América para los americanos

En esta segunda administración de Bush parecen surgir señales de que le tocará a América Latina

América latina es una idea secundaria de acuerdo con las opiniones de -algunas fuentes en Washington. Claro, hay algunas excepciones: México es -importante por ser parte del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), -sin dejar a un lado el tema de la migración. También lo es Colombia, dividida -por la guerra e invadida por la droga, y Cuba con su régimen comunista. Pero la -mayor parte de la región “no es relevante para los intereses estratégicos de -Estados Unidos”, asegura Rubens Barbosa, ex embajador de Brasil en Washington -y actual consultor en São Paulo.

- Quizá por ello resulte sorprendente que el primer viaje de George W. Bush a -un país extranjero después de su reelección sea a Chile, nación que había -planeado votar en contra de la resolución del Consejo de Seguridad de las -Naciones Unidas para autorizar la guerra contra Irak. Y justamente el presidente -reelecto hizo su aparición en la cumbre del grupo de Cooperación Económica -Asia-Pacífico. Y además realizó una visita oficial al presidente de Chile, -Ricardo Lagos, así como una controvertida “parada” en Colombia a su -regreso. Ésta fue una señal de la buena voluntad de Estados Unidos hacia -Latinoamérica, pero no asegura un compromiso mayor.

- No obstante, la iniciativa anunciada por Estados Unidos es imponente: Un “Área -de Libre Comercio de las Américas” (Free Trade Area of the Americas, FTAA, -por sus siglas en inglés) que incluya a las 34 democracias del hemisferio -occidental. Sin embargo, este proyecto está en etapa de ebullición. La fecha -límite de enero 2005 seguramente pasará sin pena ni gloria. Estados Unidos -quiere mayor protección para los inversionistas y mayor propiedad intelectual -que la que Mercosur (en donde solamente se agrupan cuatro países, entre ellos -Brasil) está dispuesta a ceder. Incluso, el Mercosur quería que el FTAA se -ocupara de los subsidios para la agricultura, pero Estados Unidos ha reservado -este tema para las conversaciones multilaterales de la reunión de Doha. Sin -embargo, el punto medular está en que el principal impulsor del FTAA en -Washington es Robert Zoellick, representante comercial, que podría ser el -próximo en seguir los pasos de Collin Powell.

- Por lo tanto, la atención se ha desviado tanto a Doha como a los acuerdos -comerciales bilaterales entre Estados Unidos y otros agrupamientos en América -Latina. Estos incluyen a América Central –recientemente, los respectivos -gobiernos firmaron un tratado de libre comercio– y los países andinos.

- Pero el éxito en cualquiera de estos frentes depende del Congreso de Estados -Unidos, que aún tiene que ratificar el tratado con América Central. Otro de -los puntos a considerar es que los Estados que le dieron la victoria a Bush son -los que reciben la mayor parte de los subsidios agrícolas, resalta Riordan -Roett, miembro de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados Johns -Hopkins. Ésta es una noticia especialmente mala para el Mercosur, porque es una -superpotencia agrícola y una de las pocas áreas de la región que no está -negociando activamente un acuerdo comercial bilateral con Estados Unidos. -Además, hay que considerar que la no ratificación sería una gran decepción -para los líderes de América Central, quienes apoyaron incondicionalmente a -Bush en la Guerra contra Irak –tres de ellos hasta enviaron tropas allí– y -que creyeron que John Kerry podría hacer naufragar el tratado de libre -comercio.

- Sin embargo, luego de un periodo de irritabilidad, Brasil y Estados Unidos -han estado colaborando mutuamente para la reanudación de las conversaciones de -la reunión ministerial de Doha. Aun sin ningún acuerdo comercial, Barbosa -espera que el comercio entre su pueblo y el de Bush al menos se duplique a -$60,000 millones de dólares en los próximos 10 años. La relación entre ambos -países “es excelente, a pesar de las fricciones”, asegura el especialista -carioca.

- ¿Qué planes hay para México?
-
En realidad, uno de los países más gruñones es probablemente el vecino -más próximo a Estados Unidos. Nunca muy entusiasta del FTAA –ya que tiene -sus propios términos comerciales atractivos, gracias al NAFTA–, México tiene -grandes esperanzas en Bush, surgidas por su aparente afinidad con su homólogo -Vicente Fox, también dueño de una hacienda y amante de los caballos. Pero el -mayor deseo de México es lograr un acuerdo migratorio para el libre (o al menos -más ágil) movimiento de trabajadores, que se paralizó después de los ataques -del 11 de septiembre. Fox tampoco ofreció ayuda para la guerra contra Irak, -así que las relaciones se han recuperado lentamente. Por otra parte, muchos -mexicanos leyeron el plan de trabajadores invitados –que Bush esbozó en enero -pasado y que cumplía en parte con las ambiciones mexicanas– más bien como -una estratagema dirigida a los votantes hispanoamericanos.

- No obstante, las relaciones generales entre Estados Unidos y Latinoamérica -son sorprendentemente cordiales. Sin duda, la mayoría de los líderes aborrecen -el unilateralismo de Bush y su lista de amigos se achicó el mes pasado con la -elección de Tabaré Vázquez, un izquierdista, para la presidencia de Uruguay. -Pero se piensa que muchos líderes, inclusive el brasileño Luiz Inácio Lula -Da Silva, han apoyado su reelección en forma privada por temor a que John Kerry -fuera más proteccionista. Y Bush parece apreciar a los izquierdistas -comprometidos con la democracia y la economía responsable, como Lula y -Vázquez, por considerarlos apropiados para la estabilidad regional.

- Esa estabilidad no está asegurada. El desorden ha colapsado a Haití; -Venezuela está gobernada por un populista con tendencias autoritarias; el -próximo presidente de Bolivia podría tener una personalidad similar, y los -gobiernos de Ecuador y Perú están tambaleantes. El “mayor desafío político” -para Estados Unidos es el que implican los países “que pudieran desviarse del -rumbo”, dice Miguel Díaz, miembro del Centro para Estudios Internacionales y -Estratégicos de Washington. Lula ha sido de gran ayuda en las regiones -en conflicto al enviar a su ejército para liderar una fuerza multinacional en -Haití y al presionar al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, para que se -ajustara a la Constitución en su apuesta por permanecer en el poder.

- A pesar de ello, el viaje de Bush a la región pone el énfasis en la -estabilidad de manera limitada. Su visita de Estado a Chile fue para reforzar la -condición de este país como modelo de buena economía, transparencia y respeto -por la ley de la región. Su parada en Colombia es una señal de aprobación de -los más de $3,000 millones de dólares invertidos por Estados Unidos para -luchar allí contra la producción de drogas y la insurgencia. El resto de la -región tendrá que contentarse por ahora con el simbolismo y las concesiones -comerciales selectivas.

Ahora ve
Morelos también clama por ayuda tras el terremoto de magnitud 7.1
No te pierdas
×