Autofinanciamiento: alternativa de créd

-
Virginia Alfaro

El esquema de autofinanciamiento para la adquisición, construcción y/ o remodelación de vivienda surgió en Europa, a principios de siglo, como un instrumento para enfrentar las recesiones económicas que se experimentaron después de la Primera Guerra Mundial (años más tarde, también se le utilizó luego de la Segunda). Se trata de un sistema de ahorro solidario, en donde los integrantes dan aportaciones que los apoyan en sus necesidades de crédito.

-

Desde su inicio, en México el esquema ha estado regulado por la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secofi). A finales de los años 70 y principios de los 80, se convirtió en un buen instrumento financiero que facilitaba la adquisición de autos. Pero no fue sino hasta mayo de 1994 cuando se autorizó su utilización para el régimen de otros bienes de capital nuevos (como computadoras), para la prestación de servicios comerciales (médicos, turísticos, etcétera) y, quizá lo más importante, para bienes inmuebles.

-

"En los años 80, el consumidor mexicano apenas lograba recuperar algo del su poder adquisitivo -cuenta Guillermo Planos González, director de operaciones de Afimex-. Es entonces que la banca decide mercadear los créditos y hacerlos masivos. Así, los ingresos se asimilaron a la cultura de un gasto apalancado por la deuda. Al mismo tiempo, en otros países como los asiáticos, se ahorró y hasta se exportaron ahorros para invertirlos en empresas multinacionales."

-

Popular en los 90. En los últimos meses, debido a la falta de liquidez, a las altas tasas -durante el presente año los intereses llegaron a rebasar niveles de 100%- y a la excesiva selectividad y tramitología de los créditos hipotecarios, los sistemas de autofinanciamiento inmobiliario se han vuelto la mejor opción para que la enorme mayoría pueda adquirir, construir, remodelar o ampliar su casa. Además, se insertan perfectamente en la actual propuesta presidencial de fomentar el ahorro interno y no recurrir a esquemas crediticios onerosos. Pero ahí no terminan los beneficios. Empresas como Plan Aco también ofrecen líneas de crédito, reguladas por el mismo esquema, que permiten liberar un a hipoteca bancaria.

-

"La esencia del sistema es: Ahorre ahora y disfrútelo después", afirma René Bautista, gerente de ventas de Autofin. Por ello es que, respecto de los créditos hipotecarios, añade que no hay punto de comparación entre una y otra opciones pues, para empezar, éstos actualmente no existen en el mercado. Por otra parte, los niveles de las tasas tampoco guardan semejanza alguna. "En Autofin sólo se paga 30% de interés anual."

-

La conveniencia del sistema se ve reforzada por la alta plusvalía de la que gozan terrenos, casas o departamentos. "Como inversión, un bien inmueble con el tiempo siempre recupera su valor o lo aumenta", opina Raúl Figuerola, presidente nacional de la Asociación Mexicana de Promotores Inmobiliarios (AMPI).

-

La mayoría de los expertos consultados coincide en que la inversión en un autofinanciamiento está garantizada gracias al fideicomiso que firman empresa e integrantes ante una institución bancaria. No obstante, es conveniente que éstos revisen el contrato respectivo antes de ingresar al plan. También es conveniente solicitar información sobre el mismo ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y consultar si la firma cuenta con los permisos correspondientes extendidos por la Secofi.

-

Reynaldo Cervantes, directivo de Asesoría Fiscal Inmobiliaria, asegura que en realidad no hay cambios de fondo entre uno y otro plan, aunque sí existen ciertas diferencias en cuanto a su normatividad. "Firme Plus y Mi Casa se involucran en mayor medida con el cliente -dice- Sin embargo, Plan Aco posee mayor libertad. Todos tratan de manejar la normatividad para ser más atractivos, pero éste debe ser cauteloso y leer los contratos con detenimiento." Este asesor cree que, por el nicho de mercado que atacan, los de mayor éxito son Plan Aco y Mi Casa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Por último, cabría señalar que, actualmente, este instrumento ofrece sólo dos opciones: elegir la vivienda o bien aceptar la que el proveedor le ofrezca, y el suscriptor debe optar por una de las dos al firmar el contrato. Todos los planes han ajustado sus cuotas por el aumento en el IVA, así como en los costos de ingreso, adjudicación y administración. Sin embargo, aquellos que para actualizar sus pagos se basan en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) no han cambiado sus contratos.

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×