BBVA-Bancomer no puede

Si quieres una reposición de tarjeta, siéntate a esperar un largo rato.
Javier Martínez Staines

Más vale que los cajeros automáticos no le vayan a comer su tarjeta de débito, especialmente si es de BBVA-Bancomer. Conseguir una reposición puede ser un vía crucis inimaginable. Las anécdotas sobran, pero una de las más recientes, de un cliente de muchos años, fue la siguiente: una máquina devoró su plástico de débito en el barrio capitalino de Interlomas. Entró al banco para reportar el hecho y solicitar una reposición. Sólo fue posible hacer lo primero, ya que la restitución, se le dijo, tenía que pedirse necesariamente en la sucursal donde tiene su cuenta. El cliente acudió a ésta y el ejecutivo que lo atendió le dijo que tendría que esperar un mínimo de 20 días hábiles para recogerla. ¿Ninguna otra opción? Ninguna. Pasó ese lapso y, al llegar nuevamente a la institución, le fue informado que la tarjeta no había llegado, pero que podían tramitarle una “no personalizada”. O sea, un mes después de sufrir sin poder sacar efectivo, le avisaron que sí había alternativa. Le dieron su tarjeta y, para terminar la odisea, le pidieron que buscara una sucursal de “origen BBVA”, ya que esa era de “origen Bancomer”, y no podía dar de alta el plástico. “¿Dónde hay una sucursal de origen BBVA?”, fue la última pregunta. “No lo sabemos, pero puede ir de banco en banco preguntándolo.” Sin comentarios.

Ahora ve
No te pierdas