Aliento y deseo

Energía interna o aliento vital.

En los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y la Universidad de Harvard han corroborado los efectos del Tai Chi (meditación en movimiento) en diversos trastornos como enfermedades cardiacas, artritis, osteoporosis y dolor lumbar; también como método de relajación y para enfrentar mejor y con más salud el proceso de envejecimiento. ¿Cómo puede ser tan eficaz una disciplina tan lenta y relajada? Según May Tan, medallista de oro en los juegos del Sureste Asiático, el principal beneficio radica en llenar de aire la parte baja de los pulmones para que actúe como un masaje y favorezca la circulación de la sangre en los órganos internos. La fortaleza interna se obtiene alineando el cuerpo, moviendo las articulaciones y relajando los músculos.

-

¡Peligro! Alto deseo sexual
El deseo sexual de la mujer aumenta en los días de mayor fertilidad, aún en quienes no tienen interés en embarazarse. Tener sexo sin protección en esos días aumenta el riesgo de un embarazo no deseado.

-

De acuerdo con un estudio realizado por un equipo del National Institute of Environmental Health Sciences, de Durham, Carolina del Norte, y encabezado por el profesor Allen Wilcox, 68 mujeres llevaron un registro de sus relaciones sexuales por un lapso de tres meses y el estudio reveló que durante el periodo de ovulación el deseo sexual aumentó un 24%. Las causas de este incremento aún no son certeras, pero la lógica indica que se circunscribe a la supervivencia de la raza.

-

Viagra fememino, la contraparte que hacía falta
Un parche de testosterona llamado Intrinsa, creado por Procter & Gamble, aumentó significativamente el deseo, y su satisfacción, en mujeres a quienes se les habían retirado los ovarios, según un reporte presentado en el encuentro anual de la Endocrine Society of America, en Nueva Orleans.

-

Se prevé que el medicamento aumente el deseo sexual en mujeres que han experimentado pérdida del deseo durante la menopausia y lo resienten. “Es algo grande”, dice Sheryl Kingsberg, profesora asociada de Biología Reproductiva de la Case Western Reserve University y una de las investigadoras al frente del estudio. “Es importante dar a conocer estos resultados porque no existe ningún tratamiento aprobado en el mercado para contrarrestar la disfunción sexual de la mujer, que se reconozca como un producto sano y efectivo”.

-

El último estudio de P&G, de 24 semanas con el uso de Intrinsa, reportó un aumento de 51% en la frecuencia de “actividad sexual satisfactoria” y 49% de aumento del deseo sexual, comparado con experiencias anteriores. La búsqueda del llamado Viagra femenino había resultado infructuosa hasta ahora. Incluso Pfizer, creador de Viagra, abandonó su programa de estudio del fármaco para mujeres, cuyas disfunciones sexuales son más variadas y complicadas que las de los hombres.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Fuente: Reuters/The New York Times.

Ahora ve
El último partido del estadio Vicente Calderón, la casa del Atlético de Madrid
No te pierdas
×