Alfa. La gran venta

La orgullosa Alfa vive otra profunda reestructuración. Hoy quita grasa e intenta sanear a una empre
Efraín Bárcenas / Monterrey

Muy serio, con el rostro tenso, Dionisio Garza Medina, presidente y director general de Alfa, tuvo que admitir ante la prensa a fines de marzo pasado que Hylsa, la principal subsidiaria de su grupo siderúrgico, estaba buscando un socio estratégico y que incluso, si había una oferta atractiva, estarían dispuestos a ceder el control de la empresa. Es decir, la venderían.

- -

Muy lejos parecía estar el 8 de marzo de 2000 cuando, eufórico por los resultados del año previo, Garza Medina anticipaba un trienio de excelentes frutos para el grupo. "El año 2000 debe ser mejor que el 99; 2001 y 2002 deben ser importantemente mejor", decía satisfecho.

- -

Sin embargo, el futuro le deparaba una ingrata sorpresa al caer los precios del acero y elevarse abruptamente el precio del gas natural, al punto de obligarlo a considerar la necesidad de un socio capitalista para su grupo acerero.

- -

Este fue el máximo reconocimiento de Alfa a la crisis vivida por Hylsamex desde mediados del año pasado, misma que desplomó el precio de la acción de la holding a sus niveles mínimos en cinco años y que forzó a Garza Medina a admitir que la empresa madre de Alfa, Hylsa, estaba disponible para su venta.

- -

"Si la oferta que hacen es muy atractiva, nosotros estaríamos dispuestos a ceder el control de la empresa", reconocería ante los periodistas reunidos en Nova, el centro recreativo de Alfa, poco después de concluir la asamblea anual de la firma. "No nos preocupa ser dueños de compañías, sino ser dueños de valor", agregaría, seco y sin mucho entusiasmo, el dirigente de una de las más importantes corporaciones de América Latina.

- -

A diferencia de sus demás conglomerados –Alpek (petroquímica), Sigma (alimentos) y Versax (autopartes), que presentan salud financiera–, su grupo acerero (Hylsamex) protagoniza el drama de esta historia. El año pasado fue el único de los cuatro que terminó con números rojos: una caída de 5% en ventas, 38% en utilidad de operación y 22% en flujo de efectivo.

- -

Después de seis años de fuertes inversiones en sus diversas instalaciones siderúrgicas, mismas que superaron los $1,300 millones de dólares y que prácticamente lo dejaban listo para empezar en el año 2000 a recuperar lo invertido, vino la catástrofe.

- -

En lo externo, la baja internacional de precios del acero y el alza mundial en los precios del petróleo, que limitaron la entrada al rescate por parte de Alpek, causaron parte de la debacle.

- -

En el aspecto interno, el golpe final lo dieron el aumento desmesurado en el costo del gas natural, la sorpresiva fortaleza del peso frente al dólar y la entrada a México de productos siderúrgicos a precios dumping.

- -

Ahora, como si fuera un bazar, Alfa anuncia la venta de parte de sus empresas y una reconfiguración de su portafolio, en un intento de acumular liquidez para disminuir el peso de su deuda neta global –que en diciembre pasado se ubicaba en $2,860 millones de dólares– y la deuda neta de Hylsamex, en particular, que ascendía a $1,345 millones de dólares.

- -

Triple banda

- -

La finalidad es hacer una jugada de carambola: rescatar a Hylsa, fortalecer los indicadores financieros de Alfa y de paso empujar hacia arriba el precio de las acciones de la acerera y de la holding, que en el mes de junio andaban en el orden de los $6 y $14 pesos por unidad, respectivamente.

- -

En lo que va del presente año, Alfa casi ha desmantelado Versax, depurado Alpek y eliminado a Onexa (la tenedora de sus acciones de Alestra, su negocio de telecomunicaciones).

- -

En Versax, su división de industrias diversas, ya vendió Total Home –negocio al detalle de productos para la construcción– y tiene en venta Terza, que se dedica a las alfombras. El objetivo es que Versax sea una división únicamente de autopartes, sólo con Nemak como integrante.

- -

En Alpek vendió 25% de su participación en Akra Teijin –con lo que perdió el control–, se despidió de Enertek, una planta cogeneradora de energía eléctrica, y podría deshacerse de Indelpro, su negocio de polipropileno. En julio pasado, vendió 50% de Sigma Alimentos a ConAgra Foods, una de las compañías de alimentos mas grandes del mundo.

- -

Pero las jugadas más importantes son la posible venta de Hylsa, en el caso de encontrar un socio estratégico que aspire al control de la empresa, y la eventual oferta de su 25.6% de Alestra.

- -

En pocas palabras, Alfa tiende a achicarse de nuevo, para hacer frente a la segunda gran crisis de su historia.

