Alberto Fujimori. En la misma senda

-
Sara Beatriz Guardia

A pocos días de ser reelegido presidente de Perú, con una de las votaciones más altas en la historia de esa nación ‑64.7% de los sufragios‑ EXPANSIÓN fue el primer medio latinoamericano en sostener una entrevista con Alberto Fujimori. Quien ha logrado aciertos en el combate al terrorismo y en la estabilización social y económica de su país ‑aspectos que sin duda contribuyeron a su contundente triunfo en las urnas‑ se refirió en esta oportunidad, entre otros temas, a los siguientes pasos que en materia de políticas económica y social se dispone a dar su nueva administración.

-

Al iniciar su segundo mandato presidencial, ¿cuáles son los mayores retos que enfrentará?
Existe un alto nivel de desempleo y de pobreza en el país. Si bien ambos han decrecido en algunos puntos, continúan siendo los problemas prioritarios a resolver.

-

¿Qué lineamientos de política social instrumentará su gobierno para resolver ambos aspectos?
Vamos a continuar con el programa iniciado hace un par de años, desde que empezamos a contar con recursos. A nivel macro, seguiremos con el programa de estabilidad económica, con una inflación decreciente y un crecimiento sostenido. En los próximos cinco años esperamos un crecimiento no menor de 5% anual, lo que permitirá una mayor recaudación fiscal y la instrumentación de una política social ampliada con énfasis en los problemas de corto y mediano plazo. El corto plazo supone proporcionar servicios básicos y el mediano la construcción de carreteras que permitan bajar los costos operativos de los productores urbanos y rurales. El objetivo a largo plazo es preparar a la gente para una mayor capacidad productiva que genere y promueva empleo a través de las inversiones públicas y privadas.

-

Existe consenso en que el Programa de Reformas Económicas y Modernización emprendido por su pasada administración tiene un balance positivo en cuanto a los indicadores macroeconómicos. Pero la realidad demuestra que son necesarios algunos correctivos. ¿Cuáles son los cambios más urgentes en este sentido?
Los indicadores macroeconómicos favorables son fundamentales para el éxito del programa social. Pero no solamente los indicadores, también la seguridad interna y la jurídica. Aunque el programa económico de largo plazo este definido, es natural que se deban hacer algunas regulaciones de acuerdo con la coyuntura, por ejemplo, cuando se produce una brecha en la cuenta corriente, o frente al déficit de la balanza de pagos. No se trata de modificaciones mayores porque las bases del programa económico están definidas: competitividad y libre mercado en una economía abierta, dentro de un marco de moralización que supone mayor recaudación y eficiente manejo de los recursos fiscales.

-

En 1993 y 1994 Perú tuvo el mayor crecimiento económico de América Latina. Sin embargo, la economía peruana continúa por cuarto año con déficit en su balanza comercial: en 1993 fue de $578 millones de dólares y en 1994 de $1,109 millones. ¿Qué solución se le va a dar a este problema?
Se requiere detener el flujo de dólares provenientes del narcotráfico para evitar la sobrevaluación de la moneda nacional, de manera que haya una paridad cambiaria más realista. Además, hay que considerar que en una economía como la nuestra el crecimiento económico necesariamente conlleva un mayor incremento de las importaciones, por la exigencia de competitividad y bienes de capitales que se importan. Son dos componentes que completan dos tercios de ese déficit, que paulatinamente se irá acortando. Pero, también, la mayor importación de bienes de capital dará frutos dentro de dos o tres años, a través de un incremento de la producción que logre el equilibrio deseado.

-

El proceso de privatización ha sido uno de los pilares del programa económico de su gobierno. ¿En qué se invierte el monto obtenido en este proceso?
En principio, un país requiere reservas propias, y parte importante se destina a inversiones de carácter social. La cantidad de colegios que se construyen a nivel nacional, las carreteras y los programas de mejoramiento en la salud provienen de las privatizaciones.

-

¿El Fondo Monetario Internacional está imponiendo a Perú ciertas restricciones en el uso e inversión del dinero obtenido por las privatizaciones?
Ni el Fondo Monetario ni los organismos multilaterales le imponen condiciones al gobierno peruano. Naturalmente que escuchamos sus alternativas, como también la de nuestros técnicos. El asunto es que los fondos provenientes de la privatización no se pueden inyectar tan fácilmente a la economía nacional, porque eso generaría un exceso de la masa monetaria, que originaria inestabilidad económica cuando recién estamos saliendo de la hiperinflación, y además, una baja en la cotización del dólar. Es decir, no se trata de una imposición del Fondo sino del manejo técnico interno.

