Alianza por la educación

-
Alfonso Zárate

Una instrucción de calidad y para todos es condición sine qua non en un verdadero proyecto de desarrollo. Sin una enseñanza que actualice sus métodos; que vincule a la escuela a su entorno; que prepare a las nuevas generaciones para enfrentar con éxito los retos del mundo contemporáneo (innovación, calidad, competitividad, entre otros); y que fomente en el alumno el respeto al  ambiente y el amor a la patria, México no tendrá viabilidad como país independiente.

-

Revisar a fondo el sistema educativo, ponerlo al día, es una tarea que rebasa al gobierno y, por lo tanto, reclama grandes convergencias sociales: una alianza que incorpore a los poderes públicos, al magisterio y su organización sindical; a los académicos e intelectuales; a los medios de comunicación y al sector productivo; a los padres y a las comunidades que rodean a la escuela... De ahí la relevancia del Compromiso social por la calidad de la educación suscrito el pasado 8 de agosto.

-

Es urgente frenar la agudización de las disparidades socio-educativas. Las escuelas rurales pero, sobre todo, las de educación indígena, carecen hoy, las más de las veces, de lo indispensable y contribuyen así a perpetuar esta desigualdad que es una vergüenza para el México del siglo XXI.

-

Con maestros empobrecidos, sin un sistema integral de formación y actualización y, para colmo, abrumados por carencias elementales en el aula, no tendrá fortuna ningún proyecto de elevar la calidad educativa.

-

El Compromiso parte de un diagnóstico realista que es la crónica del desastre: “Nuestro sistema educativo presenta, en diferentes medidas, fallas de articulación; rigidez en los programas de estudio; insuficiente diversificación de las instituciones; repetición y deserción; falta de aprovechamiento; problemas de cobertura; así como desigualdades entre los estados, las regiones y los diversos sectores sociales.”

-

En resumen: insuficiencia presupuestal, falta de infraestructura, contenidos caducos y programas inadecuados, profesores mal pagados y peor preparados, resistencia al cambio, gestión anquilosada y nula o sesgada rendición de cuentas.

-

Sin embargo, las dificultades para aterrizarlo son enormes. Son muchos los riesgos que tiene por delante el proyecto. El mayor: naufragar, agotarse en un listado de buenas intenciones.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El autor es director de Grupo Consultor Interdisciplinario.

Ahora ve
Donald Trump, el primer presidente de EU en visitar Muro de los Lamentos
No te pierdas
×