- -

Respecto de la reconfiguración de su portafolio de negocios, Alfa proyecta pasar la estafeta ahora a Alpek, su grupo petroquímico, alentando los negocios de PTA, nylon textil y elastano (lycra). Prevé impulsar también a sus grupo de autopartes, Nemak, y bajar el perfil del siderúrgico, apoyando sólo su negocio de acero recubierto.

- -

Prueba de lo anterior es el presupuesto de inversiones para este año, el cual asciende a $280 millones de dólares y está fuertemente concentrado en los negocios de autopartes, nylon textil y lycra, con asignaciones menores a los demás negocios. "El grupo destinará $110 millones de dólares a Nemak (autopartes), $95 millones a Alpek (nylon textil y lycra), $30 millones a Hylsamex, otros $30 millones a Sigma y el resto a inversiones varias", precisa Enrique Flores Rodríguez, director de comunicación de Alfa.

- -

No obstante el panorama desolador que presenta el corporativo, corredurías internacionales externan su voto de confianza en la empresa y vaticinan una recuperación gradual a lo largo del presente año.

- -

"Si Alfa continúa con su programa de ventas de activos no estratégicos, tal como lo ha venido haciendo, creo que el precio de su acción repuntará de manera importante –sostiene Gordon Lee, analista de conglomerados de Goldman & Sachs–. Tenemos considerado un precio objetivo de fin de año de $20 pesos por acción." Al cierre de 2000 los documentos de Alfa se cotizaba en $12.88 pesos por unidad.

- -

Juan Carlos Mateos, analista de Merrill Lynch, asegura que la empresa está muy bien posicionada para poder tomar ventaja de todas las inversiones que hizo durante los últimos siete u ocho años. "Al hacer una reestructura de su portafolio como lo está haciendo, enfocándose en reducir la deuda para tener un nivel más manejable, con metas claras como siempre las ha tenido, yo no veo ningún problema para Alfa", sostiene. "El temor de la deuda de Alfa y de Hylsamex ha sido exagerado", remata.

- -

El presidente y director general de Alfa declinó ser entrevistado por Expansión para la elaboración de este reportaje.

- -

La crisis de 2000

- -

Lo que fue la segunda gran crisis en su historia comenzó a principios de 2000 con un imperceptible incremento en el costo del gas natural, que afectaría de manera importante a sus negocios de acero. Para el tercer trimestre de ese año dicho costo se había más que duplicado, obligando a Alfa a realizar paros parciales de actividad en su grupo siderúrgico, Hylsamex.

- -

"El desmedido incremento, superior a 150%, en los precios del gas natural ha obligado a Hylsamex a suspender parcialmente las actividades productivas en sus plantas de reducción directa de Monterrey y Puebla, así como en sus minas de hierro localizadas en Colima, Jalisco y Michoacán", informaba la empresa en un comunicado el 21 de septiembre pasado.

- -

"La medida, que se prolongará hasta en tanto vuelvan a un nivel razonable los precios del energético, afectará directamente la ocupación y el ingreso de 1,250 trabajadores de la empresa e indirectamente el empleo de otras 6,000 personas, incluyendo a proveedores y contratistas", agregaba la firma.

- -

Las plantas de Hylsamex que se vieron afectadas son tres: la de la división Alambrón y Varilla, localizada en Xoxtla, Puebla, que opera a menos de la mitad de su capacidad, y dos de las tres plantas de reducción directa con que cuenta la división Aceros Planos en Monterrey, que pararon por completo.

- -

Por lo que se refiere a las actividades mineras que Hylsa División Materias Primas realizaba en los estados de Colima, Jalisco y Michoacán, las minas afectadas son las de Cerro Náhuatl, El Encino y Aquila, que suministran la mitad de las necesidades de mineral de hierro de Hylsamex.

- -

A la fecha de elaborar el presente reportaje, plantas y minas afectadas continuaban aún en suspensión parcial o total de actividades.

- -

Una serie de factores internos y externos prácticamente hicieron colapsar a la firma: "Los precios internacionales a la baja, el alto costo de los energéticos y el incremento significativo en las importaciones impactaron a la empresa, ocasionando la reducción de las ventas y el deterioro de los indicadores financieros en el año 2000", admite Alejandro Elizondo Barragán, director general de Hylsamex. "Estas limitaciones le evitaron avanzar de manera sustancial en el objetivo prioritario de reducir su nivel de endeudamiento", señala.

- -

La compañía inició 2001 con el pie izquierdo, teniendo ante sí un panorama nada halagador de precios deprimidos, baja demanda por la desaceleración de la economía estadounidense y una abultada deuda neta de caja de $1,345 millones de dólares.

