Atención en los detalles

-
Guadalupe Rico Tavera

Cuando esta mujer estudiaba administración de empresas, hace unos 30 años, su novio le apostó un coche a que no terminaba la carrera. Ganó el desafío y también –contra la oposición de familia– estudió el posgrado en finanzas y mercadotecnia. Remar contra corriente ha sido siempre su tónica. Desde 1988 está al frente del Hotel Sheraton Buganvilias de Puerto Vallarta, negocio perteneciente a la División Turística del Consorcio Aga.

- -

A pesar de ser la hija mayor del presidente de dicho corporativo, llegar a ocupar ese puesto no fue fácil. No es que Abelardo Garciarce dudara de las habilidades que la joven había adquirido en su paso por las áreas Inmobiliaria, de Sistemas y Tesorería del grupo jalisciense. Tampoco que desconfiara de su capacidad para manejar el hotel. La razón –revela Gema– es que "mi papá decía que una señorita decente no podía estar sola en un hotel".

- -

Finalmente le dejó la dirección del establecimiento, un gran turismo que con 1,000 cuartos es uno de los mayores del país.

- -

Sus jornadas empiezan a las seis y media de la mañana y, a veces, le dan las 11 de la noche y todavía no acaba. "Hay que ver de todo; es como una casa grande."

- -

La etapa más crítica de su trayectoria hotelera la vivió en septiembre pasado, tras los atentados terroristas en Estados Unidos, cuando la ocupación cayó a la mitad del año anterior.

- -

Reacia a recurrir a la medida de rebajar tarifas, como hicieron otros competidores, optó por recortar personal (25 empleados del nivel alto y mandos intermedios), ahorrar en gastos y ser más productivos. "Gracias a Dios, y con mucho trabajo de todo el personal (750 empleados), logramos salir del bache."

- -

Garciarce considera a la hotelería como un campo ideal para las mujeres, porque tienen cualidades innatas para cuidar los detalles. Ella, sin embargo, se ha desenvuelto en un medio masculino. Aun así, logró llegar a la presidencia de la asociación local de Hoteles y Moteles, del Fondo Mixto de Promoción Turística y de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Puerto Vallarta. Del primer cargo, que le ocasionó conflictos con sus colegas, no quisiera acordarse. "Los mandé por un tubo: creo que era un celo machista."

- -

Alejada de las "broncas" gremiales y sociales (durante 13 años y medio fue la tesorera del Instituto Cabañas, un organismo de beneficencia), esta mujer está por ahora entregada a la operación del Sheraton Buganvilias y disfruta mucho de su estado civil (es soltera). Si algún día las condiciones económicas del país y del negocio se lo permiten, le gustaría empezar con hoteles más pequeños en otros destinos. Por cierto, ya le ha echado el ojo a Los Cabos y Playacar.

-

Ahora ve
Investigadores creen haber encontrado ‘La Mona Lisa desnuda’ de Da Vinci
No te pierdas
×