Alcoholismo. ¿Afecta a sus empleados?

La adicción al alcohol es una enfermedad y también una causa de improductividad. Algunas empresas
Ivette Estrada

Poco a poco, las empresas empiezan a reconocer al alcoholismo y la drogadicción como enfermedades curables y a tratarlas como tales, no sólo por razones humanitarias, sino también económicas.

-

Un programa de rehabilitación puede resultar más económico y redituable que el recurso expedito del despido, ya que ahorra costos legales y de nueva capacitación, además de la ventaja de conservar la experiencia adquirida. Adicionalmente se reconoce que un adicto rehabilitado suele superar su desempeño anterior y, a menudo, se convierte en ejemplo de responsabilidad, compañerismo y lealtad.

-

Según el Consejo Nacional de Adicciones de la Secretaría de Salud, la ingestión inmoderada de alcohol es causa de la pérdida de 320,000 horas laborables al año y de 12% del ausentismo laboral. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), por su parte, estima que 18% de los accidentes laborales se relaciona también con el consumo de alcohol.

-

La Confederación de Trabajadores de México (CTM) calcula que 53% de los jóvenes obreros entre 18 y 24 años de edad son, en un grado u otro, dependientes alcohólicos. Uno de los indicadores principales que esta central monitorea es el ausentismo, que notoriamente se manifiesta los días lunes y las secuelas de los días festivos y de los llamados "puentes".

-

En el nivel gerencial y directivo, el problema se expresa en la proliferación de actitudes de intolerancia, frustración, ira, soberbia, incomunicación, actos de mal juicio, incongruencia en la toma de decisiones, elección de estrategias erróneas que repercuten en el clima de trabajo y en la productividad.

-

Un estudio de Oceánica, el centro de tratamiento en adicciones ubicado en Mazatlán y basado en el modelo Betty Ford Center, asienta, con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que cada persona que abusa de las drogas cuesta en promedio a las empresas $7,447 dólares anuales a nivel mundial. Según el mismo estudio, los costos médicos del ejecutivo que abusa del alcohol u otras drogas son tres veces más altos que los del empleado medio, su promedio de ausentismo es el doble y el de accidentes de trabajo es cinco veces mayor. Edward T. Lacy, director general de ese centro y pionero en México del Programa de Asistencia a Empleados (PAE), asevera que 68% de los adictos al alcohol u otra drogas son personas empleadas.

-

Adicción de traje y corbata. El alcoholismo no reconoce jerarquías administrativas ni posiciones económicas. Raúl Ramírez Reyna, director médico de Monte Fénix, un centro con 15 años de investigación y formación profesional contra adicciones y de integración para adictos y familiares, ejemplifica: "Lo que en el albañil es ebriedad, en el ejecutivo se considera alegría. Se cree que es alcohólico sólo el que ingiere alcohol y no el que degusta champagne y que "mientras un obrero, por ejemplo, toma alcohol cada ocho días, un ejecutivo tiene tiempo y dinero para hacerlo cuando le plazca, sin contar las muchas ocasiones idóneas para beber, como las comidas de negocios".

-

Ramírez explica que el alcohol es una bebida "súper adictiva" a la que el organismo se acostumbra, incrementando su tolerancia a ella. En las personas con cuadros de ansiedad o estrés generados por inseguridad, el alcohol actúa como depresor rápido, eficaz y... altamente nocivo. El problema, dice, "es como una bola de nieve, invariablemente generada por inmadurez emocional que repercute en sentimientos de inseguridad y auto devaluación".

-

Con una experiencia de más de 15 años en el tratamiento de adicciones, Ramírez identifica dos tipos de trabajadores adictos: el espasmódico y el funcional. El primero pierde muchas horas de trabajo sólo en pensar en beber, para no hablar de las que pierde por "cruda", y luego intenta compensar ese tiempo trabajando en exceso, haciendo alarde de su propia actividad; es un manipulador consumado que suele echar mano de las excusas más ingeniosas para sus faltas.

-

El alcohólico funcional, en cambio, es aquel que, teniendo serios problemas con el consumo de alcohol, es capaz de desempeñarse como pez en el agua en su trabajo, pero afuera es inseguro. La reiteración de esta práctica terminará por afectar su salud, su vida social y familiar y, con ello, su desempeño en el trabajo".

-

La persona adicta generará diversos impactos en la esfera laboral, según su nivel de responsabilidad. El Centro Oceánica, especializado en el tratamiento de personas de altos ingresos, menciona, por ejemplo, que el adicto hará salidas injustificadas en horas de trabajo, faltará a menudo por enfermedad, tendrá retardos, tenderá a tomar largos descansos y a dar por terminada su jornada antes de tiempo. Su comportamiento personal tenderá a observar aislamiento, lapsus verbales y de la memoria, agotamiento de la paciencia, pereza, cambios de hábitos, aumento o pérdida excesiva de peso y agresividad física. Su estado anímico denotará apatía, depresión, cambios repentinos de estado de ánimo, desconfianza, sensibilidad extrema, pasividad y nerviosismo.

