos una tarifa -muy modesta vamos a poder incluso competir con algunos que van por autobús”, -señala. Están buscando un rango de costos que permita reducir un vuelo -México-Monterrey de 6,000 pesos a 1,800. Inicialmente saldrán de Toluca, -Monterrey, Guadalajara, Tijuana...

- En cuanto al tema laboral, Aspe señala que Vuela tendrá un sindicato muy -bien pensado, planeado con dos años de anticipación. Al preguntarle si se -trata de un sindicato blanco, él responde: “Es competitivo. Genuinamente”.

- El secreto
-
Aspe asegura que a 95% de sus clientes en el área de asesoría no los -conocía de su gestión en el sector público, y afirma que su atractivo -empresarial está en conducir procesos competitivos ordenados. Pone de ejemplo -que cada mes lleva a dos clientes a Nueva York con por lo menos cinco fondos de -capital. “Eso me ha servido mucho de la vida pública. ¿Se acuerdan que yo -siempre licitaba todo? Me encantaban las licitaciones porque yo decía ‘consigues -mejores precios’”. Una y otra vez aprovecha la oportunidad para lucir el -talento de su equipo como la clave del éxito de Protego.

- Dice que ha reinvertido en la compañía todas las ganancias. “Nunca he -sacado un peso desde que entré aquí. Tengo un sueldo, digamos, bien, dentro -del rango del mercado, tirando a modesto”. ¿De secretario de Estado? “No -tan bajo... jajaja... poquito más abajo”.

- De la pared de la sala de juntas del piso 22 de un edificio en Las Lomas, en -la Ciudad de México, cuelgan aquellas acciones antiguas que Aspe enmarcó para -decorar la primera oficina que tuvo Protego. Nos cuenta que posee 400 ó 500 -bonos que fue coleccionando en París, Londres, La Lagunilla.

- Hoy ya valen algo.

Ahora ve
Cómo evitar que tu hijo sufra un accidente relacionado con sus juguetes
No te pierdas
×