Ana Cravioto Alday. Fundadora y director

-
Roberto Morán

Ana Cravioto hizo uno de esos viajes que ilustran. A los 25 años renunció a Bayer para recorrer América Latina, junto con otros cinco amigos. Era 1996 y en Brasil los seis viajeros quedaron sorprendidos con el avance local de internet. “Revivió en nosotros el idealismo por tener algo propio, por desarrollar nuestros talentos en lugar de trabajar para una multinacional.”

-

En cuanto llegaron a México, el grupo –en el que también estaba Gustavo Ross, con quien Ana se casó en 1998– fundó Activamente, una empresa de diseño de páginas web. El mercado muy pronto se saturó con competidores. “Es muy fácil hacer una página”, reconoce Cravioto. Así que en 1997 ella y su equipo pasaron de diseñadores a publicistas en internet. Tampoco eso bastó. “Nos dimos cuenta de que el valor está en la relación que una empresa establezca con sus usuarios.”

-

Activamente encontró su vocación: ofrecer consultoría para el desarrollo de modelos de negocio adecuados al nuevo mundo de internet.

-

La empresa contribuyó así al nacimiento de Burundis.com –un sitio de tarjetas electrónicas con unos 60,000 usuarios diarios– y de Finanzasweb.com –uno de los primeros éxitos del mundo virtual mexicano, comprado casi instantáneamente por Patagon.com, el principal portal financiero de América Latina–. La firma ya está lista para lanzar otras dos páginas y adoptar a otros emprendedores, ahora en su calidad de incubadora de compañías punto com.

-

Cravioto, a sus 29 años, tenía prisa por fundar una empresa. Trabajar en los grandes corporativos le había dejado la desagradable sensación de ser “un numerito más, yo era la 1,627 o algo así”. Pero eso no explica toda la urgencia: “Como mujer, sentí que debía desarrollarme más pronto que un hombre, porque pienso tener hijos y hay que dedicarles mucho tiempo.”   

-

Newsletter
Ahora ve
Autoridades de Corea del Sur recuperan ferry naufragado
No te pierdas