-

¿Decir simplemente adiós? Ante la opción simple y fulminante del despido, los especialistas consideran que la mejor solución es la rehabilitación, no sólo por consideraciones humanistas, sino también económicas.

-

Edward Lacy explica: "Si un caso de adicción sale de control, el empleado o ejecutivo adicto puede ser despedido, jubilado prematuramente o forzado a presentar su renuncia, todo lo cual impondrá costos, además de los costos de reclutamiento, selección, inducción y bajo rendimiento inicial del nuevo ejecutivo. Otros costos no directamente perceptibles guardan relación con la experiencia adquirida, que ha supuesto para la empresa una gran inversión.

-

La ponderación de los pros y los contras ha ido modificando la percepción del problema. Ramírez subraya el hecho de que un empleado alcohólico rehabilitado resulta, por lo general, más productivo que los trabajadores no adictos. El doctor conjetura acerca de este sorprendente fenómeno y explica que el éxito de la rehabilitación depende en gran medida de la motivación personal, que requiere fuerza interna. Y una vez que una persona ha experimentado la fuerza de su propia motivación, difícilmente se dejará arrastrar de nuevo, lo que seguramente incidirá en su conducta laboral y social.

-

Tratar la dependencia no es una labor fácil, pues sólo 5% de los adictos suele solicitar ayuda, es decir, el paso que la mayor parte de los métodos consideran decisivo para iniciar la curación. Este primer paso puede inducirse o reforzarse con la estrategia consistente en una reunión donde familiares y jefes directos hacen ver al adicto los problemas que han tenido o los agravios que han sufrido por su forma de beber, y así orillarlo a reconocer la necesidad de seguir un tratamiento.

-

De acuerdo con Lacy, "el sitio de trabajo ofrece la combinación óptima de influencias de apoyo y coerción susceptibles de alentar a los ejecutivos y empleados dependientes a buscar ayuda". Son varios los factores que hacen del área de trabajo un espacio adecuado para la detección del problema. Ahí los síntomas de dependencia se tornan visibles para los compañeros y supervisores, aparte de que "no hay para el adicto advertencia más efectiva que hacerle ver el riesgo de perder el empleo", dice.

-

La clínica Monte Fénix, que ofrece diplomados y cursos de especialización, inició un programa de asesoría en Teléfonos de México y Du Pont, y opera sistemas de capacitación abiertos al público en la delegación Alvaro Obregón en el Distrito Federal. El método de Monte Fénix no se propone llevar al adicto a la abstención sino a la sobriedad, es decir, a la adaptación total al cambio, en el que lo decisivo son las nuevas actitudes para enfrentar el estrés.

-

Los cursos de prevención que esta clínica imparte se dirigen principalmente a los mandos medios de las corporaciones que, de acuerdo con el Consejo Nacional contra Adicciones, son una “pieza clave" en el tratamiento de las adicciones por la posición que ocupan, que les permite el contacto directo con los trabajadores.

-

Agustín Vélez, director del programa interinstitucional contra las adicciones de la SS, menciona que uno de los programas piloto a su cargo se realiza en cinco empresas representativas de diferentes ramos, y tiene como foco a los bebedores sociales, los que representan, aproximadamente, 90% de la población laboral total.

-

"Se trata de un programa preventivo cuyo objetivo principal es modificar las políticas empresariales permisivas (como la subvención de notas por consumo de alcohol o el fomento, directo o indirecto, de las celebraciones etílicas). La estrategia consiste en la capacitación de los mandos medios de las empresas, en programas de divulgación en la comunidad donde se asienta la firma y en asegurar el acercamiento de la familia del trabajador a la empresa". Conjugar las acciones de prevención en la comunidad y apoyarlas en la participación de la familia, dice Vélez, es lo que puede asegurar el éxito de los programas, porque sería erróneo considerar que se puede crear en la empresa un "castillo de la pureza".

-

Aparte de los programas institucionales y de las clínicas citadas, debe mencionarse a "Alcohólicos Anónimos 24 Horas", el grupo de terapia grupal de autoayuda con mayor tradición en México, además del programa de desintoxicación y remoralización "Purif", de Diabética.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Cuando se padece una adicción, coinciden los entrevistados, lo importante es buscar ayuda profesional, llámese como se llame".

Ahora ve
La exfiscal venezolana Luisa Ortega está bajo protección de Colombia
No te pierdas
×