Carlos Danel y Carlos Labarthe

Fundadores Compartamos <br>34 y 35 años respectivamente
Feike de Jong

El elevador transparente sube vertiginosamente por la fachada cristalina del Hotel Fiesta Inn hasta las oficinas de Compartamos, que dirigen Carlos Danel y Carlos Labarthe, una empresa financiera con $820 millones de pesos destinados a préstamos para unas 235,000 personas pertenecientes a la base de la pirámide social.

- Desde el elevador se ve una gran alfombra urbana que se extiende hasta el Ajusco y se pierde en la contaminación. El paisaje capitalino con sus torres de cristal y sus barrios desolados habla de la fragmentación de la sociedad... de la separación entre las residencias y las chozas. “Nuestros clientes son gente sencilla, no les gustan los bancos con sus pisos de mármol. Además, no siempre son bienvenidos cuando llegan ahí con toda su familia o con sus gallinas,” comenta Labarthe. “Pero son grandes emprendedores, muchas veces mujeres que se encargan de mantener a una cuantiosa familia.”

- La generación x a la cual Labarthe y Danel pertenecen no es conocida por su compromiso social ni por su energía. Pero ellos tienen ambos atributos y lo han demostrado con hechos al encabezar la Sofol más grande de América Latina dirigida a microempresarios, con un retorno promedio de 18% al año sobre activos.

- “Estamos rompiendo esquemas tradicionales de este negocio en México. Todavía hay cierta resistencia pero llegamos a la masa crítica” asegura Danel. Es que encontraron la fórmula precisa: integraron una misión social en una empresa dirigida a grupos humildes que están fuera del mundo conservador de las finanzas. Y lo hicieron por dos caminos: relacionándose con gente importante en el ambiente de los negocios y mostrando resultados financieros.

- “Alfredo Harp Helú es un banquero tradicional que vio patas es nuestro proyecto. Más que apoyarnos económicamente, nos dio el tiempo y la oportunidad de relacionarnos con más gente como él”, apunta Danel.

- Compartamos presta un promedio de $3,000 pesos a empresarios marginados para invertir en sus negocios: puede ser una inversión para tener stock en una tienda de abarrotes o materias primas para fabricar artesanía. La empresa financiera cobra una tasa de interés de 5% por mes incluyendo IVA. Su cartera vencida es 0.79%, porcentaje que causa envidia a cualquier banco comercial, dice Danel con orgullo.

- “Demostrar que los mexicanos sí son emprendedores, que sí pagan a tiempo, que sí trabajan duro. No podemos seguir echándole la culpa al gobierno o a la iglesia porque todos somos responsables y es un problema nuestro,”agrega Labarthe.

- La empresa fomenta ese sentido de cambio también internamente. Sus salas de juntas tienen paredes transparentes, no hablan de empleados sino de colaboradores y su planta laboral tiene una edad promedio de 27 años.

- Labarthe y Danel se conocieron en 1988 mientras trabajaban como voluntarios para una ONG llamada Gente Nueva, dedicada a promover el cambio social. “Todo empieza con lo que uno vive en casa” subraya Labarthe. “Hubo una inquietud por el servicio a la gente que me ayudó a ver la realidad del país.”

Ahora ve
No te pierdas