Banca. El cuarto jugador

Aún hay lugar para una sorpresa más; falta la definición final, la operación definitiva que cier
Por Isabel Sánchez

El gusto de tener un imperio exclusivo en el mercado mexicano duró sólo un año a los zares españoles de la banca, Emilio Ybarra, del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), y Emilio Botín, del Banco Santander Central Hispano (BSCH).

- -

Citigroup despertó de su letargo y de un solo golpe pretende ahora modificar y atenuar el predominio que los españoles habían edificado poco a poco durante los últimos seis años. Con el anuncio de la adquisición del Grupo Financiero Banamex-Accival (aún no concretada), el gigante estadounidense ya disputa a BBVA Bancomer el sitio número uno del negocio financiero en México.

- -

Esta operación, la más grande que se ha realizado en la historia del sistema bancario mexicano, por la que Citigroup desembolsará $12,500 millones de dólares, dejó casi las tres cuartas partes del mercado en manos de capital foráneo.

- -

Si la transacción recibe el visto bueno de las autoridades, el mercado mexicano quedará dominado por tres grandes participantes extranjeros: Citigroup (que ya tiene Citibank México)-Banamex, con 27% de los activos del sistema, BBVA-Bancomer con una participación similar (26.5%) y Santander-Serfin con 13.5% (cifras al primer trimestre de 2001).

- -

Pero la adquisición no será la última gran operación; más bien es el banderazo de arranque de la segunda ronda de grandes fusiones en el sistema bancario. De hecho, la comunidad financiera espera que emerja un cuarto gran jugador.

- -

Héctor Rangel Domene, presidente de la Asociación de Banqueros de México (ABM), se muestra convencido de que en el futuro cercano habrá cuatro o cinco instituciones muy fuertes, muy bien capitalizadas, de calibre mundial, con mucha solidez dentro del mercado de capitales, que traerán tecnología de punta y que situarán un paso más adelante al sistema bancario del país.

- -

Junto a los tres gigantes conviven cuatro grupos financieros que poseen bancos medianos: los todavía mexicanos Bital (de Luis Berrondo Ávalos, con poco más de 7% de los activos del sistema bancario), Banorte (de Roberto González Barrera, con casi 7%) y BanCrecer (5%, en manos del Instituto de Protección al Ahorro Bancario –IPAB- y en proceso de venta), y el canadiense Scotiabank Inverlat (4%). En el ambiente financiero se especula que éstos serán los grandes protagonistas de las nuevas fusiones, como lo sostiene Ursula Wilhelm, especialista en bancos de la calificadora Standard & Poor’s.

- -

También hubo rumores de que el otro considerado mediano, Inbursa (de Carlos Slim, con cerca de 3%) podría entrar, particularmente en la licitación de BanCrecer, pero el mismo grupo desmintió la versión y ha dado muestras de no querer asociarse con extranjeros.

- -

Los zares españoles quizás enfrenten a otro gigante norteamericano que podría emerger: el Banco de Nueva Escocia –dueño de 55% de Scotiabank Inverlat y con la opción a cuatro años de adquirir el resto de las acciones, que hoy pertenecen al IPAB–, amenaza con desplazar a Santander del tercer lugar del mercado. Para ello, esa institución canadiense está moviendo dos fichas simultáneamente: busca asociarse con Banorte y entrará a la subasta de BanCrecer.

- -

Mapa incompleto

- -

Un pendiente para definir el nuevo mapa bancario mexicano es, precisamente, la venta de BanCrecer, proceso que arrancó formalmente el 5 de julio pasado, con la publicación de la convocatoria del IPAB. Se perfilan al menos dos grandes jugadores: el propio Scotiabank Inverlat y el británico Hong Kong & Shangai Bank –la mayor institución financiera mundial, con una presencia insignificante hasta hoy en el país–, que se quedó con las ganas de tener un banco grande mexicano, al perder la subasta de Serfin con el BSCH en mayo del pasado año.

- -

Los analistas consultados coinciden en que Banorte –otro posible comprador– entrará a la subasta sólo para aumentar el valor de su franquicia, puesto que de antemano ha anunciado que busca un socio extranjero. "Hace dos años, Banorte habría hecho una muy buena apuesta, pero ahora su posición financiera debida al fortalecimiento de capital que ha llevado, lo ha dejado sin liquidez para hacer una oferta jugosa; tendría que apalancarse para poder hacer la operación", observa Alejandro González, analista de Bursamétrica Management/Standard & Poor’s.

- -

También puede haber sorpresas en el nombre de la institución extranjera que se metería entre los mayores del mercado local. Rodrigo Quintanilla, responsable de Análisis Bancario para América Latina de Merrill Lynch –una de las corredurías internacionales más cercanas al mundo financiero–, indica que hay otros dos bancos, que hasta hoy no tienen presencia alguna en México, que podrían entrar a competir por BanCrecer, pero no quiso revelar sus nombres.

- -

González Juárez considera, sin embargo, que si una institución extranjera recién llegada se queda con BanCrecer, no tendría un gran poder en el mercado. Con una participación menor a 5%, competiría con jugadores más fuertes como Bital y Banorte, y quedaría muy lejos de Banamex y BBVA-Bancomer.

