Calentitas

<font size=1>Manuel Villagómez. <i>Villamex</i> (tortilladoras). México, DF</font><br> -Su tecnolo
Juan Cedillo, Raúl Curiel, Óscar González,Mónica Mendoza y Guadalupe Rico

Jamás imaginó que su afición a las tuercas y los tornillos lo llevaría a fundar una exportadora de máquinas para hacer tortillas de harina de trigo. Es Manuel Villagómez, empresario de 65 años de edad. La necesidad lo empujó a trabajar en un taller mecánico en Morelia cuando tenía ocho años. Esa fue la clave con la que descubrió su verdadera vocación: la mecánica. “No dejaba de asombrarme cuando en el taller entraba por un lado un montón de fierros retorcidos y por el otro salía una máquina bien hecha y trabajando”, comenta.

-

Con el tiempo se le ocurrió inventar una tortilladora. “Fueron meses a base de prueba y error, hasta que logré hacer una aparato para tortillas de harina precocidas”, recuerda.

-

Su idea fue un éxito rotundo y los pedidos empezaron a llover. Hoy, Villamex, nombre de su empresa, cuenta con cerca de 300 empleados que construyen un promedio de 200 máquinas al mes. Las de uso casero se venden en  $1,500 pesos y las industriales hasta en $150,000. Sus exportaciones llegan a Sudáfrica, Italia, Japón, Polonia, Rusia y varios puntos de Sudamérica.

Manuel Rubalcaba, conocido como el zar de la tortilla de harina en Guadalajara, es uno de sus clientes y produce al día unos 9,000 paquetes de tortillas con ocho piezas cada uno. “Cuando llegamos con don Manuel no creíamos lo que nos decían de él. Ahora, gracias a su calidad, le surtimos a varias compañías que se encuentran en parques industriales muy importantes de la región”, cuenta Rubalcaba.
Ahora ve
Fenómeno meteorológico sorprende en Tamaulipas y daña puente internacional
No te pierdas
×