Carlos Gutiérrez, presidente de Canacin

-
Javier Martínez Staines y José Jorge Martínez

De 32 años de edad, Carlos Gutiérrez intentará dotar de mayor dinamismo a la cámara empresarial con mayor número de afiliados en México. Presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación desde el 13 de febrero, luego de ser candidato único a esta posición, Gutiérrez urge a que el costo de la crisis sea más compartido. Y con esto se refiere a que el sector más apoyado ha sido el bancario, mientras que la sociedad ha cargado con el mayor peso.

-

A continuación, un extracto de la charla que sostuvo con EXPANSIÓN a principios de mes.

-

¿Hay democracia en Canacintra?
-
Sí hay democracia. Desde su fundación, en 1941, sus estatutos marcan muy claramente la forma en que los industriales participan. El consejo directivo nacional es el más grande de cualquier organización empresarial: de 380 personas, todas elegidas estrictamente con el voto de los industriales.

-

Ante la sentencia de la Suprema Corte de Justicia sobre la inconstitucionalidad de la afiliación obligatoria a las cámaras, los dirigentes actuales insisten en la obligatoriedad. ¿Cuál será su postura?
-
La libre afiliación la marca el artículo 9º constitucional para que cualquier mexicano, incluyendo a los empresarios, puedan ser representados en sus intereses particulares a través de asociaciones. En el caso de las cámaras, éstas no pueden representar intereses particulares, sino generales de los sectores a los que cobija en su seno. Bajo esta circunstancia se da la necesidad de seguir insistiendo en la obligación del registro. Lo que debemos trabajar, y en Canacintra tengo un proyecto muy serio al respecto, es que la cámara dependa de muchos otros servicios y alternativas para generar recursos, y no de la cuota de registro, porque esto es algo que los empresarios hemos criticado. Si bien gracias a esta cuota se mantiene el organismo, nosotros vamos a revertirlo.

-

Sin embargo, debe seguir existiendo la obligatoriedad de registro por dos circunstancias: una, porque jurídicamente deben existir las organizaciones que la misma sociedad ha formado, que la constitución contempla y gracias a las cuales podemos ser representados y presentados; dos, porque la idiosincrasia de los mexicanos es tradicionalmente de poca o nula participación, y sin estos organismos se pulverizaría la representación empresarial. Eso sí, que la afiliación siga siendo voluntaria.

-

Son cada vez más frecuentes los casos de líderes empresariales que al dejar las cámaras encuentran posiciones dentro del gobierno. Ahí están los casos de Nicolás Madáhuar y de Ricardo Dájer. ¿No se está confundiendo el trabajo de representación empresarial con el de plataforma política?
-
No se vale que un líder empresarial anteponga los intereses personales que pueda tener a futuro a los intereses camarales. Eso lo critico y lo censuro profundamente. Después de que un líder empresarial haya dejado una organización y que, por la experiencia que tomó decida participar en un esquema político, creo que tiene toda la libertad para hacerlo. Los empresarios hemos cometido el grave error de mantenernos fuera de la participación política; tenemos una posibilidad extraordinaria y somos una buena alternativa política para la sociedad.

-

¿Le parecen lícitos asuntos como la participación de empresarios en fondos de inversión en bancos extranjeros con altos funcionarios del gobierno?
-
Tenemos que alcanzar la madurez y hacer las cosas claras. No se vale utilizar fuertes capitales para generar aún más bajo circunstancias no transparentes.

-

¿Promoverá un replanteamiento de la relación entre empresarios y gobierno?
-
En mi campaña planteé que requerimos fundamentar un nuevo esquema de interlocución de manera conjunta y recíproca entre el gobierno y Canacintra. Me incorporé a la vida económicamente activa a los 18 años, por lo que he estado inmerso siempre en situaciones de crisis económicas, lo cual me ha permitido analizar los papeles que hemos jugado los empresarios en todo este proceso. El hecho de ser joven y de tener estos deseos de que nuestra organización prospere de manera rigurosa, lo que encuentro es la necesidad de un cambio estructural en la relación con el gobierno. Los empresarios debemos ser más concretos en nuestras propuestas y, asimismo, exigir y demandar un seguimiento serio y enérgico, porque los carpetazos del gobierno a muchas cosas han sido muy perjudiciales.

