Al ritmo de la calle

El entretenimiento en el hogar desafía el modelo de negocio de CIE. La calidad, la innovación y la

El día en que (quizás a escondidas) se compró su televisión de pantalla -plana y su sistema de sonido cuadrafónico, les enchufó el nuevo DVD-quemadora, -la computadora, el reproductor MP3, la maquinita de videojuegos de su hijo (o -hermano) y tuvo todo aparato-juguete que se le vino a la cabeza, algo cambió en -sus fines de semana. Quizá no dejó de ir al cine, pero se volvió más -selectivo; desde entonces va a un concierto de vez en cuando, pero sólo cuando -el cantante o el cuarteto de cuerda de turno son de esos que sigue hace años -–o es un espectáculo de los que uno no se puede perder–; no hay nada como -las reuniones de amigos, pero en algún viaje le ha entrado sin pena a una -partida de póquer por internet... Ok, la tecnología cambió el mundo del -entretenimiento. Y quien quiera sacar a la gente de sus casas para ofrecerles -cine, música o juego deberá adaptarse o cambiar de giro.

- Alejandro Soberón, uno de los pocos empresarios mexicanos de peso surgidos -en las últimas dos décadas, dice que 15 años después de su fundación ya -entendió bien qué es CIE: una empresa de entretenimiento fuera de casa. Todo -un desafío en días en que los organizadores de espectáculos en vivo de -Estados Unidos están al borde del colapso nervioso porque ven caer la afluencia -a las salas.

- El dilema de CIE es el mismo que actualmente se plantean Cinépolis y -Cinemex, los principales exhibidores de cine: el negocio funciona, pero ¿cómo -atraer a la gente? Con calidad.

- Soberón, a sus 40 años, no le teme a la tecnología, como a sus 25 años no -tuvo miedo de organizar algo tan estigmatizado como los conciertos de rock; es -más, quiere hacerla su aliada. En lugar de videojuegos, CIE ofrece Cirque du -Soleil (y llena); si los niños estadounidenses prefieren ver ‘Shrek’ en -video, él lleva un parque de entretenimiento a los centros comerciales, donde -compran sus mamás; si sus patrocinadores y anunciantes –las principales -fuentes de ingreso– sienten que faltan grandes eventos, se los lleva a los -pizarrones de las universidades con una tecnología que revolucionará las -aulas. Si la gente no quiere hacer filas en los espectáculos, CIE adquiere -tecnología para que puedan emitir en su impresora sus boletos.

- Es una vida en el filo, un desafío por mantener esos nichos de negocio -innovador que algunos confunden con prácticas anticompetitivas.

- CIE concluye oficialmente una etapa emprendedora para consolidarse en un -negocio adulto. Promete cifras muy concretas de flujo operativo (EBITDA), da por -concluida la fase de inversión de capital intensiva, negocia contratos a nivel -latinoamericano. ¿Se ganará a los mercados que tanto han desconfiado de la -empresa? “Los negocios, como el cine, son un asunto de finales”, dice -Soberón. Empieza el segundo acto.

- Las guerras del aire
-
Tremendo avionazo. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la -Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) decidieron poner a volar este -año dos iniciativas enfrentadas: la entrega de licencias de líneas de bajo -costo (¡cinco!), la primera, y la privatización de Cintra, controladora de -Aeroméxico y Mexicana, la segunda. Todo ello cuando las primeras compañías de -Estados Unidos entraron en un proceso de suspensión de pagos. Los expertos en -teoría de juegos pueden divertirse con este caso.

- El objetivo de la SCT es abaratar los boletos al usuario, cubrir rutas y -frecuencias de vuelo que hoy no se dan. Sin ningún reparo, bienvenidas sean. -Pero la duda es inmediata, ¿hay mercado? El negocio aeronáutico es muy -vulnerable. La pregunta por responder es si la gente se bajará de los camiones -para subirse a los aviones con boletos 30% más baratos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- La SHCP, en cambio, tiene en sus manos la privatización del sexenio, la de -dos compañías aéreas de la vieja escuela. ¿Cómo no esperar un colapso en -los precios de venta si la competencia florece por doquier, y el combustible -está por las nubes? Esperar a otro año, dada la aparición de pequeñas -competidoras, castigaría el precio. Venderlas hoy precipitadamente, también. -Una vez más, una mala política pública (¿nadie en el gobierno planeó una -estrategia coordinada y escalonada entre secretarías?) condena al país a que -las compañías aéreas puedan pasar a manos sin experiencia en el sector, -después de la retirada de Iberia. ¿Le suena el cuento?

- En este contexto, la Corte Suprema de Justicia de la Nación debe resolver -cuanto antes el litigio entre la Asociación Sindical de Pilotos y Aviadores (ASPA) -y el sindicato de Aviacsa, para restar incertidumbre a una industria esencial -para el desarrollo del país. Las aerolíneas de bajo costo no existirán con un -contrato colectivo como el de los pilotos de Aeroméxico y Mexicana. -Desafortunadamente, llevan ya un par de años en ello, y no se ve el fin.

Ahora ve
#DeSalida con los candidatos al gobierno del Edomex
No te pierdas
×