Carpetazo al Fobaproa

Se desactiva la bomba de tiempo, los bancos retiran los amparos y permiten auditorías.
Ivonne Martínez

A casi una década del rescate bancario originado por la mayor crisis financiera que ha tenido México en la época reciente, autoridades financieras y los principales bancos del país alcanzaron un acuerdo que desactivó la bomba de tiempo que ha representado la deuda generada por el polémico Fobaproa (Fondo Bancario de Protección al Ahorro).

- Con el nuevo programa pactado entre el Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB) y Banamex Citigroup, BBVA-Bancomer, HSBC (antes Bital) y Banorte, se dio carpetazo al último capítulo del Fobaproa. De golpe y porrazo se reduce la incertidumbre financiera que provocaba el vencimiento de los pagarés que se tenía con estos bancos, por $223,000 millones de pesos en los próximos dos años.

- El acuerdo llegó en tiempo límite. Y es que la agenda en el Congreso se cambió a fin de que la presentación del proyecto de presupuesto para 2005 se entregue el 8 de septiembre, en vez del 15 de noviembre como era habitual. De haber continuado los jaloneos, el gobierno hubiera solicitado a los diputados cuantiosos recursos para cumplir con los pagarés en poder de los bancos.

- Luego de tres años de conflictos legales y con el tiempo en contra, el IPAB y los cuatro sobrevivientes a la crisis de 1994 se dieron la mano. Las instituciones aceptaron retirar los amparos en contra de las auditorías que pretendía aplicar el Instituto a la cartera que vendieron al Fobaproa como parte del rescate bancario, y en la que se presume hay créditos irregulares o ilegales. A cambio, los bancos podrán intercambiar los pagarés que amparan esta deuda por otros instrumentos.

- Los bancos absorbieron el costo de “créditos relacionados” por $9,477 millones de pesos, los cuales no debieron haberse incluido en el Programa de Capitalización y Compra de Cartera.

- El gobierno federal ahorrará en total $116,000 millones de pesos de los pagarés Fobaproa, aunque la deuda del IPAB podría reducirse aún más cuando la cartera restante se someta a las auditorías conocidas como GEL (Gestión, Existencia y Legalidad).

- Una vez concluido este proceso, previsto para febrero de 2005, se realizará el canje de Pagarés Fobaproa por Notas IPAB.

- El acuerdo generó reacciones encontradas. Ursula Wilhelm, de Standard & Poor´s, descarta que los créditos relacionados recomprados afecten las utilidades de los bancos. Los partidos saltaron y más el PRD, que lo consideró ilegal.

- El ahorro formal por el acuerdo es de alrededor de $116,000 millones de pesos que parece mucho pero constituye una reducción de sólo 14% de los pasivos totales del IPAB, que ascienden a más de $800,000 millones de pesos.

- Según Zbigniew Kozokowski, investigador del Tec de Monterrey, los mexicanos tardarán 20 años en saldar la carga, siempre y cuando se la declare deuda pública.

Ahora ve
No te pierdas