-

Canacintra es la cámara que conglomera mayor número de afiliados. ¿Qué posturas básicas ha encontrado en sus representados respecto del programa de choque económico y las alternativas de recuperación?
-
El programa de choque a nadie le ha gustado porque ha sido muy doloroso para la sociedad, que es la que ha pagado esta crisis. Esta circunstancia obliga a demandar y proponer que el costo de la crisis sea más compartido. Necesitamos generar propuestas más coherentes con la realidad, en las que le entremos todos de manera más compartida.

-

¿No son demasiado optimistas los pronósticos de estabilidad y crecimiento del gobierno para este año?
-
De todos los criterios generados de la política económica, en donde se marcan las líneas de Producto Interno Bruto e inflación no he encontrado, hasta este momento, ningún análisis que coincida con los números del gobierno. Se requiere de una reflexión del propio gobierno sobre el comportamiento de las cifras, para ir haciendo los ajustes necesarios y alcanzar las metas de inflación y crecimiento. De otra forma, lo que se generará es más desconfianza al final del año. Las perspectivas que se le marquen a la nación por parte del gobierno deben ser positivas, pero muy coherentes con la realidad. Debemos ser abiertos, sinceros y plantearnos metas muy claras.

-

El presidente Zedillo ha insistido en la transparencia de la adjudicación de contratos públicos a la iniciativa privada. ¿Realmente se aprecia un cambio en este sentido?
-
Sí hay un avance. Por ejemplo, el sistema de manejar las compras gubernamentales a través de un sistema electrónico, a partir de 1997, en el cual hemos sido tomados en cuenta para participar y emitir nuestro punto de vista, es un avance muy importante para ir cerrando todas estas pinzas discrecionales que existen en materia de compras. Eso genera confianza, pero todavía hay que reforzar con mucho dinamismo el combate a la corrupción, que se está dando en todos los esquemas.

-

En relación al Tratado de Libre Comercio han surgido varias disputas en fechas recientes. ¿Qué deben hacer empresarios y gobierno mexicanos para que se respeten las reglas contenidas en el acuerdo comercial?
-
Creo que ahí tenemos que entrar en un esquema de un análisis muy serio para determinar las causas que están generando esta posición por parte de Estados Unidos, porque pueden ser resultado de la víspera electoral en ese país. El TLC contempla el libre comercio con reglas muy claras y me parece deplorable y rechazable que existan presiones de este tipo. El gobierno mexicano, que representa a los industriales ante el comercio internacional, debe ser claro y enérgico.

-

Los dos problemas más urgentes del país pueden centrarse en las carteras vencidas y el desempleo. ¿Qué propone Canacintra?
-
La generación de empleo es un tema prioritario. No hay cosa más triste que un ciudadano que no encuentra una oportunidad de trabajo o que incluso lo pierde por causas ajenas a él. El empleo debe verse como una acción prioritaria del Estado y de la sociedad, en dos aspectos: oportunidades para todos estos desempleados que se dieron en tiempos de crisis y generar nuevas para los mexicanos que se incorporan año con año a la fuerza laboral. Es un doble reto para un plazo inmediato. A largo plazo, lo importante es generar la confianza, por parte del Estado, para que las inversiones extranjeras y nacionales comiencen a fluir con más rigor a la planta productiva, para generar empleos y reactivar el mercado interno. Cada desempleado es un consumidor menos para nuestros productos. Hay que reactivar la economía a través de la inversión.

-

En cuanto a carteras vencidas, es un problema que debe atenderse también de manera urgente. Las tasas de interés que se generaron el año pasado son impagables. Y aquí es donde me refiero al asunto de compartir los costos de la crisis.

-

¿Se refiere a que el sector bancario es el que menos ha cargado con el peso de la crisis?
-
Ha sido el menos afectado, o el más apoyado. Y debiéramos entrar a esquemas importantes de apoyo hacia el sector productivo. Independientemente de la apertura comercial y el TLC, urge una política industrial por la crisis del año pasado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Hacia el interior de Canacintra, ¿cuáles son sus conceptos de cambio?
-
Planteo una reconversión en la estructura de Canacintra, en sus formas de interlocución y comunicación. Si queremos mejores organizaciones debemos trabajar con una dinámica modernizadora, con servicios empresariales de calidad total.

Ahora ve
Venezuela celebra elecciones regionales en medio de una grave crisis
No te pierdas
×