Basura cibernética

-
Dino Rozenberg

Nada es perfecto y el correo electrónico no es la excepción. Cualquiera conoce los “correo basura” (o spam email), pero pocos saben cómo es que están ahí cada vez que se “baja” el correo. Con argucias, anunciantes anónimos ofrecen todo tipo de “oportunidades”: desde fórmulas para hacerse rico y viajes “gratuitos”, hasta afrodisiacos, computadoras, etcétera.

-

Los expertos aconsejan ignorar estos “mensajes chatarra”, pues no existen medios automáticos para filtrar el junk email. Como sucede con los servicios para proteger a los niños de la pornografía, los filtros disponibles se basan en listas de dominios y servidores reconocidos como emisores de spam.

-

Navegadores  como el Navigator y el Explorer, aún no tienen filtros anti-spam. Quien necesite incorporar alguno de ellos deberá buscarlos y bajarlos de la red. Algunos son freeware y los más avanzados cuestan unos $20 dólares (realmente, no es exagerado pagar $200 pesos por librarse, en parte, de una plaga que consume tiempo y recursos).

-

Bajar los programas e instalarlos no es complicado, pero configurarlos requiere de varios clics y algo de habilidad. Si se carece de estos conocimientos, lo mejor será pedir ayuda al departamento de servicio y soporte del proveedor de Internet o a la gente de sistemas de la compañía.

-

Se puede encontrar software anti-spam en www.tucows.com.

-

En la carátula se escogen los servidores espejo y, siguiendo las instrucciones, se encuentra un catálogo con productos anti-spam para Macintosh, Windows 95 y NT.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Otro sitio similar es www.newapps.com, donde hay cientos de programas de todo tipo, incluyendo varios anti-spam. Más información técnica y otros recursos se pueden encontrar en www.ftech.net/~monark/spam/index.hts, en www.arachnoid.com/lutusp/antispam.html y en www.ao.net/waytosuccess/nospam.html.

Ahora ve
La evolución del consumidor
No te pierdas
×