- -

El presidente de los banqueros distingue una próxima ronda de operaciones conformada sólo por la venta de BanCrecer y la conclusión del proceso de fusión por el cual Bital se quedaría con Atlántico, cuyas negociaciones con el IPAB se encuentran estancadas.

- -

El panorama es confuso. El futuro de Bital, una de las últimas piezas importantes del rompecabezas, es una incógnita, porque tras el cambio del Consejo de Administración realizado en abril, cuando salió Antonio del Valle y entró Berrondo Ávalos como nuevo presidente, los directivos han guardado hermetismo con respecto a los detalles de la capitalización anunciada a principios del año, por $400 millones de dólares, de los cuales no se ha reunido aún el primer tramo de $100 millones.

- -

Tampoco han aclarado si aceptarán mayor participación de sus socios extranjeros actuales (BSCH y Banco Comercial Portugués, que tienen sendas participaciones de 8.3% en el grupo). No obstante, Bital no podrá hacer nada hasta alcanzar un acuerdo con el IPAB en el tema del Banco del Atlántico, dice Wilhelm.

- -

Además, la comunidad financiera espera que el sucesor del Banco Internacional finalmente sea vendido, o al menos traspase el paquete mayoritario de acciones. "Es un candidato de venta –señala la analista–, pero no estará en condiciones de negociar con compradores potenciales; primero debe resolver el asunto del IPAB." El experto de Bursamétrica coincide: "Definitivamente van a tener que buscar un comprador y ceder el control de Bital."

- -

¿Cuarto o tercer gigante?

- -

Scotiabank Inverlat quiere desplazar a Santander y convertirse en el tercer mayor banco que opera en México, aseguran Wilhelm y Melanie Begelman, otra analista de bancos de Merrill Lynch.

- -

Anatol von Hahn, director general del grupo canadiense, reconoce que están estudiando el tema de BanCrecer. "Siempre que entre en nuestra estrategia y que el precio sea razonable, nos interesa." Y aunque admite que en su abanico de opciones está el asociarse con Banorte, no quiere tocar el tema. "Vamos a seguir creciendo, si en el camino se presenta una oportunidad de adquirir algo, lo vamos a pensar."

- -

Según Begelman, la adquisición de Banorte encajaría perfectamente en la estrategia de expansión de Scotiabank, por razones estratégicas, geográficas y financieras. En los últimos años, recuerda, el grupo canadiense ha adquirido instituciones en Chile, Argentina, Perú y Venezuela. "El estilo del Banco de Nueva Escocia siempre ha sido parsimonioso; ha preferido comprar instituciones baratas, más que bancos con capital de alta calidad y en expansión."

- -

Wilhelm argumenta que la fusión con Banorte resultaría ventajosa para Scotiabank Inverlat, porque el grupo regiomontano tiene una presencia muy fuerte en la zona industrial del norte y complementaría muy bien la que tiene el banco canadiense en la ciudad de México y en el centro del país.

- -

En caso de tomar BanCrecer y fusionarse con Banorte, Scotiabank Inverlat llegaría a 16% de los activos del sistema bancario y desplazaría al español Santander del tercer lugar.

- -

También cabe esperar que los canadienses analicen otras oportunidades de crecimiento orgánico, mediante la adquisición de sucursales que se pondrán a la venta en el proceso de las grandes fusiones, pero en ese caso tendría que resignarse a quedarse en cuarto o quinto lugar del sistema bancario en México.

- -

Para demostrar su agresividad, en tanto define el tamaño de su expansión, el grupo canadiense tomó la iniciativa al desatar una guerra comercial: bajó cinco puntos porcentuales la tasa de interés para créditos hipotecarios y automotrices, con el fin de situarla en niveles no vistos desde diciembre de 1995, por debajo de 20%. Eso arrastró a otras instituciones que compiten en esos nichos a tomar un camino similar, como Banamex y Serfin.

- -

"Tenemos un banco que enfrentó muchas dificultades hace unos años, pero que ahora está fuerte, sano y lanzando un producto que ayudará a los mexicanos en el mercado de menudeo, que no se ha visto aquí: tasa fija de interés en créditos hipotecarios a cifras menores a 20%, dice el director general del grupo."

- -

La estrategia "es traspasarle a los clientes el ahorro que hemos tenido en el mercado, para estimular la demanda de créditos."

- -

Respecto de la posibilidad de que, ante el anuncio de la adquisición de Banamex-Accival por parte Citigroup, el Congreso modifique la Ley del IPAB para evitar que accionistas extranjeros tomen el control mayoritario de la banca mexicana, Von Hahn se muestra tranquilo porque cree que ello no sucederá.

- -

Tengan o no razón los legisladores que han protestado –del Partido de la Revolución Democrática y buena parte de los del Revolucionario Institucional–, todo parece indicar que el avance de la concentración y extranjerización bancaria es inexorable y en poco tiempo habrá no sólo tres, sino cuatro grandes jugadores en el mercado.

-

Newsletter
Ahora ve
La polémica presencia de las fuerzas armadas en las calles mexicanas
No te pierdas