Aprender y trabajar donde sea

La videoconferencia surgió en ambientes académicos, pero ahora también se emplea para capacitaci?
Marisela López M.

La rapidez en la transmisión del conocimiento que provee la educación a distancia, apoyada con medios como la videoconferencia, la televisión vía satélite, Internet y en general las redes de comunicación, podrían hacer de las clases con maestro y pizarrón cosa del pasado.

- De todas las tecnologías citadas, quizá la videoconferencia sea la más completa, opina Guillermo López Martín del Campo, gerente de proyecto de Telscape: “En ella convergen todas las tecnologías; se integran la transmisión de voz, de imagen y de datos, lo cual permite la interacción de diferentes individuos sin importar su ubicación geográfica”.

- Aunque surgió en ambientes académicos, hace cinco años algunas empresas de telecomunicaciones –como Telscape– introdujeron servicios de videoconferencia en el mercado mexicano y desde entonces sus aplicaciones comerciales se orientan  principalmente al ámbito de la capacitación y la educación a distancia.

- No obstante, el mercado no se mostró muy entusiasta para explotar esta tecnología. Juan Manuel Borbolla Hano, presidente de la Asociación Mexicana de Educación a Distancia (AMED), explica: “En esa época la empresas no consideraban a este tipo de sistema como método de enseñanza. A ello habría que agregar que la capacitación no ha sido muy valorada en las empresas y, por lo general, los instructores o capacitadores prefieren tener contacto físico con un grupo de personas en un mismo lugar, pues consideran que así lo controlan mejor”.

- También director general de MVS Televisión Empresarial, Borbolla asegura que no todas las empresas en México pueden hacer capacitación a distancia “dados los altos costos que representa. Desgraciadamente, todavía no hay una cultura muy acendrada respecto de esta tecnología entre las compañías; prácticamente la capacitación se limita a la mediana y a la gran empresa; las pequeñas y micros no tienen presupuesto ni saben del valor de esa capacitación; creen que no la necesitan”.

- Con lo anterior coincide Raúl López, gerente de producto de Telscape, quien reconoce que los principales usuarios de videoconferencia son las corporaciones y las grandes empresas, y eso porque sus corporativos en Estados Unidos o en otros países se los piden.

Aún costosa
El factor costo también influye en este panorama. Un equipo semiprofesional ronda los $2,000 dólares, pero tiene bastantes limitaciones, ya que es útil sólo si se monta en una computadora personal. En tanto, los equipos profesionales alcanzan precios cercanos a los $70,000 dólares, aunque es claro que tienen capacidad multifuncional: cámaras para enfocar documentos, cámaras automáticas que siguen la voz, cámaras que hacen switcheo… casi un equipo de estudio de televisión. - Pero la inversión no para ahí, el costo del enlace es aparte. Al respecto, López considera que en ocasiones los enlaces son los que elevan el precio, porque “implican una renta mensual; en la medida que esos precios se reduzcan, será más fácil para las empresas utilizar nuevas tecnologías, debido a que el costo del equipo se puede amortizar rápidamente”, dice.

- Otra de las razones que han limitado el crecimiento de la videoconferencia en nuestro país es el poco desarrollo de tecnologías de conmutación, como el ISDN (Integrated Services Digital Network o red de servicios digitales integrados). Esta herramienta de video, “aún en pañales y sin mucho desarrollo, empieza a crecer gracias a los diferentes carriers que hay”, agrega Borbolla.

- De acuerdo con las tendencias que se registran en cuanto a una explotación mayor de la videoconferencia, esta tecnología podrá emplearse a través de las redes de computación y de datos empresariales como medio de transmisión, y de esa manera se integrará tanto a las intranets como a Internet, dando como resultado un abaratamiento en los costos del servicio.

- Según el presidente de la AMED, en los últimos cinco años en México el crecimiento en estos servicios ha sido de 100%. Por otra parte, cabe mencionar que las expectativas en el incremento de la educación a distancia a nivel mundial, alcanzarán 1,200% para el año 2003.

- Si bien, las empresas tendrán que esperar un poco para explotar los beneficios de la videoconferencia, en el ámbito académico las universidades ya son un gran usuario. Un caso concreto lo constituye la Universidad Virtual del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), que ya cuenta con una década de existencia.

El decano del video
La Universidad Virtual surgió como respuesta a la necesidad de capacitar al personal del ITESM distribuido en campus ubicados en diferentes puntos del país. Elizabeth Romero Fuerte, directora de la Universidad Virtual del Tec, campus Ciudad de México, señala: “En 1989 iniciamos en el Sistema de Educación Interactiva por Satélite las transmisiones para capacitar a profesores en un programa de Desarrollo de Habilidades Docentes; en 1996 cambió al nombre de Universidad Virtual y amplió los servicios para el alumnado.” - Si bien en principio estas aulas virtuales funcionaban básicamente con transmisiones satelitales, había también un sistema de red –una intranet–, que la llamaron SIR on line (Sistema de Interacción Remoto), la cual facilitaba la interacción durante las sesiones satelitales. Posteriormente, la apertura de México a las telecomunicaciones permitió que el Tec incorporara un sistema de red que conectara todos sus campus.

- Ahora, la Universidad Virtual emplea tecnologías como videoconferencias, discos compactos interactivos, biblioteca digital e Internet, además del SIR on line y el satélite.

- Concretamente, en el Tec Campus Ciudad de México hace año y medio que se emplea la videoconferencia. “Lo iniciamos por la necesidad muy particular que tienen los campus pequeños que pertenecen a nuestra rectoría. En ocasiones requieren de profesores específicos con los que nosotros contamos y ellos no. Este modelo ha ido creciendo y ahora estamos impartiendo 16 cursos por videoconferencia; algunos se transmiten simultáneamente a Veracruz, Chiapas y Morelos, y en ocasiones sólo a Veracruz”, explica Romero.

- La mezcla de tecnologías de videoconferencia y satelitales reporta claros beneficios; por ejemplo, flexibilidad en el manejo del tiempo por parte de los estudiantes y los profesores. “Si un alumno viaja a Monterrey, en el campus de esa ciudad puede tomar una clase que se imparta en ese momento en el campus de la Ciudad de México o bien, puede recoger el video –porque las clases se graban–, verlo el fin de semana en su casa y posteriormente regresarlo a la escuela”, expone Romero, para quien otro valor agregado de la Universidad Virtual es que los alumnos se gradúan con un buen manejo de las tecnologías de la información, debido a la gran cantidad de programas informáticos que emplean durante su estancia en la Universidad Virtual. 

Newsletter
Ahora ve
El rescate de una niña que colgaba desde lo alto de un edificio en China
No te pierdas