Botas que no se pisan

-

Una de las tradiciones asociadas con la fiesta brava es la bota para vino. Sin competencia, la casa de más abolengo en su fabricación es Las Tres ZZZ, firma de Pamplona fundada en 1876.

- -

Las botas se elaboran artesanalmente con piel de ganado cabrío y su tamaño es variable. La peletería navarra –o marroquinería– suele hacerlas con capacidad para litro y medio de líquido.

- -

El taurófilo sabe que hay todo un rito en torno a su empleo. Emborracharse es mal visto, al igual que compartir la bota con villamelones. Es de caballeros pasarla a quienes saben de toros.

- -

Para una corrida, lo clásico es llenar la bota con vino tinto. Los puristas exigen los productos de Navarra; aunque son bien aceptados los de Rioja por su gusto recio y color sanguíneo. Quienes prefieren licor pueden optar por manzanilla, oporto (Ferreira) y jerez. El brandy no es aconsejable, salvo quizás en combinación con los tres anteriores. Si alguien le ofrece una cuba, un vodka o cualquier otra cosa en bota, aléjese de él.

-

Ahora ve
No te pierdas