Apuesta de media noche

Este año se intentará cambiar la Ley de Juegos y Sorteos para permitir los casinos. Antes de eso,
David Aguilar Juárez

En la oscuridad del mar se verá un punto de luz en movimiento. Será una embarcación con bandera panameña que irá en busca de aguas internacionales para poder ofrecer a 225 pasajeros su principal atractivo: máquinas tragamonedas, black jack, ruletas y caribbean poker.

- Midnight Gambler es la nave que el mexicano Isaac Hamui, a través de su compañía, Naviera Trans Insular, ya renta a una firma panameña para albergar su nuevo “tour” –como insiste en llamarlo–. El empresario es conocido en Quintana Roo por ser el principal socio de Puerto Costa Maya, donde administra tres muelles para cruceros, y del Centro de Convenciones de Cancún.

- En el barco casino, que zarpará una vez diaria, invirtió $8 millones de pesos en su modificación y reparación, en capacitar a 22 dealers y cubrir el mantenimiento.

- A fin de jugar, los pasajeros deberán esperar hora y media de recorrido (más de 12 millas náuticas) hasta situarse en aguas internacionales. Al ritmo de las olas y por $100 dólares en fichas y un obsequio de $30 dólares más, podrán apostar en dos ruletas, seis mesas de black jack, una de caribbean poker y 80 máquinas tragamonedas.

- Hamui, que ya ofrece 15 tours en Costa Maya, insiste en que el casino será promocionado como un recorrido entre los cientos ofrecidos en Cancún. “Es como una esquiada o un paseo a X-Caret.” Pero el gancho principal será el juego.

- Ante tanta competencia, motivará su venta con una comisión de $10 a 12 dólares por persona. Sin este mecanismo y salidas a la mar 200 días al año sabe que el negocio no funcionará. Hasta enero, Hamui contaba con el permiso de la Marina Mercante para navegar.

Newsletter
Ahora ve
Muere la tortuga tailandesa que tenía más de 900 monedas en el estómago
No te pierdas