Ayudamos al control de riesgos

-
Roberto Morán

ROBERTO GONZÁLEZ, director del MexDer
Parece altas finanzas, pero es sólo un instrumento para protegerse de las inclemencias de los vaivenes del dólar, las tasas de interés y la inflación. El Mercado Mexicano de Derivados empezó a funcionar tras dos años de esperar un buen momento. Su director, Bernardo González Aréchiga, regiomontano de 43 años, habla de las ventajas.

-

El MexDer es un termómetro de lo que pasará. ¿Cómo puede contribuir a suavizar la volatilidad de los mercados?
Cuando hay dudas sobre la estabilidad en cualquier variable –tasas de interés, cotización del dólar, inflación–, hay dos formas de reaccionar. O comprar dólares hoy para usarlos en el futuro o cubrirse. Lo mejor es cubrirse. Este mercado reparte mejor las variaciones esperadas. No se concentra toda la volatilidad y la incertidumbre en una sola fecha o un solo mercado. Por ejemplo, si se compran dólares hoy se necesitan $9.40 pesos. Pero si se compran a futuro, esperando una tasa de cambio de $10 sólo se requiere 6% para las garantías y el resto se paga en el momento en que se necesitan. Así la tesorería de una empresa puede tener mayor liquidez.

-

¿Cómo describe una operación típica del mercado de derivados?
Una tesorería o una persona física instruye a su promotor para que compre, por ejemplo, dólares a un determinado precio. La empresa ya sabe cuánto tendrá que gastar para conseguir dólares cuando los necesite.

-

¿Por qué habrían de preferir los usuarios al MexDer sobre el mercado de Chicago, donde ya hay futuros sobre el peso y otras variables mexicanas?
El MexDer es parte de un servicio integral que ya tienen en México. Para ir a Chicago necesitan sacar fondos del país y mantener posiciones importantes. Nuestra función central es ofrecer estos productos a empresas medianas mexicanas, que no participan en los futuros en Chicago. Nuestros contratos son desde $10,000 dólares, mientras que en otros mercados son de más de $1 millón.

-

El fondo de Robert Merton (premio Nobel de Economía) fue rescatado en Estados Unidos. ¿Por qué habría de rescatarse a inversionistas tan sofisticados? ¿Qué pasará en México?
Cuando una persona entra al MexDer, se le explica que ni el IPAB o el Fobaproa responderán por los riesgos. Nuestro trabajo es tener una red de seguridad autónoma suficiente. El fondo de Merton fue rescatado porque, si se deja que se caiga un castillo de ese tamaño, le pega al mundo financiero. En México estamos muy lejos del nivel de complejidad de ese fondo. Empezamos por instrumentos sencillos que ayudan puntualmente al control de riesgos.

Ahora ve
No te pierdas