- -

Urgía hacer algo para evitar caer más profundo y lo primero que se hizo fue ganar tiempo. En marzo de este año Hylsa refinanció pasivos de corto plazo por $115 millones de dólares hasta enero de 2002, al tiempo que obtuvo la dispensa hasta la misma fecha de ciertas razones financieras incluidas en tres créditos de largo plazo sindicados, por un total de $400 millones de dólares.

- -

¿Socio o cesión del control?

- -

Lo bueno aún está por venir y la pregunta es qué empresa estaría dispuesta a comprar en estos momentos a Hylsa, con el precio del acero a la baja y la demanda deprimida.

- -

En opinión de Nicole Schwartz, analista del sector acero de Merrill Lynch, solamente Arbed, en Europa, e Ispat, dueño de Imecsa en México, podrían estar interesados en una eventual asociación con Hylsamex. Arbed, sin embargo, no estaría en condiciones de concretar dicha operación sino hasta septiembre próximo, luego de que finalice su proceso de fusión con Usinor y Aceralia.

- -

"Alfa comenta que hay cuatro empresas interesadas en asociarse con su empresa siderúrgica, pero desde mi punto de vista, fuera de las dos empresas comentadas, no sé quién más estaría interesado en ello", sostiene la analista.

- -

Frente a la crisis que vive el corporativo, Garza Medina plantea una nueva estrategia con el fin de reconfigurar su portafolios. El plan estratégico, delineado en el informe anual de 2000, busca concentrar el esfuerzo en los negocios de más alto potencial de crecimiento y rentabilidad, así como disminuir la volatilidad en la generación de flujo y reducir rápidamente el nivel de endeudamiento del grupo, hasta lograr una relación de 2.5 a 3.0 veces entre el pasivo neto de caja y el flujo.

- -

En marzo pasado, antes de anunciar la venta de 25% de su participación en Akra Teijin, la relación entre ambas variables se ubicaba en 3.6%; después de la venta, es cercana a 3.3%. En opinión de Lee, de Goldman & Sachs, un nivel de apalancamiento adecuado para Alfa sería algo menor a tres veces.

- -

"Si pudieran bajarlo a niveles de 2.7 o 2.5, desde la perspectiva del mercado se reduciría el riesgo de balance de manera importante; por otro lado, también le daría espacio a Alfa para poder invertir en aquellos negocios menos commodities (productores de materias primas) que también están buscando", afirma el corredor.

- -

De acuerdo con Alfa, su nuevo portafolios de negocios representará notables ventajas por el liderazgo que cada negocio ejerce o habrá de ejercer en su ámbito: En PTA, dicen, ya ocupa el segundo lugar en Norteamérica, con un tamaño parecido al del líder; en acero recubierto, Galvak cuenta con una fuerte posición en México, con buenos márgenes de utilidad; en nylon textil y lycra, una vez que concluya la expansión actualmente en proceso serán los líderes en Norteamérica; en el ramo de alimentos, la posición de mercado de Sigma en el país es superior a la de sus competidores, y en autopartes de aluminio de alta tecnología Nemak, aseguran, es el líder mundial.

- -

En contraparte, los negocios de fibras y filamento poliéster, de propileno y especialidades químicas, y de aceros no planos para uso automotriz, el cual podría desarrollarse si existiera un socio tecnológico, quedan por el momento fuera de la nueva estrategia de expansión de Alfa.

- -

Lo que sigue

- -A pesar de la racha de malas noticias dadas a conocer por Alfa durante los últimos nueve meses, las corredurías internacionales se muestran optimistas sobre el futuro de este conglomerado empresarial mexicano.

- -

"Tenemos una gran confianza en la alta gerencia de Alfa", afirma Mateos, de Merrill Lynch. Juzga que el diferimiento de la deuda de Hylsamex y la venta de 25% de su participación en Akra-Teijin, así como de Total Home es coherente con su estrategia de reducción de pasivos y venta de activos no esenciales.

- -

Por su parte, el analista de Goldman & Sachs comenta que Alfa es la única empresa que esta correduría tiene en recomendación de compra en el sector conglomerados. Agrega que la principal razón de ello es porque creen que hay una subvaluación importante: "El mercado está tomando una postura demasiado negativa, sobre todo en cuanto a la posible capitalización o inclusive venta de Hylsa."

- -

Para Lee, si la empresa pudiera encontrar a un buen socio, el valor de la suma de las partes (cada división por separado y luego una valuación agregada) daría un precio aproximado de $26 pesos por acción. "Creemos que el mercado está anticipando un escenario mucho más negativo de lo que creemos que se dará, sobre todo en lo que se refiere a Hylsa."

- -

Alfa, pues, se aplica en una gran "venta de garage" que le ayude a superar la crisis coyuntural. Si no fuera posible salvar a Hylsa, las especulaciones de otra venta, más grande, no suenan improbables.

-

Newsletter
Ahora ve
Muere la tortuga tailandesa que tenía más de 900 monedas en el estómago
No te pierdas