-

¿El "efecto tequila" ha impactado en la economía peruana?
Se sintió relativamente en la bolsa de valores, pero ésta maneja pocas inversiones y, aun así, el efecto fue menor que en otras bolsas latinoamericanas. Aquí no se ha sentido ni el "efecto tequila" ni el conflicto fronterizo con Ecuador. Seguimos recibiendo un alto flujo de inversiones directas; los montos que se pagan por nuestras empresas son cada vez mayores, sorprendentes en algunos casos.

-

A la luz del conflicto con Ecuador, ¿cree aconsejable la privatización del petróleo, que significa una fuente de energía estratégica?
El proceso de privatización del petróleo continúa. No hay ningún cambio, aunque se promoverá un debate respecto de la modalidad de esta privatización. Probablemente se va a realizar dentro de los dos próximos años, pero no constituirá un cambio en la política privatizadora del gobierno: seguimos convencidos de que una parte de Petróleo se privatizará. No consideramos el petróleo desde un punto de vista estratégico frente a conflictos con otros países, porque, después de todo, en una guerra todos los recursos se utilizan para la defensa de la soberanía nacional. Lo que estudiamos más bien es cómo lograr mayor rentabilidad, mayores beneficios y mejores condiciones para Perú.

-

¿Está previsto algún esquema integral para resolver el problema de la deuda externa, un Plan Brady, por ejemplo?
Por el momento deberíamos llegar a un acuerdo, pero en condiciones favorables. En mayo pasado hubo una reunión entre el ministro de Economía peruano y el Comité del Fondo Monetario Internacional. En 1996 renegociaremos la deuda con el Club de Paris, esperamos que también en forma exitosa, lo cual va a suponer mayores plazos y probablemente algunas condonaciones. Por ello, considero que la presión de la deuda va a ser manejable en los próximos cinco años o quizá para un periodo mayor.

-

La baja votación registrada por varios partidos tradicionales en las últimas elecciones configura un nuevo mapa político en el país. ¿Cree importante la vigencia de muchas organizaciones políticas para la salud de la democracia?
La democracia se sustenta en la voluntad soberana del pueblo. Si un pueblo decide por la no existencia de los partidos políticos, esa voluntad deberá ser respetada. Esto no niega que en el futuro puedan existir partidos políticos remozados, que no actúen con el mismo comportamiento, y que no lleguen al caos al que han llegado. Pero será la voluntad soberana la que podría hacer renacer los partidos políticos en el Perú. Actualmente existe plena democracia, y tenemos por delante cinco años durante los cuales este gobierno, que es cabalmente democrático, va a gobernar sin la presencia de partidos políticos mayores.

-

¿Qué siente al haber sido reelegido con una votación tan alta?
Me siento satisfecho porque esto significa una aprobación a mi gestión de estos cinco años, y un compromiso mayor con el pueblo para resolver sus problemas.

-

¿No cree que también podría significar una tentación autoritaria? ¿No se produce esto cuando hay una permanencia prolongada en el poder?
La metamorfosis de la personalidad de aquellos que llegan al poder se produce en varios casos casi inmediatamente. La tentación autoritaria es negativa y debemos estar muy atentos. En cuanto a mí, en todo caso, no ha habido abuso del poder sino la eliminación del abuso del poder de las cúpulas partidarias. Entonces es al revés lo que percibe la gente. Y yo soy el mismo presidente Fujimori del año 1990.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

¿Cuál es la situación de las relaciones bilaterales peruano‑mexicanas?
Tenemos una relación bilateral excelente. Con México siempre nos hemos entendido en todos los niveles, tanto en el plano de política internacional como en el de política comercial y económica. Las perspectivas son buenas desde que nuestras economías están obviamente interrelacionadas. Esperamos que México supere la difícil situación que enfrenta, de manera que podamos continuar con este incremento en el flujo comercial, económico y en la estrecha relación que hay entre nuestros pueblos y gobiernos. En el proceso de privatización hemos tenido experiencias importantes con México, y creemos que esta situación va a continuar. Los mexicanos siempre han sido bienvenidos a Perú.

Ahora ve
Bienvenido al viaje por los 25 lugares más coloridos del mundo
No te pierdas
ç
×