Bajan la luna y... las estrellas

Joven empresario desafía a las grandes agencias de publicidad.
Zacarías Ramírez

Usted lo ha visto: en un indefinido espacio de fondo blanco, poblado por esferas con una estrella roja, un popular actor salta de susto cuando uno de los globos cae estrepitosamente al piso. Con este tipo de spots Televisa refuerza la identidad de su canal estelar, el 2.

- -

¿Una trivialidad? No para Imaginaria, joven agencia que el año pasado facturó $26 millones de pesos, la mayor parte obtenidos de promocionales corporativos para la televisora. El hecho de ser agencia y casa productora al mismo tiempo le da mayor flexibilidad, dice su dueño y director general, Mario Muñoz.

- -

Usualmente, comenta, el área de mercadotecnia de las empresas solicita un proyecto a una agencia de publicidad; ésta genera un propuesta y, de ser aprobada por el cliente, contrata a una casa productora para su ejecución. El proceso toma demasiado tiempo y la calidad del producto se supedita a distintos intereses. Al final, agrega, la pieza resulta costosa: la agencia se queda con una comisión de lo cobrado por la productora, y ésta hace lo propio con el estudio que edita el material. "Nosotros vamos en contra de eso", declara Muñoz, de 30 años, quien ingresó a los 23 a trabajar como creativo en Televisa, que hoy aporta 70% de los ingresos de la agencia.

- -

Es una firma suficientemente pequeña para personalizar su servicio ––afirma Guillermo Román, de Televisa–– pero hace cosas con la calidad de las grandes.

- -

Imaginaria vive también los difíciles momentos del crecimiento, acepta su director. El año pasado decidió institucionalizarse: se mudó a un espacio más grande, contrató servicios de relaciones públicas, fue tras nuevos clientes, puso en orden los aspectos financieros y atrajo gente reconocida. "Fue como un cambio mental para mí –señala–. Darle un concepto diferente" a la organización.

-

Newsletter
Ahora ve
Juez da amparo a presunto violador en Veracruz
No te pierdas