Ataque al corazón

Manhattan convalece, mientras sus residentes buscan un nuevo rumbo.
Joaquín Fernández Núñez

Hasta hace unas semanas era fácil orientarse en Manhattan. Desde casi cualquier punto de la isla, cuando se estaba perdido, bastaba alzar la mirada y avistar las Torres Gemelas para saber que ahí estaba el sur. El derrumbe del World Trade Center a consecuencia del terrorismo no sólo dejó norteados a los habitantes de la gran manzana, sino que trastocó el rumbo del sistema económico mundial.

- -

El principal pulmón financiero y corporativo del mundo quedó gravemente dañado y los más de $30,000 millones de dólares que tendrán que pagar las aseguradoras por los daños no servirán para tapar el boquete dejado por los emblemáticos edificios. Aunque la pérdida no es irreversible para el sistema, nadie sabe qué tan larga será la convalecencia. Gran parte de las respuestas quedarán en el aire mientras no se asegure que es poco probable que se repita la catástrofe ocurrida en territorio estadounidense, en teoría la fortaleza más inexpugnable del planeta.

- -

Rudolph Giuliani, el alcalde que logró convertir a Nueva York en la ciudad con menor índice de criminalidad de la Unión Americana, abandonará en diciembre sus ocho años de mandato con la frustración de ver su feudo ennegrecido por la amenaza de un mal mucho más difícil de prevenir. Desde la pesadilla del 11 de septiembre, la ciudad se parece a lo que fue Berlín en tiempos de la Guerra Fría. El ataque al World Trade Center ha dejado una sensación de vulnerabilidad en una urbe hasta hace poco henchida de autosuficiencia y que ahora se sabe blanco privilegiado para que sucedan nuevas barbaridades.

- -

Algunas compañías están pensando en cambiar su sede. Otras, como Cantor Fitzgerald Partners, difícilmente surgirán de sus cenizas. Ubicada entre los pisos 101 y 105 de la Torre Uno, se quedó sin 680 de los 1,000 empleados que tenía en nómina. El capital humano que han perdido gran parte de las más de 100 organizaciones que trabajaban en el área cercana a la hecatombe es gigantesco. Además de la pérdida de 6,000 vidas, el descenso infernal de las torres supuso la desaparición de la experiencia de años en instrumentos financieros complejos, en formas de inversión y en conocimiento sobre riesgos.

- -

Los capitales crediticios son productivos para las compañías y, en consecuencia, benéficos para la sociedad, cuando tienen confianza en el futuro. Sólo así salen del colchón y construyen la virtuosa espiral de ahorro e inversión que lleva a la creación de riqueza. Wall Street, por ahora, ha dejado de tener claro qué le espera a su país y al mundo, por lo que el dinero tiene dificultades para fluir. La recesión que las autoridades trataron de torear a golpe de recortes en las tasas y devoluciones de impuestos quedó inaugurada el lunes 17 de septiembre con la apertura de la Bolsa de Valores. La súbita caída de los índices abrió la puerta a una crisis que se va a sentir en casi todo el planeta.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La gran mayoría de los proyectos de financiamiento e inversión que se mueven en el mundo pasan por Nueva York. Mientras ese catalizador se sienta minado, al igual que los habitantes de Manhattan, muchos sueños en el mundo también tendrán problemas para encontrar el rumbo que se habían marcado.

-

Ahora ve
EU lanzó la cuenta atrás de 90 días para la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×