Arde el negocio

Desacuerdos con los acreedores bloquean la fusión IMSA-AHMSA.
Juan Cedillo

La creación de uno de los mayores complejos siderúrgicos de América Latina se aleja ante la inminente ruptura de la negociación de Grupo IMSA para fusionarse con Altos Hornos de México (AHMSA), la mayor acerera del país. “Estamos discutiendo con los bancos y los socios de AHMSA, pero vemos que puede ser difícil que se concrete la alianza”, dijo a finales de enero el presidente de IMSA, Eugenio Clariond. “Tendríamos que pagar los platos ratos y realmente nosotros no rompimos ninguno”, añadió.

- IMSA negocia desde el año pasado con los acreedores bancarios de AHMSA la reestructuración de la deuda de la siderúrgica, a fin de tomar el control de la empresa. El adeudo suma $2,400 millones de dólares, de los cuales $1,800 millones corresponden a pasivos bancarios.

- Las negociaciones versaron sobre el porcentaje de deuda que los bancos estaban dispuestos a reestructurar y el que IMSA podía asumir tras la fusión. El grupo regiomontano propuso asumir una participación en AHMSA de 60% si los acreedores aceptaban dejarle una deuda de $1,000 millones de dólares. Esto implicaría que los bancos tendrían que capitalizar $800 millones.

- Debido a la recuperación en los precios del acero, los bancos no están dispuestos a capitalizar el monto que pide IMSA. AHMSA tiene ahora mayor flujo de efectivo.

- Robert Shandler, director de banca internacional de Banorte, confirmó que el comité de acreedores de AHMSA negocia con la siderúrgica española Aceralia. La alemana Thyssen Krupp y la india Ispat también se han acercado a negociar. Con ello, se aleja la posibilidad de crear un gigante siderúrgico mexicano que tendría un alto grado de integración, desde la extracción del mineral hasta la venta de productos.

Newsletter
Ahora ve
Una niña le “roba” el soliedo al papa
No te pierdas